Bolsa, mercados y cotizaciones

Los mercados tiemblan ante el riesgo de estanflación: estos son los activos para vencer al monstruo

  • El oro ha ofrecido una rentabilidad real del 22% en periodos de estanflación
  • Otras opciones menos rentables son las materias primas o la vivienda
  • La renta variable y los bonos son los activos que más han sufrido
Foto de Alamy

Los mercados están empezando a dudar de la transitoriedad de la inflación. El dato de IPC de EEUU ha sorprendido al alza esta semana, generando una venta masiva en los bonos y haciendo retroceder a las acciones. Los inversores comienzan a hacerse preguntas y a mover parte de su capital hacia los activos que han funcionado mejor durante los periodos de mayor inflación. Aunque aún no existe certidumbre sobre la futura evolución de los precios, lo que sí se puede decir ya es que la inflación está durando más de lo previsto y está alcanzando cotas que estaban en las previsiones de muy pocas instituciones.

El IPC se ha situado en EEUU en el 6,2% en octubre, máximos no vistos desde diciembre de 1990. Este dato provocó un leve seísmo en los mercados que sin embargo deja ver por dónde 'pueden ir los tiros' si la cosa se pone fea con la inflación. Los bonos retrocedieron de forma notable (subió el interés), las acciones cayeron también en Wall Street, mientras que el oro fue el gran triunfador de la jornada.

Sean Markowicz, responsable de estrategia, estudios y análisis de Schroders, ha elaborado una especie de manual o nota en la que describe el comportamiento de cada tipo de activo según el ciclo de la inflación. Este experto explica que, en general, existen cuatro fases diferentes del ciclo económico basadas en la evolución de la producción y la inflación: goldilocks o ricitos de oro (cuando la economía no está ni muy caliente ni muy fría, por lo que soporta un crecimiento notable con baja inflación), desinflación, reflación y estanflación. En cada ciclo hay que estar invertido en unos activos u otros para sacar partido a los movimientos del mercado.

Este economista cree que evaluar el comportamiento de las clases de activos durante cada fase utilizando el PIB puede ser bastante complejo, puesto que la producción es un indicador que se publica con retraso.

"En consecuencia, sustituimos el crecimiento por el Índice Económico Líder (LEI, por sus siglas en inglés) de la Conference Board de EEUU, que está diseñado para señalar los puntos de inflexión en los datos económicos con mayor eficacia que el PIB". Este índice, junto con la inflación, deja entrever que el ciclo está en una fase de transición desde la reflación hacia la estanflación (inflación alta y crecimiento moderado o estancado), un monstruo al que temen los ahorradores.

El oro sería el activo más rentable en un periodo de estanflación

El departamento de análisis de Schroders ha calculado cuál ha sido el rendimiento real (descontando inflación) en cada parte del ciclo a lo largo de las últimas décadas. Por ejemplo, durante los periodos de estanflación, el oro (+22,1%), las materias primas (+15%) y los fondos de inversión inmobiliaria (REITs) (+6,5%) han sido los que mejor se han comportado. En cambio, la renta variable ha tendido a sufrir (-1,5%).

"Esto tiene sentido, pues el oro se considera a menudo un activo refugio, por lo que tiende a apreciarse en tiempos de incertidumbre económica. Los tipos de interés reales también tienden a bajar en periodos de estanflación, ya que las expectativas de inflación aumentan y las de crecimiento disminuyen. Unos tipos reales más bajos reducen el coste de oportunidad de poseer un activo de rendimiento cero como el oro, lo que aumenta su atractivo para los inversores", sostiene Markowicz.

Las commodities (por ejemplo, las materias primas y la energía) son una fuente de costes para las empresas, así como un componente clave de los índices de inflación. Por lo tanto, suelen obtener buenos resultados cuando la inflación también aumenta (a menudo porque son la causa del aumento de la inflación). Sin embargo, las rentabilidades son más débiles durante periodos de estanflación en comparación con los periodos de reflación, en los que se benefician del viento de cola adicional del aumento de la demanda y del buen momento de la economía en general.

Invertir en vivienda

Del mismo modo, los fondos de inversión inmobiliaria ofrecen una cobertura parcial frente a la inflación a través de la transmisión de los aumentos de precios en los contratos de alquiler y los precios de los inmuebles.

Aunque la reflación ha tendido a ser positiva para la renta variable (+14,6%), la estanflación ha resultado más problemática (-1,5%), a medida que las empresas luchan contra la caída de los ingresos y el aumento de los costes.

"Los bonos del Tesoro son una incógnita. En teoría, deberían beneficiarse de la caída de los tipos reales, impulsada por el descenso del crecimiento. Sin embargo, el aumento de la inflación se come sus ingresos, presionando al alza los rendimientos y a la baja los precios", asegura el economista de Schroders.

En la práctica, la medida en que esto perjudique a la rentabilidad de los bonos dependerá de su duración y de su rendimiento inicial (los rendimientos más altos proporcionan un mayor colchón para absorber las subidas de tipos). Los datos históricos reflejan esta compleja interacción de factores: los bonos del Tesoro han ofrecido una rentabilidad real anual baja pero positiva (+0,6).

De modo que si el inversor está adelantando un escenario de estanflación, el oro puede ser una buena opción para obtener algo de rentabilidad. Quizá la opción más peligrosa es en estos tiempos es la liquidez (depósitos, fondos monetarios, efectivo...), dado el elevado nivel de represión financiera: los tipos de interés oficiales están cerca del 0%, mientras que la inflación se encuentra en máximos de las últimas décadas. Tener el dinero en liquidez es perder poder adquisitivo día a día.

comentarios8WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 8

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

DONDE VAYA EL DINERO
A Favor
En Contra

Invertir en BTC, es lo que mejor funciona cuando hay inflación.

Puntuación -11
#1
Hay que subir los intereses
A Favor
En Contra

Todos los males de la economía actual se arreglan simplemente subiendo los tipos de interés.

Puntuación 14
#2
JuanSinMiedo
A Favor
En Contra

Tendremos INFLACIÓN, hasta que el precio de los combustibles sigan altos y subiendo, y para que estos bajen lo primero que hay que hacer es CABIAR DE PRESIDENTE EN E.E.U.U. y por lo tanto de su DESGOBIERNO.

Hace falta un EJECUTIVO, partidiario del FRAKING, de hacer que la OPEP, se lo piense antes de congelar la producción, en resumidas cuentas..... UN PRESIDENTE CON MENOS TRABAS ECOLOGISTAS, MEDIOAMBIENTALES, Y PARTIDIARIO DEL CRECIMIENTO Y DEL CAPITALISMO.

Y lo que tenemos actualmente en la Casa Blanca, en un político MEDIOCRE, segundón del OBAMA, sin carisma, sin objetivos a largo plazo de CRECIMIENTO, y solo ocupado con contentar a su vicepresidenta (ojo...leer curriculum) a todas las organizaciones internacionales progresistas, todo eso entre siesta y siesta.

¿Se acuerdan cuando Trump, autorizó masivamente la técnica del Franking, como cayó el PETROLEO?

Puntuación 6
#3
Jose
A Favor
En Contra

La inflación es mala y en el momento 0 la peor decisión es estar en liquidez. En 2 años y para controlar la inflación, subirán los tipos y los precios inmobiliarios y acciones bajarán un 20%. El que había invertidoen el momento 0 para no perder el 7% que resta la inflación, habrá perdido más que el que no hizo nada, que como no estará quemado podrá comprar al mismo precio que hoy, o más barato. Los demás llorarán y reclamarán que los bancos centrales vuelvan a maquinar a su favor, para robar a los cautos. El precio de las cosas debe ser el que el libre mercado refleje. Y podrán robar temporalmente a los ahorradores, pero acabarán haciéndose daño. Y, eso sí, queriendo robar aún más lo de otros para paliarse el daño. Reventará por alguna parte. Bien cuando China requiera repatriar su inversión ante la caída del bono americano, bien cuando Alemania no soporte seguir comunizando su ahorro. Pero esto va a tener un mal final. Para que un deudor esté gozando de la deuda, se requiere de un acreedor dispuesto a perder y a seguir perdiendo. Y esa anomalía puede durar....un rato.

Puntuación 7
#4
Armagedon
A Favor
En Contra

Al comentario 2 todos los males se solucionan subiendo los tipos de interés, trabajas en un banco haciendo café a tus jefes, haaa te recuerdo, que dentro de poco, no hará falta ni café ni jefes en los bancos so memo.

Puntuación -2
#5
Marian
A Favor
En Contra

El mercado siempre se autoregula,pero ello no se realiza en pocos años y durante la transición hay tensiones de oferta y demanda. Es normal que actualmente se especule con materias primas y servicios. El lastre de la recuperación son los políticos y el gasto público, arrastran una deuda e ineficacia difícilmente asumible. Hay más billetes al mercado, el precio de compra de materiales no va a bajar, ni mantenerse.Seguira subiendo. Si dispones de una inversión diversificada y poco efectivo no te afectará la estanflacion y inflaccion a largo plazo.

Puntuación 0
#6
Manuel
A Favor
En Contra

La estanflación se produce por llevar a cabo políticas Keynesianas.

Puntuación 2
#7
Adam Smith
A Favor
En Contra

La manipulación, de los tipos de interés, es una herramienta de que disponen los bancos centrales: para dar alivio a las empresas y brío a la maquinaria económica, en tiempos de recesión; no para aplicarla como un método sistemático. Porque al igual que los medicamentos, se deben aplicar cuando hay enfermedad; el aplicarlos de por vida, tiene sus efectos secundarios graves. Llevamos más de diez años, aplicando medicamentos, y según los análisis; el enfermo ya recupero todas sus defensas, y ya está dando niveles muy altos de transaminasas y muestra la flora intestinal y gástrica muy deterioradas. Señora Lagarde: deje ya de medicar al enfermo, porque usted está ahí para controlar la inflación, y para gestionar las dos partes de la economía: inversores y ahorradores, pues son parte de un organismo económico sano, las dos partes. No espere a que el paciente enferme por otras patologías más graves.

Puntuación -1
#8