Bolsa, mercados y cotizaciones

El descuento del Ibex por la guerra no ofrece una oportunidad histórica

  • El multiplicador del índice no se acerca a lo que ofreció tras la quiebra de Lehman, la crisis de deuda o el coronavirus

Cuando las bolsas corrigen, como está sucediendo actualmente con la invasión rusa en Ucrania como telón de fondo, las caídas pueden abrir oportunidades de compra, ya que entrar en precios bajos permite al inversor que compre hoy en mercado recoger los frutos después.

El Ibex 35, que pesar de todo es el que mejor se comporta en el Viejo Continente, pierde algo más de un 6% en 2022 y se ha abaratado por PER (número de veces que el beneficio previsto está recogido en el precio) un 10,8% hasta las 11,3 veces, desde las 12,6 veces del 31 de diciembre. De hecho, frente a la bolsa europea, el descuento es del 8%.

Pero una cosa es la teoría, con la que cualquier mercado con un multiplicador de beneficios por debajo de 10 veces está barato, y otra muy distinta la práctica. Y la realidad está mostrando que con el escenario bélico marcando el paso en los parqués desde el pasado 24 de febrero, el selectivo español cotiza sólo un 16% por debajo a como lo ha venido haciendo, de media, desde el año 2000, en 13,4 veces.

Así las cosas, ¿estamos ante una oportunidad de compra histórica? "Desde el punto de vista de valoraciones podríamos pensar que el Ibex 35 está barato, pero desde el punto de vista de la inversión, ahora no es el mejor momento para añadir nuevas posiciones a la cartera (al menos de momento)", afirma Sergio Ávila, analista de IG. "Siguen existiendo muchos riesgos a la baja para los mercados, como es la propia guerra y el efecto boomerang de las sanciones a Rusia, con un posible default de sus obligaciones que impacte en los bancos europeos, la elevada inflación que provocará una caída en el crecimiento económico y eso afectará a las cotizaciones", añade el experto.

El índice patrio cotiza a 11,3 veces sus ganancias de 2022, un 8% menos que las 12,3 veces de europa

Echando la vista atrás a los acontecimientos de los últimos 16 años, lo cierto es que el multiplicador de beneficios del índice nacional llegó a estar por debajo de 10 veces hasta en tres ocasiones. La primera, el 9 de marzo de 2009, seis meses después de la caída del banco estadounidense Lehman Brothers, cuando esta ratio se hundió hasta las 7,8 veces. Tres años después, en plena crisis de deuda del euro y tras el famoso Whatever it takes con el que exbanquero central Mario Draghi aseguró a los europeos que haría todo lo necesario para sostener la moneda comunitaria, los títulos del Ibex se negociaban a un PER de 10 veces.

Y la última vez fue el 16 de marzo de 2020, fecha en la que el indicador se hundió hasta los 6.107,20 puntos (mínimos de 2012) por el crash del coronavirus en las bolsas y el multiplicador de beneficios cedió hasta las 8,6 veces.

"Es verdad que, si después de las bajadas de los últimos días comparamos múltiplos actuales con múltiplos históricos, podemos concluir que la bolsa española está barata", señala Antonio Castelo, analista de iBroker.es. "Pero el análisis no debe de quedar sólo ahí", prosigue. "Antes de estallar el conflicto bélico muchos analistas se planteaban revisiones en los resultados empresariales para 2022 y siguientes. Ahora, con los precios de la energía disparados y sin visos de reducción en los próximos días (desde luego no van a bajar mientras dure el conflicto bélico) y sin la carta en la manga de los bancos centrales, incapaces de generar estímulos con el actual entorno inflacionario, es obvio que la inmensa mayoría de las revisiones serán a la baja, por lo que los principales múltiplos de valoración se verán afectados negativamente", concluye.

Sólo ha cotizado por debajo de 10 veces tras la caída de Lehman la crisis de deuda y el covid-crash en 2020

Más allá de ese abaratamiento por PER, los descensos bursátiles también abultan la rentabilidad por dividendo que ofrece el Ibex 35, que ha escalado hasta el 4,3% desde el 3,5% en el que inició el año 2022. Este rendimiento de los dividendos, pese a haberse incrementado, está por debajo de la media histórica: desde 2005 (año desde el que Bloomberg ofrece este dato), la rentabilidad de la retribución del indicador se ha situado, en promedio, en el 4,8%.

Veinticuatro valores del selectivo de referencia, el 69% de sus miembros, se han quedado, tras las caídas bursátiles desatadas con el conflicto bélico, en multiplicadores de beneficios inferiores a 10. En condiciones normales (sin que una guerra o una pandemia arrase el mercado) solo dos o tres firmas del índice se negocian, generalmente, por debajo de ese nivel.

Entre esas 24, destacan aquellas que, desde el 24 de febrero, fecha de la invasión, no han sufrido rejonazos en las estimaciones de beneficio neto que para ellas realizan los analistas. Al mismo tiempo, no puede olvidarse que el inicio de la guerra ha coincidido con la presentación de resultados para algunas cotizadas, lo que sin duda también se ha trasladado a esas estimaciones.

Entre las firmas que a día de hoy cotizan a múltiplos bajos, y que no han visto deteriorarse esas previsiones (o que incluso las han mejorado) destacan compañías como Repsol, o la mucho más pequeña por capitalización Renta Corporación. La petrolera presenta un PER de 5,7 veces, y sus estimaciones no han hecho sino subir, al calor del alza del precio del petróleo (y de su presencia creciente en el sector de las renovables, que también se ha disparado en las últimas semanas). Desde que Rusia invadió Ucrania, los analistas han revisado al alza un 5,8% sus ganancias para este año, hasta los 3.152 millones de euros, y un 5,6% la de 2023, hasta unos 2.890 millones.

La rentabilidad por dividendo del Ibex ha escalado hasta el 4,3% desde el 3,5% en el que arrancó el ejercicio

Renta Corporación no ha visto cambio alguno en sus estimaciones de beneficio. La inmobiliaria se ha dejado en torno a un 6,5% en el parqué en las dos últimas semanas, y actualmente el inversor desembolsa solo 4,2 euros por cada euro de ganancias previstas para este año (de 14,5 millones de euros, según el consenso que recoge FactSet).

En este club de empresas baratas y que (al menos por ahora) no han visto recortados los pronósticos de beneficio, encontramos también un puñado de bancos, sector que ha sufrido mucho en el parqué estas dos semanas, y alguna aseguradora. Entre los primeros, destaca BBVA, que se negocia con un PER de 7 veces (eran 7,7 en el inicio de 2022). Ganará, según las estimaciones del consenso que recoge FactSet, 4.618 millones este año y 4.850,75 el próximo, un 1,6% y un 3%, respectivamente, más de lo esperado justo antes de estallar la guerra.

No se han inmutado, al menos por el momento, las estimaciones para Mapfre. El grupo asegurador, que es uno de los valores del Ibex a los que tradicionalmente ha sido más fácil encontrar cotizando con PER inferior a 10 veces, se negocia ahora en 7,5 veces. Para el presente ejercicio, el consenso espera unos 709 millones.

24 firmas se han quedado, tras las caídas a raíz del conflicto, por debajo de 10 veces

CaixaBank también se cuela, con un PER de 9,6 veces, en esta selección de bancos baratos. No hay que olvidar que está entre los valores más penalizados en bolsa en este periodo bélico. Tiene el plus, por otro lado, de ser el único gran banco español que luce una recomendación de compra.

Cuáles son los valores más baratos

Atresmedia, en las 7 veces

Fuera ya del sector financiero, y con un multiplicador de solo 7 veces, encontramos a Atresmedia. Los analistas prevén que el grupo mediático obtenga un beneficio este año de 119 millones de euros, un 2,7% por encima de la cifra prevista antes de estallar el conflicto armado. Y Aedas Homes, por su parte, arrancó 2022 cotizando a 8,6 veces sus beneficios, y ahora se sitúa en las 8 veces. Recibe un consejo de compra del consenso de analistas, y este mismo viernes se ha conocido que el fondo soberano de Noruega ha doblado su peso en el capital, hasta el 1,6%.

Con PER de 9,5 y 9,6 veces, respectivamente, encontramos a Indra y a Logista. La primera, que ofrece servicios tecnológicos ligados al transporte y a la defensa, ha visto mejorar sus estimaciones en torno a un 2%, y es uno de los valores más resistentes en este periodo: ha subido en bolsa en torno a un 9,8% desde el 23 de febrero. En cuanto al grupo de distribución, las previsiones de ganancia para él han mejorado tímidamente a lo largo de estas dos semanas, un periodo en el que ha cedido en el parqué algo menos del 3%.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin