Bolsa, mercados y cotizaciones

El nuevo Eco30 Stoxx ofrece un 8,8% de expectativa de rentabilidad al año

  • Brinda un crecimiento por beneficios del 142%
  • Su rentabilidad por dividendo, del 3,8%, supera a la del Stoxx600
En esta revisión el indicador se ha reforzado en ciclo con el componente de movilidad

Acompasar la cartera de cara a la recuperación económica que se espera que continúe en la primera mitad de 2022 ha sido el objetivo que se ha marcado en la última revisión del Eco30, que concentra a una treintena de valores internacionales de calidad elegidos por elEconomista, y que Stoxx calcula como índice desde 2013.

Para ello, el indicador ha decidido reforzarse en ciclo con el componente de movilidad y para ello ha abierto la puerta a dos compañías francesas de la industria: Faurecia, que desarrolla, elabora y comercializa equipos para fabricantes de automóviles y Rexel, que distribuye equipos eléctricos de calefacción, iluminación y fontanería, pero también en productos y servicios de energías renovables y eficiencia.

Asimismo, se ha reducido el peso del sector farmacéutico con la de Takeda y se ha renunciado a la generación de caja que ofrecía Nintendo por la incertidumbre que están generando los problemas de suministro y ante las dudas de que su modelo Switch no acaba de tener el tirón esperado. Ambas firmas dejarán de cotizar en el indicador el lunes 20 de diciembre.

Como consecuencia de estos cambios, el selectivo eleva ligeramente su apalancamiento (que pasa de 1,4 veces a las 1,7 veces) aunque sigue manteniéndose por debajo de un nivel preocupante, de 2 veces; y se compra con un descuento medio del 36% frente a la bolsa americana y a la europea si se tienen en cuenta los beneficios estimados para el próximo ejercicio.

Partiendo de un PER (número de veces que el beneficio está recogido en el precio de la acción) medio de 11,3 veces, la expectativa de rentabilidad de las compañías del Eco30 Stoxx se sitúa en el 8,8% frente al 6,5% del mercado europeo y el 4,8% de Wall Street. Este porcentaje supera el 7% que defiende la teoría financiera más clásica como el retorno absoluto al que debe aspirar un inversor en renta variable en un largo periodo de tiempo.

De esta forma, a falta de un año para que se cumpla el décimo aniversario de su creación, el índice se revaloriza alrededor de un 112%, cumpliendo así con la primera parte de la regla de oro de duplicar la inversión en una década y cuadruplicarla en veinte años como consecuencia del interés compuesto.

Otro de los alicientes de la cartera es su rentabilidad por dividendo prevista para 2022, un 3,8%, frente a la del Stoxx600 y el S&P 500, con un 3% y un 1,8%, respectivamente.

Por otro lado, brinda un potencial alcista a doce meses vista cercano al 30% (frente al 12,8% que el consenso de Bloomberg prevé para la bolsa europea y el 10,3% que concede a la estadounidense).

Por otro lado, el Eco30 Stoxx también ofrece el mayor crecimiento de beneficios esperados para el trienio: un 142% para el periodo 2020-2023. Este incremento se queda en un 119% para la referencia bursátil europea y en un 79% para la americana.

Diversificación sectorial

En lo que se refiere a la composición sectorial, el nuevo Eco30 continúa contando con cuatro miembros (el máximo posible por principio de diversificación de la cartera) de dos sectores: la industria tecnológica y electrónica, Murata, SS&C Technology, Marvell y Micron; y el de las automovilísticas y movilidad donde ya figuraban Stellantis y Volkswagen y que gana peso con las incorporaciones de Faurecia y Rexel, que cuentan con margen para avanzar un 41% y un 27%, respectivamente, hasta su precio objetivo. Por otro lado, Stellantis protagonizará, si se cumplen las previsiones de FactSet, el mayor aumento de ganancias hasta 2023, un 610% hasta los 13.222 millones de euros.

Dos sectores se mantienen con tres integrantes: el industrial (Hitachi, Quanta Services y Samsung, que ofrece el mayor nivel de tesorería del índice y el mayor número de recomendaciones de compra junto a Micron) y el petrolero (Marathon Petroleum, Suncor Energy y Total Energies).

Con dos compañías cada uno se encuentra el sector salud, ya sin Takeda, con dos representantes, Encompass Health y Sanofi; al igual que consumo y servicios, donde continúan British American Tobacco –que ofrece la mayor rentabilidad por dividendo de la cartera– y Deutsche Post; el sector asegurador y financiero, formado por Ally Financial y Axa, el de las utilities, con Enel y Engie; el de infraestructuras e inmobiliario, formado por Eiffage y Taylor Wimpey, el de materias primas con ArcelorMittal –que ofrece el mayor descuento– y Glencore; y el aeroespacial, en el que figuran Leonardo y Airbus.

Con un solo miembro por sector se queda Deutsche Telekom por la parte de las telecomunicaciones y el químico, con Nutrien como representante.

Europa sigue ganando peso

Por geografía, el Viejo Continente continúa ganando peso en la cartera con 18 cotizadas (dos más respecto al semestre anterior, tras las inclusiones de Faurecia y Rexe)– frente a las 7 firmas con pasaporte estadounidense. Estas dos incorporaciones junto a AXA, Total Energies, Airbus, Sanofi, Eiffage y Engie convierten a Francia en la geografía más representada de Europa. Le siguen, con un empate de tres representantes, Reino Unido, Alemania e Italia.

Por el contrario, la exposición a Japón se ha visto reducida a la mitad. Con las salidas de Takeda y Nintendo, se quedan Hitachi y Murata como únicos representantes. Asimismo, la cartera tiene una exposición limitada a Corea del Sur, a través únicamente de Samsung.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin