Bolsa, mercados y cotizaciones

La tecnología en EEUU se abarata tras las caídas y muestra un potencial del 45%

Madrid

El castigo visto en la bolsa ha sido generalizado para las compañías tecnológicas estadounidenses de mayor calado en el mercado. Han pasado de funcionar como un valor refugio durante la pandemia a liderar las caídas en bolsa ante la creciente presión de la inflación y la respuesta de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed). El ejemplo lo dan las 25 cotizadas tecnológicas más grandes del país que recortan de media un 30% su precio en el mercado en lo que va de 2022, más incluso que el propio índice Nasdaq.

Está claro que los inversores han perdido el interés en este tipo de valores ante los indicios más pesimistas que acechan sobre la economía global. Sin embargo, las principales firmas de inversión no han dado por perdidos estos valores tecnológicos mientras consideran que, al precio al que cotizaban este viernes, tienen recorrido por delante.

Todos aquellos inversores que han decidido tomar posiciones entre las compañías dedicadas a la industria tecnológica -o al consumo digital- en los últimos cinco años han pagado un precio cada vez más elevado, dado que el mantra de que la revolución e innovación en el mundo pasa por estas empresas del sector, a las que bien merece la pena entrar para sumarse a los beneficios que se esperan de ellas a corto y largo plazo. Así, el consenso de mercado recogido por FactSet mantiene sus expectativas altas en la práctica mayoría del sector, para el que augura un potencial del 44,7% en bolsa hasta el cierre de 2022 en las 25 más grandes.

Predominan los consejos de compra

Además, y a pesar de que las ventas sean la tónica habitual en el conjunto de la renta variable, ninguna de entre estas 25 más grandes de Estados Unidos cuenta con un consejo de venta. Con los resultados hasta marzo ya presentados en la amplia mayoría de casos, en cuatro de cada cinco valores la opción mayoritaria sigue siendo la de tomar posiciones.

El motivo para que los analistas reflejen una postura que no se corresponde con los movimientos más recientes de los inversores es que el negocio de estas compañías no muestran un deterioro que justifique las caídas vistas en los últimos meses. Obviamente, existen excepciones donde las proyecciones que hace el mercado del ebitda esperado al cierre del ejercicio en curso se ha reducido si se compara con las previsiones realizadas al comienzo de 2022. Los motivos no son nuevos. Los cuellos de botella siguen afectando a los fabricantes de componentes electrónicos. La guerra en Ucrania no ha hecho más que aupar los precios en un entorno en el que la inflación está disparada en las principales economías mundiales. Y China sigue parada por su política de Covid cero, lo que afecta a la economía global.

A pesar de ello -y de sus propias peculiaridades- todas mejorarán su ebitda este año respecto a 2021, salvo Amazon, Meta y Netflix. No solo eso, sino que más de la mitad obtendrá un resultado neto de explotación en 2022 superior al que se vaticinaba antes de que estallara el conflicto en Europa y de que la Fed tornara su discurso hacia una actitud más agresiva frente a la inflación.

Esta mejora de los resultados esperados para el ejercicio en curso sumado al recorte del valor mejora el atractivo de las compañías tecnológicas en Estados Unidos que se abaratan en los cinco meses que transcurren de 2022 si se tiene en cuenta su PER (veces que el beneficio queda recogido en el precio de la acción). En este punto, las compañías que más se abaratan son Nvidia y Netflix, aunque la que muestra el mejor ratio sigue siendo, al igual que ocurría al inicio del año, Micron Tecnology.

Las 'Big Tech' y compañía

Las siglas, dentro de las primeras compañías del ranking de tecnológicas, son conocidas por los inversores de estos valores dado que muchas veces se habla de todas ellas como si de una sola se tratase, lo que también contribuye a que si una de ellas se desploma termine por arrastrar al resto. No en vano el grupo de FAMANG (Meta [la antigua Facebook], Amazon, Microsoft, Apple, Netflix y Google [Alphabet]) capitalizan más del doble que las treinta siguientes tecnológicas norteamericanas. Las integrantes de estas siglas pierden en 2022 más de un 40%, un porcentaje mayor al de la media aunque no se haya producido un cambio en el orden de estas compañías por capitalización bursátil en los 6 primeros puestos (véase gráfica). Pero la sangría de las big tech viene de antes, dado que su desplome se arrastra desde el año pasado cuando tocaron sus respectivos máximos.

Entre ellas, las que han soportado mejor las caídas en el año, incluso desde sus respectivos máximos históricos, han sido Apple, Microsoft y Alphabet. Para Deutsche Bank, Apple está consiguiendo "mantener su demanda a pesar de los vientos en contra" como los problemas de suministro o consumo en China que se pueden dar en las cuentas del siguiente trimestre (el tercero de 2022 según su año fiscal) aunque los márgenes de Apple no dan signos de debilitarse, según el banco de inversión. Así, para el consenso de mercado recogido por FactSet, la mayor tecnológica capitalizada sigue siendo una ocasión de compra, con cifras sólidas para este año y más barata que al comienzo del año.

Microsoft y Alphabet (dueña de Google) también muestran un potencial en bolsa superior al 40%, según el conjunto de analistas que siguen a estas compañías y también han mejorado su consejo de compra una vez presentaron resultados. Sin embargo, mientras la primera demostró unas cuentas hasta marzo que sorprendieron al mercado incluso en líneas como la de videojuegos (en la que apuesta después de adquisiciones de compañías como Activision) la segunda reflejó mayor deterioro de su negocio en el primer trimestre respecto al último de 2021. No obstante, desde la firma de inversión británica Hargreaves Lansdown, su recorte en bolsa no se debe tanto a la evolución de su negocio, sino porque "los inversores se alejan de valores de crecimiento por las subidas de tipos".

Sangría de suscripciones

Una de las más sonadas en las últimas semanas ha sido Netflix por el desplome de su valor en lo que va de año (casi un 70%) y que se acrecentó tras publicar sus resultados trimestrales y evidenciar la pérdida de 200.000 millones de suscripciones. Tiene otros problemas, como el elevado número de cuentas compartidas -según Credit Suisse 100 millones de hogares se intercambian contraseñas-, y por la elevada competencia con plataformas como Disney+.

Con ello, también perdió la recomendación de compra del consenso (que ahora aconseja mantener) y lleva a Schroders a plantearse si Netflix ha pasado a ser una compañía value, tras las fuertes caídas vistas en 2022 en contra del gran crecimiento visto durante los últimos dos años.

Aun así, para el analista experto en consumo de la firma, Michael White, el contenido "es lo principal y aunque las cancelaciones aumentaban, las suscripciones a Netflix y Amazon Prime Video se priorizaban sobre ofertas más incipientes y con menos contenido, como Discovery+ o Apple TV+". Este punto también es compartido por la suma de todas las firmas de inversión que otorgan a Netflix un precio objetivo en los 316,3 dólares -ninguna de los analistas que siguen a la compañía da un precio objetivo por debajo del precio de cotización actual- y con un potencial del 70%.

El castigo en bolsa en Amazon no es tan abultado como en el caso anterior, aunque su cuenta de resultados para este año sí que será una de las que menos crezca, si se tiene en cuenta la estimación que da el mercado para este ejercicio. El ebitda esperado para todo 2022 se recortó según presento los datos de marzo y su beneficio neto se verá deteriorado en un 60% si la situación macroeconómica se mantiene o empeora, según FactSet. La inflación tiene dos aristas para Amazon, según el departamento de análisis de CitiGroup, dado que afecta a los costes en su línea de distribución y afecta al consumo. Precisamente las pérdidas en su negocio de distribución hasta marzo es lo que lastrado al valor en las últimas semanas, según Singular Bank. Además, su negocio en la nube no ha alcanzado las cifras que esperaba el mercado.

Por todo ello, la compañía no solo es la más cara frente a sus comparables sino que, además, su PER se ha doblado en 5 meses hasta las 125 veces aunque volvería a multiplicadores habituales a partir de 2023. Además, y aunque sigue recibiendo un consejo de compra, pierde la mejor recomendación entre las grandes tecnológicas norteamericanas frente a Alphabet.

No todo se reduce a las compañías más sonadas entre inversores y analistas. Como ejemplo Qualcomm y MicronTecnology son las más baratas para el consenso de mercado, ambas con una recomendación de compra que no se ha visto recortada y con un recorrido por delante superior al 55% en el mercado de aquí a diciembre.

Sin embargo, los mayores recorridos por delante en bolsa para el conjunto de los expertos de FactSet son para Nvidia -un 89%- hasta su precio objetivo en los 312 dólares, una cota que no ha alcanzado desde noviembre de 2021, cerca de su máximo histórico. La que si que está cerca de quedarse sin potencial es IBM, que cotiza cerca del nivel óptimo que acuerdan las firmas de inversión además de ser de los pocos valores del Nasdaq que está a punto de ponerse en positivo en el año.

Además de Amazon y Netflix, Cisco es la compañía donde más han rebajado la recomendación tras presentar resultados y tras rebajar la compañía sus expectativas de beneficios para este año (del 6% al 2-3%) el pasado jueves. Este provocó en esa jornada una respuesta por parte de los inversores que precipitaron su valor más de un 15%, su mayor desplome desde 2011. "Creemos que el rendimiento de nuestros ingresos en los próximos trimestres depende menos de la demanda y más de la disponibilidad de la oferta en este entorno cada vez más complejo", dijo el presidente ejecutivo de la empresa, Chuck Robbins.

Esta estimación sigue siendo demasiado optimista para el departamento de análisis de Citi, dado que aprecian cierto desgaste de su negocio. "A pesar de subir en febrero un 10% sus precios, los márgenes se siguen resintiendo a un ritmo superior por el incremento de los costes". Aun así, Citi es la única firma de las 34 que siguen a Cisco que recomienda cerrar posiciones en la compañía a pesar de que más de la mitad de ellas actualizó sus perspectivas en las dos últimas jornadas. Eso sí, el precio objetivo del consenso acompañó a las caídas del valor de Cisco en bolsa hasta situarse en los 53,5 dólares.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin