Bolsa, mercados y cotizaciones

El dividendo de las eléctricas es un intocable con una rentabilidad del 6,5%

  • Está claramente definida su 'hoja de ruta' para los pagos
José Bogas, consejero delegado de Endesa. ARCHIVO

El dividendo sectorial más atractivo de la bolsa española siempre ha sido el de las eléctricas y lo sigue siendo, a pesar de que pasan por momentos delicados a raíz de la escalada -sin precedentes- del precio de la energía y del amago de medidas adoptadas por el Gobierno. Consulte aquí El calendario de próximos dividendos de la bolsa española.

Las utilities españolas cuentan con una hoja de ruta escrita blanco sobre negro en la que especifican su objetivo de retribución al accionista. Y es difícil que se salgan de ese camino, salvo que el impacto del decretazo del Gobierno fuera muy superior al que se estipuló en un primer momento -2.600 millones sobre los ingresos de octubre a marzo de 2022- y que ahora negocian mucho más descafeinado.

De media, las cinco eléctricas que cotizan en el Ibex alcanzarán una rentabilidad media por su retribución del 6,5% este ejercicio. Enagás es la segunda compañía más atractiva de toda la bolsa española con su pago previsto para 2021 y un retorno del 8,7%, solo superado por Atresmedia, para quien el mercado estima que volverá a retribuir tras un año con el dividendo cancelado. La gasista abonará con cargo a este año un pago anual de 1,7 euros, un 1,2% superior a los 1,68 de 2020, y que será de 1,74 euros en 2023, siguiendo el plan estratégico que presentó la firma para el periodo 2020-2026. De 2023 en adelante ha fijado un abono anual de 1,74 euros. El primer pago con cargo a este año se espera para el 15 de diciembre, por 0,68 euros.

Endesa es la segunda utility con el pago más rentable del panorama nacional. El consenso prevé un pago de 1,3 euros brutos este ejercicio que rentan un 6,7% y que se mantenga sobre ese importe los dos próximos años, al calor de un beneficio estable. Su compromiso con los accionistas, para el periodo 2021-2023, es que el payout se sitúe en un 80% del beneficio en 2021 y caiga al 70% en los dos años próximos. De cara a este ejercicio, los analistas prevén ganancias netas de 1.583 millones de euros, un 13,6% superiores a 2020 y que serán de 1.559 millones en 2022. De cara al calendario previsto, se estima que el primero pago con cargo a las cuentas de este ejercicio se produzca el 3 de enero, de 0,7 euros brutos por título.

Red Eléctrica ha puesto también sobre el papel cuál será su pago de los próximos ejercicios. De 2020 a 2022 distribuirá 1 euro bruto por título y año, lo que renta, a los precios actuales, un 5,7%; y de 2023 a 2025 lo reducirá hasta 0,8 euros, bajando su retorno al 4,5%. Su próximo pago se espera para el 10 de enero, por importe de 0,2727 euros.

La eléctrica se ha comprometido a un payout del 65% al 75%

En el caso de Naturgy el suelo que ha fijado la compañía para sus pagos con cargo ya desde este ejercicio y hasta 2025 es de 1,20 euros brutos por acción. Además, la gasista reducirá el beneficio a distribuir entre sus accionistas desde un payout medio del 120% anterior, al 85% a partir de 2021 como promedio. Esta estrategia será revisada en 2023, según anunció la compañía. En todo caso, ras la resolución de la opa lanzada por IFM sobre el 22,69% del capital -aunque, finalmente, se quedó con el 10,83%-, Naturgy mantendrá su pago a pesar de las reticencias que han mostrado desde el fondo australiano.

En el caso de Iberdrola la rentabilidad de su dividendo  prevista para 2021 alcanza el 4,4%. La eléctrica se ha comprometido a un payout del 65% al 75% y a un suelo para sus pagos de 0,40 euros por año, hasta 2025. No obstante, el consenso cree que repartirá más. En concreto, este año se prevén 0,44 euros, los mismos que en 2022 y que éste suba a 0,46 en 2023. Su pago en scrip se amortiza en su totalidad mediante la recompra de acciones.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.