Bolsa, mercados y cotizaciones

Habrá calma en las bolsas mientras el S&P 500 no pierda los 4.278 puntos

  • Los mercados europeos han cerrado con signo mixto
  • El PIB trimestral de China y los índices PMI de la eurozona han marcado la semana
  • El Ibex 35 acusa el desgaste de las empresas vinculadas al turismo
Madrid

Pese a los dos avisos que el mercado ha dado esta semana, las bolsas han optado por la tranquilidad a la espera de que la semana que viene el BCE dé un nuevo paso en su reunión de tipos. Su presidenta, Christine Lagarde, apunta a una reducción del Programa de Emergencia, pero no de las compras habituales de cara a la próxima reunión.

Más allá de esto, la semana comenzó con el primero de los avisos, que llegó con el dato de PIB de China, que se expandió un 4,9% en el tercer trimestre cuando en el segundo lo había hecho en un 7,9%, lo cual decepcionó a los expertos. El segundo de los avisos se ha producido este mismo viernes con la publicación de los índices PMI de octubre en la eurozona, que marcaron su mínimo de los últimos seis meses. Especialmente bajo fue el apartado manufacturero, que cedió 2 puntos hasta los 53,2 enteros.

También se han producido cambios en varios bancos centrales. Esta semana Jens Weidmann anunció su salida del Bundesbank, tras 10 años en el cargo, encabezando el ala de los halcones del BCE más partidarios de la reducción de estímulos. Además, el Banco Central de Turquía ha decidido bajar los tipos de interés, Rusia los subió y se prevé que el Reino Unido tome la decisión de aumentarlos también dentro de dos semanas.

Pese a las dudas sobre la actividad surgidas en la última sesión semanal, las bolsas reaccionaron con alzas que compensaron las pérdidas que se acumulaban durante el resto de la semana, permitiendo cerrar a la mayoría de bolsas del Viejo Continente con ligeras ganancias. No fue el caso del Ibex, que una vez más se quedó rezagado por los sectores turístico y eléctrico.

Esperar a la corrección

Estratégicamente, no es momento de seguir comprando bolsa hasta que se vea una corrección, pero tampoco de vender las posiciones todavía. "Los mínimos vistos el pasado 4 de octubre en los 4.278 puntos del S&P 500, que se encuentran a un 6% de caída, se han convertido en la línea divisoria que separa un contexto alcista de uno potencialmente bajista en el mercado norteamericano y, por tanto en las bolsas mundiales", explica Joan Cabrero, asesor de Ecotrader. "El poder identificar este soporte crítico debe dar una tranquilidad absoluta, ya que los mínimos de octubre se han convertido en la gran referencia de stop en la tendencia", agrega.

En cuanto al Ibex 35, "tenemos muy claro que estando pegados a la resistencia de los 9.055 puntos lo más conveniente es esperar a que la supere antes de comprar más renta variable española, ya que mientras no lo consiga no se puede descartar que podamos ver una nueva recaída que no será peligrosa mientras no pierda soportes clave de los 8.550 puntos, algo que parece, a priori, el escenario menos probable", concluye el experto.

Las caídas del sector turístico

Los valores dentro del selectivo español que sí han anotado una caída esta semana son las empresas vinculadas al turismo, que vuelven a ofrecer la peor evolución por el efecto contagio que puede causar el nuevo brote de coronavirus focalizado, por ahora, en el Reino Unido. IAG se ha dejado un 14,6% desde el lunes lastrada también por el aumento del precio de los carburantes y el incremento de las tasas de Heathrow, el principal aeropuerto de Londres. Otra perjudicada es Meliá, que perdió un 10,3% después de que la firma Alantra haya cambiado su recomendación y estime que es el momento de vender las acciones de la hotelera en lugar de mantener.

Por contra, los mejores datos en los últimos cinco días los consiguió Solaria y sumó un 13,1%. Detrás de la líder del Ibex 35 de la semana pasada se situaron CIE Automotive (5,2%), que ha presentado unos resultados en los nueve primeros meses del año superiores al mismo periodo de 2020, y Acciona, que se apunta un 6,1% y sigue en máximos desde junio de 2008.

El precio del crudo se mantuvo al alza gracias a la crisis energética que está provocando una mayor demanda de combustible para sujetar la producción eléctrica. El barril de Brent, referente en Europa, se situó en máximos desde 2018 por encima de los 85 dólares a media sesión del pasado viernes. Las ventas han sido la tónica general en el mercado de renta fija por lo que se desprende que los inversores esperan una retirada de estímulos, mientras que el euro gana un 0,43% al dólar en la última semana con los datos del viernes a media sesión.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin