Bolsa, mercados y cotizaciones

La ecuación rentabilidad/riesgo en Europa solo será atractiva si profundiza la recaída

  • La política ultraexpansiva ha ayudado a la subida de las bolsas
El Ibex sufrió una caída de algo más del 5% en la recta final de la semana.
Madrid.

El connato de recaída de las bolsas visto desde el jueves por el miedo a un rebrote de la pandemia y la prudencia de la Fed sobre la recuperación económica deja una ecuación rentabilidad/riesgo clara pero desfavorable en Europa, con peligro de pérdidas del 15% hasta los mínimos de mayo y un recorrido del 7,5% hasta los máximos del pasado mes.

"El mercado necesitaba un respiro". Es la conclusión de Esty Dwek, economista jefe de Natixis IM, y el análisis más compartido entre los expertos. La aceleración de la recuperación de las bolsas en las últimas semanas había ido demasiado lejos para el estadio real de la nueva normalidad, aun inicial, tras la crisis por la pandemia de coronavirus, y este jueves los índices de todo el mundo frenaron de forma brusca alertando de un posible techo en los máximos de mayo. En el caso de las referencias europeas, cayeron hasta poner en cuestión los primeros soportes, bajo que los subyace la amenaza de una recaída del 15% hasta los mínimos del pasado mes.

Ánimos calmados

El viernes se calmaron los ánimos, y el EuroStoxx 50 se quedó en tablas tras corregir un 4,53% el jueves y el Ibex 35 también tras ceder un 5,04% la sesión anterior, quedándose cerca de los soportes, los 3.200 puntos del índice europeo y los 7.408 del español. Estratégicamente se trata de un momento importante, ya que la pérdida "de estos niveles confirma que hemos asistido a un techo en el rebote", apunta Joan Cabrero, asesor de Ecotrader. "Ahora vendrá una corrección que, no obstante, no nos llevará a los mínimos de marzo sino al suelo alcanzado en mayo, que en el caso del EuroStoxx 50 está a casi un 15% de caída, en los 2.710 puntos", agrega el experto. Las posibles ganancias, por contra, solo se encuentran en los máximos de mayo, a algo menos de un 7,5%, lo que deja la ecuación rentabilidad/riesgo en contra de un aumento de exposición a bolsa ahora mismo.

Los nervios los tensaron dos factores. Por un lado, la prudencia mostrada por la Reserva Federal (Fed) el miércoles sobre los impactos "duraderos" en la economía de Estados Unidos y a nivel global de las medidas de hibernación y distanciamiento social para evitar los contagios por Covid-19. Por otra parte, precisamente el riesgo de un rebrote de la pandemia.

"No estamos dispuestos a luchar contra la Fed, pero nuestras estimaciones limitan los ascensos"

En las últimas semanas, la política ultra expansiva de los bancos centrales, los estímulos fiscales de los distintos gobiernos, la confianza en el rebote de la economía en 2021 y el liderazgo de las grandes compañías, principalmente las tecnológicas estadounidenses, han favorecido la vertical subida de las bolsas, con el norteamericano Nasdaq 100 como liebre del resto de índices, pero lo del jueves fue el primer (e inevitable) susto de recaída.

"No estamos dispuestos a luchar contra la Fed, pero nuestras estimaciones limitan los ascensos", reconocen desde Citi, con más razón ahora que el organismo ha adoptado la posición de ver y esperar. Los 6 billones de dólares que aproximadamente suman los distintos programas de compras de las instituciones monetarias de todo el mundo -1,35 billones solo el QE de emergencia del Banco Central Europeo (BCE)- son la principal razón que justifica el contexto actual, pero las previsiones económicas muestran otra realidad.

"También la sobrevaloración (por precio) de la deuda" -continúan los expertos de Citi-, que hace que las rentabilidades se encuentren en mínimos o en negativo, han empujado artificialmente a las bolsas pese a la profundidad de la crisis del coronavirus.

"Es prudente esperar que el guion de la pandemia tenga algunos giros más oscuros"

El tamaño de la recuperación por capitalización de las bolsas mundiales desde el suelo de marzo sirve pare medir el desafío: cerca de 20 billones de dólares, y por eso distintos expertos advierten que "cualquier complicación en la recuperación podría revertir las ganancias rápidamente".

"Es prudente esperar que el guion de la pandemia tenga algunos giros más oscuros", reconoce Mark Zandi, economista jefe de Moody's Analytics, en línea con la postura generalizada de que, aunque los mercados han sido tolerantes con las cifras catastróficas de abril y mayo, no lo serán tanto con las que se conozcan en el segundo semestre. Sin embargo, Dwek, de Natixis IM, no cree que "este sea el comienzo de un nuevo shock".

El resto de mercados ofrecieron una postal similar a las bolsas en las dos últimas jornadas de la semana. El jueves, el euro se depreció frente al dólar, tras rozar máximos del año en los 1,14, mientras que la deuda de los países periféricos se tensionó después de haberse acercado los intereses que se exige a los distintos bonos a los mínimos de la crisis del coronavirus. La semana que viene, la negociación del fondo de recuperación de la UE en el Consejo Europeo marcará la tendencia de la divisa comunitaria y de la deuda.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin