Bolsa, mercados y cotizaciones

Cómo recortar la exposición ante una caída en bolsa para entrar después

  • Con una inversión de 125.000 euros y ante un desplome del 15%
Madridicon-related

Son días en los que hay que tener los nervios de acero para no caer en decisiones erróneas, fruto del estrés en los mercados por el conflicto, a la hora de gestionar la cartera. Esta semana es un buen ejemplo de ello con un desplome como el del pasado lunes, que llegó a recuperarse incluso en la misma sesión, o con el rebote visto en Europa el miércoles.

Ante este panorama uno puede decidir salirse del mercado para evitar ser presa de una espiral bajista o esperar a que pase el temporal y rezar para que a la larga las subidas tapen la volatilidad de estos días. Sin embargo, también se puede dar un paso atrás, recuperar cierta liquidez escapando de los entornos bajistas y volver a entrar para que no toda la inversión se deprecie dentro de los mercados. Es decir, reducir la exposición para disparar ese dinero cuando se alcancen, por ejemplo, las zonas de compra propuestas por el analista de Ecotrader, Joan Cabrero.

Para ello, proponemos el siguiente ejercicio. Imaginemos una inversión de 125.000 euros cuya exposición en renta variable es del 80%. Es decir, tenemos 100.000 euros invertidos en acciones del Ibex 35, por escoger un caso cercano, y el resto en renta fija -que no moveremos para no complicar el ejemplo-. En caso de una corrección en el selectivo español del 15% la devaluación de las acciones adquiridas supondría perder 15.000 euros de toda nuestra inversión.

Si en este entorno volátil decidiéramos reducir la exposición en renta variable un 30%, el dinero perdido ante la caída propuesta anteriormente sería de 10.500 euros. En caso de una reducción del 50% se salvarían 7.500 euros y en caso de un recorte más brusco de la exposición, hasta de un 70% en renta variable, supondría minimizar el impacto hasta los 4.500 euros.

Por coger el caso medio, de reducir la exposición a la mitad, la diferencia entre no hacer nada y anticiparse daría la oportunidad de tomar nuevas posiciones con 7.500 euros. Si se cerrara la posición en el Banco Santander al precio de cierre de ayer, en los 2,86 euros, se habrían vendido 2.600 títulos. Destinando la mitad de ese efectivo, fruto del recorte de exposición, a entrar en Santander cuando se alcance su primer soporte, en los 2,5 euros según el experto de Ecotrader, se obtendrían 1.500 acciones y repitiendo el ejercicio al segundo escalón, se podrían adquirir 1.700 acciones a 2,2 euros: un total de 3.200 acciones para vender en el momento oportuno.

Obviamente, no se puede predecir una caída del 15% en la bolsa pero eso no quiere decir que se tenga que descartar la retirada de exposición paulatina o viceversa, aunque sea en porcentajes más conservadores. Ahora bien, "invertir en bolsa es arriesgado a corto plazo, pero a largo no tanto", apunta el responsable de investigación y análisis en Schroders, Duncan Lamont, basándose en el comportamiento de la bolsa americana en los últimos 100 años y de donde extrae que si se invirtiera solo durante un mes, se perdería capital el 40% de las veces en términos ajustados a la inflación. Asimismo, aseveran que cuanto más a largo plazo es la inversión, más cae ese riesgo hasta el punto que en un horizonte a 10 años, "el riesgo se reduce a un 14%".

La misma opinión sostiene Nadia Gharbi, de la gestora Pictet WM, con el ejemplo de la recuperación en bolsa tras el Covid-crash que muchos perdieron por vender en marzo de 2020 con las caídas. "El mayor riesgo radica en reducir drásticamente un supuesto riesgo, vendiendo, porque la rentabilidad a corto plazo no está en línea con su tolerancia al riesgo", apunta.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud