Bolsa, mercados y cotizaciones

¿Sorprenderá Endesa? El mercado no espera mejora de su hoja de ruta

  • Los analistas ponen el foco en los objetivos de ebitda, dividendo y capex

Endesa presentará este jueves a sus 190.000 accionistas la actualización de su plan estratégico 2022-2024 un año después de que la firma ofreciera por primera vez su visión de conjunto en la década actual.

La primera muestra del impacto que los elevados precios de la energía ya están teniendo en sus cuentas fue la merma del 3,4% que sufrió su beneficio en los 9 primeros meses del año a cuenta del fuerte incremento del precio del gas y, en menor medida, del de los derechos de emisión del CO2.

En este contexto, las nuevas previsiones que dé la compañía sólo pueden sorprender al alza, ya que el consenso de FactSet no sólo espera que Endesa no mejore al alza los objetivos que comunicó en 2020, sino que los reduce a la baja.

Así, de cara a 2022 los analistas prevén un beneficio bruto (ebitda) un 3,5% inferior al que dibujó la firma hace un año, hasta los 3.955 millones de euros y un 1,6% para 2023, hasta 4.232 millones. Con vistas a 2024 la compañía no dio visibilidad, pero el consenso prevé un ebitda de 4.313 millones.

¿Dónde pondrán especialmente el foco los analistas? En opinión de Antonio Martos, analista de Banco Sabadell, la clave será el objetivo de ebitda 2022. "En un contexto donde los futuros de las materias primas indican que el actual escenario aún se puede mantener en la primera mitad del año que viene, es donde entendemos que Endesa, que prevé 4.100 millones de euros, tienen que moderar siempre y cuando continúe este escenario actual de precios", afirma este experto.

En cuanto al beneficio neto, el consenso sitúa su estimación para el año que viene un 8% por debajo de la cifra que comunicó la compañía hace 12 meses. Y la de 2023, un 4,5% por debajo, en 1.809 millones de euros.

Los títulos de la utility experimentan en bolsa una caída del 11,5% 

"Las subidas en los precios de las materias primas, los costes de transporte, los cuellos de botella y el actual entorno energético global son factores que siguen preocupando ya que, en caso de persistir, podrían suponer un mayor nivel de inversión y una reducción de las rentabilidades de los proyectos. Nuestras hipótesis barajan una normalización de los distintos factores en la segunda mitad de 2022 en la mayoría de casos", afirma Ángel Pérez, analista de Renta 4.

Mientras, los títulos de la utility experimentan en bolsa una caída del 11,5% frente al 0,5% que repuntan sus rivales europeas en 2021 en un desfavorable contexto para el sector.

Un dividendo de 1,3 euros

Otro tema importante es el dividendo, uno de los baluartes de la compañía y que el consenso también ve ligeramente por debajo de la cifra de Endesa. "A priori, dado que tras los resultados del tercer trimestre la firma se encaminaba a cumplir con el guidance 2021, entiendo que deberían mantener ese dividendo por acción de 1,3 euros –0,7 euros brutos por acción el primero y 0,6 euros por acción el segundo–. Eso es lo que tienen que confirmar, si dan ese importe y cómo dividen los dos pagos", explica Martos.

"Los objetivos de la compañía a corto plazo permanecen inalterados tras la desaparición del riesgo regulatorio", recuerda Pérez, por lo que de los dividendos espera "que sigan generando rentabilidades atractivas, pese al elevado nivel de inversión previsto".

La tercera cuestión será el objetivo de capex 2021-2023, sobre el que Endesa anunció un importe de 7.900 millones de euros, de los que un 48% aproximadamente estaba destinado a renovables, una de las principales palancas de crecimiento que tiene la eléctrica para los próximos años. "Con este escenario de materias primas y problemas de suministro está por ver si incrementan ese capex para esta división y si mantienen ese objetivo de cara a 2023 de alcanzar los 3.900 MW", añade el analista de Sabadell.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.