Infraestructuras y Servicios

Sacyr venderá hasta el 100% de sus autopistas en operación en Colombia

  • Desinvertirá en cuatro activos para dirigir nuevas inversiones en concesiones hacia Estados Unidos
  • Suman 2.250 millones invertidos y quedan fuera de la venta los dos proyectos ganados en el país en 2022
Sede de Sacyr.

Sacyr lanzará la venta de su negocio de concesiones de autopistas en Colombia. El grupo que preside Manuel Manrique ultima la contratación de un asesor financiero para pilotar el proceso, cuyo perímetro incluirá hasta el 100% de sus participaciones en las cuatro vías que tiene en operación en el país, según indican fuentes conocedoras de los planes de la compañía.

La desinversión se enmarca en la estrategia de rotación de activos maduros de la compañía y los recursos obtenidos servirán para impulsar nuevos proyectos concesionales tanto en Colombia como en otros países, con el foco prioritario en Estados Unidos, y para reforzar su posición financiera. Fuentes oficiales de Sacyr han declinado realizar comentarios.

El plan inicial de Sacyr discurría por dar entrada a un socio con una participación minoritaria, de hasta el 49%, en su negocio de autopistas en Colombia, replicando así la operación que realizó años atrás en Chile, donde incorporó al fondo local Toesca. Sin embargo, la multinacional española, tras un testeo inicial del apetito del mercado, ha abierto la puerta a que la desinversión sea total. La decisión final, en todo caso, dependerá de las ofertas que reciba en un proceso que se dilatará presumiblemente hasta mediados de 2024.

Aguarda a cerrar las ventas de Servicios y la inauguración completa de la vía Pamplona-Cúcuta

Sacyr prevé arrancar la operación en próximas fechas. Ha aguardado a que las cuatro autopistas que formarán parte de la operación estén complemente en explotación. En este sentido, la compañía prevé abrir al tráfico el último tramo de la vía Pamplona-Cúcuta, en el norte de Colombia, antes de que finalice 2023.

Sacyr ya tiene en operación tres autopistas en el país que se adjudicó dentro del programa de corredores de Cuarta Generación (4G). En 2021 puso en funcionamiento la Autopista Puerta de Hierro, de 198 kilómetros y que requirió una inversión de 296 millones de euros. La española tiene el 100% de la concesión, cuyo plazo se extiende hasta 2044.

En 2022 hizo lo propio con la Autopista Rumichaca-Pasto, con 73 kilómetros y 726 millones invertidos. En este caso su participación es del 60% -el 40% restante es de Sudinco- y el periodo de explotación se alarga hasta 2044. El pasado curso también entró en funcionamiento completamente la Autopista del Mar 1, con 181 kilómetros y una inversión de 646 millones. Con un plazo de concesión igualmente hasta 2044, Sacyr cuenta con el 37,5% del capital -la austríaca Strabag suma el 37,5% y la local Concay el 25%-.

En 2022, los proyectos concesionales en Colombia aportaron 494 millones en ingresos y 278 millones en el resultado bruto de explotación (ebitda)

El cuarto proyecto que se incluye en la desinversión es la referida Autopista Pamplona-Cúcuta, que totaliza 62 kilómetros y 592 millones de inversión. Tras inaugurar en mayo un tramo de 7,2 kilómetros, al cierre del primer semestre ya estaba ejecutada el 93% de la infraestructura. En las próximas semanas completará su apertura. Sacyr posee el 100% de la concesión, cuya vida se prolonga hasta 2046. En junio la operadora de esta vía cerró su refinanciación por 642 millones de dólares.

Al margen de estas cuatro autopistas, que se gestionan a través de un esquema de pago por disponibilidad, Sacyr, en solitario, ganó el pasado año un proyecto vial adicional en Colombia, dentro del nuevo programa 5G. Se trata de la Autopista Buga-Loboguerrero-Buenaventura, con una longitud de244 kilómetros y una inversión estimada de 800 millones de euros. El proyecto está en fase de construcción, por lo que queda excluido de la desinversión. Lo mismo ocurre con la otra concesión que se adjudicó en 2022 para la restauración de los ecosistemas degradados del Canal del Dique, en el Río Magdalena. Su inversión asciende a 1.200 millones.

La operación de Toesca

Los seis proyectos concesionales que tiene en cartera Sacyr en Colombia, por tanto, acaparan una inversión conjunta de 4.250 millones de euros -en el caso de los cuatro que vende alcanza los 2.250 millones-.

Colombia emerge como el segundo mayor mercado internacional para Sacyr tras Italia. En 2022, los proyectos concesionales en el país aportaron 494 millones en ingresos y 278 millones en el resultado bruto de explotación (ebitda), con crecimientos, respectivos, del 25,6% y del 30,3% frente a 2021. La división de construcción sumó a la cifra de negocio en el mercado colombiano, asimismo, 113 millones, y la de servicios 22,1 millones.

La desinversión en Colombia busca impulsar su negocio de concesiones, que aporta más del 90% del ebitda del grupo, hacia países anglosajones, especialmente Estados Unidos, donde este verano se ha preadjudicado junto con Acciona la autopista I-10 de Luisiana. Su plan contempla que estos mercados, Europa y Latinoamérica aporten un tercio cada uno. Los mercados latinoamericanos son, de cualquier modo, centro de interés para Sacyr, que en estos momentos trabaja en licitaciones relevantes como la del metro de Bogotá, en Colombia. El grupo monitoriza desde hace meses la venta del 49% de las concesiones que opera en Chile por parte de su socio Toesca. Varias opciones están abiertas, incluida la de que compre dicha participación.

Además de la finalización de la autopista Pamplona-Cúcuta, Sacyr ha aguardado igualmente para sacar al mercado su división concesional en Colombia a rubricar la venta de su división de Servicios, articulada a través de dos transacciones: por un lado, ha cerrado esta semana el traspaso de Valoriza Servicios Medioambientales a Morgan Stanley Infrastructure Partners por 420 millones y ya tiene la primera autorización de Competencia para hacer lo propio con el de Facilities a Serveo por 87 millones -el cierre se prevé inminente-. Con ambas transacciones y los crecientes dividendos de sus concesiones cumplirá, con un año de antelación, su objetivo de reducir al máximo su deuda con recurso. Este año la firma también ha desinvertido en activos no estratégicos como la autopista N6 de Irlanda y la Autovía del Eresma, en España.

El grupo presentará en los primeros meses de 2024 su nuevo plan estratégico con el foco en concesiones y agua, división en la que podría dar entrada a un socio minoritario.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud