Bolsa, mercados y cotizaciones

El sector del lujo cotiza en zona de máximos y dobla en el año a la bolsa europea

  • l mercado proyecta que las compañías del sector mejoren sus resultados año tras año hasta 2025
  • El fondo 'DGC Franck Muller luxury' marca una rentabilidad anualizada a tres años superior al 19%
  • Compañías como Louis Vuitton o L'Oreal suben un 35% en 2023
madridicon-related

El sector del lujo ha sido uno de los grandes beneficiados de la reapertura de la economía china. Con la incorporación del consumidor asiático al mercado del ocio y los productos no esenciales, los colosos del sector aventajan en el parqué a cualquier índice de referencia. El selectivo Stoxx Luxury 10 con las diez compañías de referencia del grupo -las grandes compañías del ramo están en el Viejo Contiente- sube en el año un 30% frente al 12% que avanza el Stoxx 600 con las principales capitalizadas del continente.

El retorno de los inversores a compañías como Louis Vuitton, L'Oreal o Hermès llevó al sector a cotizar en máximos históricos. Y es que en las últimas semanas se publicaron los resultados del primer tercio del año que no solo fueron buenos en términos interanuales, sino que también sorprendieron positivamente al mercado.

Además del impulso que supone la reapertura de China para el sector su poder de fijación de precios también es una fortaleza mientras la inflación siga alta, ya que es una industria que tradicionalmente ha podido traspasar el incremento de los costes al cliente final sin ver resentido su negocio. "Creemos que las cotizadas que ofrecen productos y servicios únicos pero necesarios, y que poseen la capacidad de subir los precios en consonancia con la inflación, seguirán obteniendo buenos resultados en un entorno económico difícil. Las que venden artículos de lujo y atienden a personas adineradas también deberían estar protegidas, como en las últimas recesiones", apunta Donny Kranson, gestor de Vontobel.

Louis Vuitton (LVMH) es el mejor ejemplo. La que más capitaliza en el mercado, representa uno de cada cinco puntos dentro del índice del lujo, informó de unos ingresos hasta marzo un 9% superiores a lo que esperaba el mercado, según las estimaciones recogidas por Bloomberg. Los más de 21.000 millones de euros de ingresos en el primer tercio del año también sirvieron para levantar la expectativa de beneficios para el conjunto del 2023. Según el promedio de las casas de análisis que recoge FactSet, Louis Vuitton rozará los 30.000 millones de beneficio de explotación (ebit) este año gracias a que el consumo en China debería continuar su normalización, según Bank of America, a la par que aumentan los ingresos en otras geografías, como Europa, por el repunte que se espera de turistas de alto poder adquisitivo este verano.

Otra compañía francesa, Hermès International, también cotiza en máximos históricos gracias a las buenas previsiones que se esperan para el sector este año y el que viene. De hecho, los expertos ven que, en la mayor parte del sector, en los próximos tres ejercicios los resultados vayan a superarse año tras año, según el consenso de FactSet, gracias a la diversificación de productos, marcas y geografías.

Ocurre lo mismo con L'Oreal. La reciente publicación de resultados llevó a su acción a los 433 euros, nuevo máximo histórico y ya sube en el año un 35%. Desde Banco Sabadell levantan las previsiones del beneficio operativo del grupo en un 7,5% en el medio plazo (2023 a 2027) lo que también provocó un alza en el precio objetivo de L'Oreal hasta los 416 euros. Pero su acción ya cotiza por encima de la referencia de los expertos, lo que deja sin potencial a la compañía de lujo en el mercado y provoca el cambio de recomendación a vender "a la espera de mejores niveles de entrada y múltiplos más atractivos", según la firma.

Y es que éste es el principal problema que ven los expertos en la industria de alta gama, que tras el reciente rally bursátil se ha quedado sin apenas recorrido por delante. Hermès cotiza un 5% por encima del precio objetivo de consenso, como ocurre también con L'Oreal. LVMH cuenta con un potencial del 5% y sería Kering la que cotiza con el mayor descuento dado que le resta una subida del 12% hasta alcanzar el precio objetivo de consenso en los 647,8 euros. Además, el sector del lujo cotiza caro y por encima del PER (veces que el beneficio queda recogido por el precio de la acción) medio de los últimos 20 años aunque aún predominen las recomendaciones de compra, según FactSet. "Los múltiplos de entrada son exigentes pero el crecimiento y la calidad son sostenibles", explica la analista de Bankinter, Elena Fernández-Trapiella Janssen, en relación al futuro de Louis Vuitton.

Otras puertas de acceso

Además de la compra directa de acciones, otra posibilidad para invertir en el sector es a través de fondos de inversión. Aunque no existe una categoría de productos como tal, se pueden seleccionar fondos de renta variable en los que el lujo adquiere un papel importante en sus carteras.

Entre aquellos en los que este sector adquiere un peso superior al 14%, con al menos 50 millones de euros en activos bajo gestión y que reciben una calificación por parte de Morningstar, destacan productos como Pictet-Premium Brands P por su comportamiento a medio plazo. Entra dentro de la gama de fondos temáticos de Pictet y trata de aprovechar las oportunidades de inversión que surgen de tendencias a largo plazo como el cambio de la composición geográfica de la base de consumidores de alto poder adquisitivo, el crecimiento del comercio electrónico y el nuevo fenómeno de lujo de experiencias. Cuenta en sus primeras posiciones con compañías como Richemont, dueña de marcas como Cartier o Polo; Ferrari o LVMH; y en los últimos tres años ha ofrecido una rentabilidad anualizada del 19,6%, según Morningstar.

Sobre el papel de China en el sector, desde Pictet calculaban en marzo que a finales de 2022 el exceso de ahorro acumulado chino representaba alrededor del 8,1% de la renta disponible, y el exceso de ahorro de los hogares suponía casi el 20% del PIB. "Esto debería contribuir a sostener el consumo minorista chino y, junto con él, el gasto en artículos de lujo. Las previsiones siguen apuntando a que China se convertirá en el mayor mercado mundial de artículos de lujo de aquí a 2025", explican.

Con una rentabilidad anualizada similar a la del fondo de Pictet en un periodo de tres años, superior al 19%, hay otro fondo: DGC Franck Muller Luxury, que esconde una historia curiosa. Fue creado en 2014 por una de las gestoras independientes más grandes de Suiza, Notz Stucki, que en la década de los 70 decidió apostar por el inversor, entonces desconocido, George Soros apoyando el que más tarde se convertiría en el mundialmente famoso Quantum Fund; junto a Franck Muller, el fabricante de relojes de alta gama también suizo. Se trata de un fondo que invierte en renta variable internacional del sector del lujo a través de una treintena de valores. Los gestores invierten en sus fuertes convicciones, es decir, acciones de alta calidad con crecimiento y da especial importancia a la capitalización bursátil para la ponderación de las posiciones (el 85% de las empresas tienen una capitalización bursátil superior a 2.000 millones).

Según la última información disponible, a cierre de marzo, Europa pesa más que Estados Unidos en su cartera, y entre sus principales posiciones aparecen nombres como el de Hermès, LVMH, Richemont, Moncler, Estée Lauder, L'Oreal, Diageo, Porsche, Ferrari o Pernod Ricard. "La renta variable del lujo subió en marzo gracias a unos beneficios mejores de lo esperado y a las perspectivas de empresas de lujo italianas como Prada, Tod's y Brunello Cucinelli", explica su equipo gestor, en su último comentario. Las previsiones para el sector invitan al optimismo. Según Research and Markets, detallan, se espera que el mercado del lujo crezca un 5,4% al año hasta alcanzar los 370.000 millones de dólares en 2030, frente a los 243.000 millones de 2022.

El tercer fondo con mejor comportamiento a tres años es GAM Multistock Luxury Brands, que invierte de forma activa en 25-35 empresas del lujo a nivel mundial con márgenes elevados y estables. Según explican desde GAM, estas empresas suelen generar mucho efectivo con balances conservadores que las colocan en una posición ideal para devolver capital a los accionistas y/o participar en fusiones y adquisiciones oportunistas y creadoras de valor.

"El sector del lujo está muy orientado al consumidor chino. Por ello, la actual reapertura de China que está en marcha es muy positiva para el sector", señala Swetha Ramachandran, su gestora, que está especializada en el sector del consumo y el lujo. "Las empresas del lujo tienen una gestión muy conservadora, tienen balances sólidos, y suelen tener caja neta, que ayuda en el contexto de subidas de interés en curso. El sector nos ofrece un atractivo equilibrio entre crecimiento y rentabilidad a valoraciones atractivas", concluye.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud