Bolsa, mercados y cotizaciones

El inversor en bonos verdes globales pierde ya un 5,3% en el año

  • Lo hacen peor, por precio, que cualquiera de las grandes categorías de deuda
  • En España, Iberdrola y CaixaBank lideran las emisiones en lo que va de 2021
Imagen: istock.

El panorama para la renta fija ha cambiado radicalmente en cuestión de meses. Con el mercado anticipando la llegada de la inflación, que a su vez trae consigo el temor a que las alzas de tipos lleguen antes de lo previsto, el dinero está saliendo de los bonos (con lo que su precio cae, y la rentabilidad sube). Este martes, las ventas se instalaron en la deuda gubernamental tanto en Europa como en Estados Unidos, donde el rendimiento de la referencia a 10 años (T-Note) tocó máximos (en el 1,76%).

La caída de los precios en lo que llevamos de año es especialmente pronunciado en el caso de la deuda verde. El Bloomberg Barclays MSCI Global Green Bond Index, representativo de una cesta global de este tipo de bonos, se deja ya un 5,3% en 2021. Este descenso supera al que sufre cualquiera de las 20 principales categorías de renta fija que recoge Bloomberg. La clase más bajista, que es la deuda soberana, representada por el Bloomberg Barclays Global Aggregate Treasuries, se deja un 5,17%. La siguiente (entre las peores) es la deuda canadiense, que retrocede, por precio, un 5,13%, y en tercer lugar se situaría la deuda corporativa global con grado de inversión, con un descenso del 5%.

La versión no sostenible del Bloomberg Barclays MSCI Green Bond Index, que sería el Global Aggregate Index (una cesta de deuda global, pública y privada, también en dólares) cae bastante menos, un 4,3%, en 2021. El motivo de que el indicador climático lo haga peor que el tradicional estaría en su composición, que reflejaría el elevado peso que tienen en el mundo de los bonos verdes los grandes emisores gubernamentales (Alemania, Francia, Italia...). Según señala Julián Romero, presidente de Ofiso (el Observatorio Español de la Financiación Sostenible), "los activos más representados en estos índices de deuda verde son precisamente los más sensibles a los movimientos de los tipos". 

En cualquier caso, el apetito de los inversores por este tipo de deuda (en la que la financiación se destina a un proyecto que genera beneficios medioambientales), así como por la social (destinada a la sanidad, servicios sociales, empleo...) y la sostenible (que combina características de las dos anteriores) en absoluto se ha desinflado

Colocaciones sobresuscritas

Prueba de ello es que las últimas emisiones de deuda climática realizadas en España en 2021 se hayan cerrado con una demanda muy superior a la oferta. El bono híbrido verde de 2.000 millones que emitió Iberdrola el pasado 2 de febrero (el mayor de la historia de estas características, un récord mundial de financiación) recibió una demanda por 10.000 millones. 

Aquel mismo día, el segundo bono verde de la historia de CaixaBank captaba 1.000 millones y recibía peticiones por 3.700. La misma entidad volvía a acudir al mercado el 9 de marzo, con otro bono verde para el que la demanda triplicó la oferta. Por su parte, Telefónica cerró el 3 de febrero la emisión de su primer bono híbrido sostenible por 1.000 millones, a la que acudieron más de 500 inversores cuya demanda rebasó los 7.000 millones.  

España, noveno emisor global

También han sido sobresuscritas las colocaciones soberanas de países como Alemania (que el pasado septiembre se estrenó con éxito en este mercado) o Italia (que debutó el 3 de marzo). Por su parte, Francia, auténtico buque insignia que lleva realizando este tipo de colocaciones soberanas desde 2017, llevó a cabo la más reciente el 23 de marzo pasado, por 7.000 millones y una demanda de 34.500, según recoge Bloomberg.

España todavía no ha emitido su primer bono verde del Tesoro, pero lo hará pronto. La operación, según ha explicado el secretario general de la institución, Carlos San Basilio, se llevará a cabo este año, "antes del verano o justo después". Será sindicada (pactada con inversiones institucionales), a 20 años, y de entre 5.000 y 10.000 millones de euros en una primera salida a mercado, aunque luego podría ser apoyada por nuevas emisiones.

Incluso sin haber realizado todavía esa megacolocación soberana, España ya es uno de los países que más dinero piden al mercado bajo ese paraguas de la financiación verde. En 2020 fue el quinto país de Europa en emisiones, y el décimo del mundo, de  acuerdo con los datos de la Climate Bonds Initiative (CBI), la organización de referencia a nivel global. Esa posición probablemente se modifique este año, una vez haya desembarcado en este mercado como emisor soberano.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin