Bolsa, mercados y cotizaciones

El año estelar en bolsa de Ally Financial

  • Sus acciones acumulan una rentabilidad del 52% en lo que va de año
  • El 100% de los analistas que lo siguen aconseja comprar acciones
  • Sus beneficios cotizan con descuento frente a la media del sector
Salida a bolsa de Ally Financial en Wall Street (2014). Foto: Ally.

Incluso en una economía con tipos de interés cercanos a cero, la entidad financiera Ally Financial, de los Estados Unidos, experimenta uno de sus mejores años en bolsa desde que empezase a cotizar de forma independiente en 2014.| Todo sobre el fondo asesorado por elEconomista, Tressis Cartera Eco30.

La revalorizacion de sus acciones es de tal magnitud que deja atrás a Citigroup, JP Morgan, Goldman Sachs y Wells Fargo. Ally es un modesto negocio dinerario que tiene una pata en la financiación de automóviles (herencia de su origen como parte de General Motors) y otra pata en la banca digital, con la que se puede abrir una cuenta de ahorro, pedir un préstamo e invertir en bolsa.

El precio de las acciones de Ally ha subido casi un 53% en lo que va de año y se sitúa en la zona de los 55 dólares, convirtiéndose en el segundo valor más rentable del fondo Tressis Cartera Eco30, asesorado por elEconomista, y que llega ahora a su segunda revisión del ejercicio. Hace unos días, el 1 de junio, la acción estableció en los 56,15 dólares su máximo histórico. No está de más resaltar que su récord anterior a la pandemia fueron los 33,4 dólares, que marcó el 12 de septiembre de 2019.

Hace justo un año, las acciones del banco estadounidense se compraban por unos 18 dólares, pero desde los mínimos del coronavirus, allá por marzo de 2020, la acción ha subido casi un 400%, un recorrido asombroso en bolsa. Tal es la buena racha de Ally que lleva catorce meses en positivo en el parqué, desde abril del año pasado. Su capitalización bursátil asciende a unos 16.400 millones de dólares.

Según el consenso de analistas de bancos de inversión que recoge FactSet, el precio objetivo que podría alcanzar la acción de Ally Financial en los próximos doce meses son los 60,4 dólares, lo que implica un potencial alcista del 11%. Aun así, para algunos analistas la acción valdría 65 dólares, como es el caso de Deutsche Bank, que inició hace poco el seguimiento de la entidad con una recomendación de comprar; o incluso los 70 dólares que plantean desde BMO Capital Markets. De hecho, de los 20 analistas que siguen la cotización de Ally, el 100% aconseja comprar sus acciones en este momento, según Bloomberg.

Asimismo, el beneficio neto de 2021 de Ally Financial cotiza en bolsa en las 8,7 veces a precios actuales, un 32% por debajo de la media de 12,8 veces del sector financiero en los Estados Unidos, del que también forman parte JP Morgan, SVB Financial Group, Truist Financial Corporation o Bank of America.

Ally vivió la crisis financiera de 2008 de forma muy distinta a como está viviendo la crisis desencadenada por el coronavirus. Estuvo entre las empresas de automoción, vivienda y finanzas rescatadas en 2009 bajo el Troubled Asset Relief Program (TARP), un programa del gobierno de EEUU para comprar activos y acciones de instituciones financieras y así fortalecer su sector financiero, valorado en 423.000 millones de dólares, de los cuales los ciudadanos han recuprado ya 418.000 millones. El Departamento del Tesoro rescató a Ally por la considerable cifra de 17.200 millones de dólares en 2008.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.