Bolsa, mercados y cotizaciones

Un nuevo revés para Grifols: S&P y Fitch empeoran el rating y la perspectiva de su deuda

GRIFOLS

17:35:17
8,35
-3,16%
-0,27pts

Madridicon-related

Los accionistas de Grifols siguen recibiendo malas noticias sobre la compañía, que se encuentra en el ojo del huracán prácticamente desde el inicio de año por las acusaciones de fraude vertidas por Gotham City Research. Hoy se han despertado con la novedad de que la agencia de calificación estadounidense Standard & Poors (o S&P) ha empeorado tanto la nota (rating) como la perspectiva de su deuda. Algo que no ha tardado en tener una (otra) repercusión negativa para la compañía en bolsa. Las pérdidas en el parqué se han agravado todavía más después de que otra agencia, Fitch Ratings, haya rebajado igualmente el rating.

La primera estacada ha venido por parte de S&P: esta madrugada ha bajado la nota crediticia a largo plazo de Grifols de B+ a B. En cuanto a la perspectiva, ha pasado de estable a negativa.

"Una calificación crediticia es una opinión educada sobre la probabilidad de que un emisor cumpla con sus obligaciones financieras en tiempo y forma", explica la propia S&P Global en su página web en español. En otras palabras: es la manera en que las agencias de rating valoran si una empresa es capaz de pagar sus deudas (créditos, etc.) en los plazos y de la manera en los que se ha comprometido con sus acreedores (ya sean bancos u otros).

Volviendo a Grifols, ¿qué significa su nueva nota, la B? Pues implica un grado altamente especulativo porque S&P considera que la compañía es "más vulnerable a condiciones económicas, financieras y del negocio adversas", aunque todavía "tiene capacidad para cumplir con sus obligaciones financieras".

Fitch Ratings, otra de las tres agencias de calificación más conocidas, parece tener la misma visión. La firma ha comunicado este mediodía que ha empeorado su rating sobre Grifols a BB- (antes B+). En su caso la perspectiva ya era negativa.

S&P y Fitch podrían bajar más las notas

Para poder indagar en los informes de ambas agencias primero hay que conocer la delicada situación de Grifols. Estas son las claves:

  • La farmacéutica está avanzando en una operación de especial relevancia para poder reducir su deuda, la cual se situaba en 9.420 millones de euros al cierre de 2023. Se trata de la venta de parte (el 20%) del capital de Shanghai Raas, su filial en China, al grupo Haier. Esta transacción fue anunciada en junio del año pasado y está valorada en cerca de 1.400 millones de euros. Y según indicó a principios de este mes, prevé cerrarla antes de julio próximo.
  • El grupo biotecnológico deberá asumir pronto diversos vencimientos de deuda. El primero será de un bono en febrero de 2025. Después se producirá otro en mayo del año que viene y una facilidad de crédito revolving de 1.000 millones de dólares en noviembre de 2025. La incógnita creciente es si será capaz de afrontar todos estos desembolsos. "Grifols se enfrenta a un mayor riesgo de refinanciación en los próximos dos años, con importantes vencimientos de bonos en el primer semestre de 2025 por valor de 1.800 millones de euros", dice Fitch.
  • Grifols vivió el pasado 29 de febrero el peor día en bolsa de su historia tras publicar los resultados de 2023 sin el visto bueno de su auditora, KPMG, y anunciar importantes cambios en su consejo de administración (como que Nacho Abia pasará a ser consejero delegado en abril). Hubo que esperar más de una semana para conocer el balance auditado, que arrojó igualmente un beneficio neto de 59,3 millones de euros (un 71,5% inferior al de 2022), el elevado endeudamiento mencionado y un flujo de caja libre negativo (de casi -190 millones de euros).

Es precisamente esto último, el free cash flow (dinero que le queda a una compañía cuando resta a los beneficios las inversiones, los gastos y los ingresos necesarios para mantener su actividad; o en el caso de la catalana, el dinero que le falta) lo que más preocupación está generando entre los inversores y analistas.

"La rebaja [de rating] refleja un desapalancamiento de la compañía más lento de lo previsto, causado por una generación de flujo de caja libre (FCF) en 2023 y 2024 significativamente inferior a la prevista anteriormente por Fitch", explica la agencia en su informe.

"La generación de flujo de caja libre se reducirá en más de 500 millones de euros en total entre 2023 y 2024 con respecto a la hipótesis de base anterior", dice S&P en su análisis de este jueves. Antes calculaba que Grifols haría una caja de 400 millones este año. Por tanto, ahora anticipa que el free cash flow volverá a ser negativo en este ejercicio. Algo que contrasta con las estimaciones de la propia empresa, que a principios de este mes señaló que será de cuatro millones.

"En nuestra opinión, Grifols recibirá los ingresos de la venta de su participación en Shanghai Raas durante 2024, pero solo podrá destinar una pequeña parte de los mismos (240 millones de euros según nuestro cálculo) a amortizar parte de los bonos de febrero de 2025, y ninguno a su vencimiento de mayo de 2025", afirma también el informe de la agencia norteamericana.

"Sin un plan de refinanciación claro y creíble, el rating podría bajar más"

Es por ello que, como conclusión, S&P advierte: "Sin pruebas de un plan de refinanciación claro en los próximos tres meses o si por cualquier motivo Haier se retirara del acuerdo, que no es nuestro caso base, podríamos bajar [más] la calificación".

En la misma línea, Fitch asevera que si Grifols no elabora "un plan de refinanciación creíble antes del tercer trimestre de 2024", los riesgos aumentarían "significativamente, lo que daría lugar a una nueva rebaja de la calificación crediticia".

En un comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Grifols intenta quitar hierro al asunto: "Las agencias de calificación suelen adoptar una postura conservadora que no tiene en cuenta el estado actual y avances que Grifols está realizando para hacer frente" a su deuda, asegura.

Sin embargo, no refuta los mencionados cálculos de S&P (y tampoco los que hace igualmente Fitch en su informe). Grifols se limita a indicar que prevé hacer frente a sus vencimientos del año que viene "de manera eficiente en la primera mitad de 2024, teniendo en cuenta los ingresos" de la venta de Shanghai Raas y "otras opciones disponibles", sin detallar cifras.

Otra de las novedades que vivió ayer la farmacéutica fue en su accionariado. JP Morgan entró en la empresa de hemoderivados el pasado día 5 con una participación del 5,1%. La CMNV comunicó ayer que el banco redujo su posición cuatro días después hasta el 3,8%.

¿Qué hará Moody's?

Hace solo nueve días que Moody's decidió poner en revisión sus rating y perspectiva sobre Grifols. Y eso que esta ya es negativa y la nota crediticia es de B2, es decir, de 'bono basura' (con una descripción de "muy especulativo").

La venta de parte de Shanghai Raas y el repago o refinanciación de su deuda en 2025 suponen "riesgos de ejecución", aseguró Moody's.

Farolillo rojo del Ibex... otra vez

Así las cosas, las acciones de la biotecnológica se posicionan un día más como las peores del Ibex 35 (el principal índice bursátil de España). Han llegado a descender un 11,5% este jueves, valiendo poco más de 7 euros incluso.

En lo que va de año, la cotización acumula unas pérdidas superiores el 50%, pues los títulos empezaron 2024 costando 15,45 euros. Dicho de otra forma: la capitalización (o valor en bolsa) de Grifols se ha reducido a menos de la mitad en apenas dos meses y medio.

No hay dos sin tres

La debacle en el parqué comenzó poco después de Año Nuevo, cuando la firma de análisis Gotham City Research inició su ofensiva sobre el grupo de hemoderivados (esto es, sustancias terapéuticas desarrolladas a partir de sangre humana). Estos expertos, conocidos por haber tumbado a la española Gowex y a otras compañías europeas, han dado tres golpes hasta ahora:

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) solicitó en enero una serie de documentos e informaciones a Grifols para analizar la situación. A finales del mes pasado, el presidente del organismo supervisor, Rodrigo Buenaventura, aseguró que requerían "algunas semanas más para complementar" su investigación, así que los inversores continúan a la espera de las conclusiones de la CNMV.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud