Energía

El Nord Stream vuelve a operar: se retoman los envíos de gas ruso tras 10 días de mantenimiento

  • Las exportaciones se reanudan al 40% de su capacidad, como antes
  • El gaseoducto limitó su capacidad de suministro el pasado 16 de junio
  • A finales de mes se llevará a cabo la revisión de otra parte del oleoducto

El Nord Stream vuelve a estar operativo. Rusia comenzó a enviar gas este jueves a través de su gasoducto más grande a Europa tras un período de mantenimiento de 10 días, según ha informado la propia empresa del oleoducto, confirmando una de las cuestiones que tenía en vilo a los mercados en plena crisis energética.

Según ha indicado un portavoz de la operadora Nord Stream AG a Bloomberg, los flujos se han reiniciado este 21 de julio a alrededor del 30% de la capacidad (unos 530 GWh/d)aunque recuperar los niveles previos al cierre llevará unas horas. Será a lo largo del día cuando las exportaciones a través del enlace alcancen el 40% de su capacidad, el nivel al que se limitó desde el 16 de junio.

La reactivación disipa la duda que se instauró en Europa con el inicio de las labores de revisión rutinaria y que se basaba en la posibilidad de que el Kremlin aprovechara el cierre programado para hacerlo definitivo, como una respuesta más a las sanciones impuestas a Rusia por la guerra en Ucrania.

Rusia utiliza el gas para ejercer presión contra la Unión Europea (UE) prácticamente a diario mediante recortes paulatinos al gas. En medio de las sospechas de un bloqueo total del Nord Stream, Gazprom envió varias cartas a algunos clientes europeos asegurando que no podía garantizar el suministro de gas por circunstancias "extraordinarias", e invocó la cláusula de fuerza mayor que permite a una empresa eximirse de sus obligaciones contractuales, aunque las compañías, entre las que hay dos alemanas, han rechazado el argumento.

La gasista estatal rusa contribuyó ayer a recuperar las dudas sobre la reapertura asegurando que no le constaba la entrega por parte de Canadá de una turbina "clave" para el funcionamiento del oleoducto que permanecía retenida como parte de las sanciones al Kremlin, aunque el país americano confirmó su envío a principios de julio.

Según Moscú, actualmente solo funcionan dos turbinas en la estación compresora de Portovaya, en la región de Leningrado, y advirtió de que pueden surgir nuevos problemas la próxima semana si el motor reacondicionado no es devuelto a tiempo.

El presidente ruso, Vladimir Putin, recordó que los retrasos en la recepción de esa pieza podrían llevar a que los volúmenes se reduzcan a solo el 20% de la capacidad (30 millones o 33 millones de metros cúbicos diarios) para finales de este mes, cuando se realizarán labores de mantenimiento de otra parte del gaseoducto. Sobre esta cuestión, la presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, aseguró ayer que el componente está ya en tránsito de vuelta y "llegará a tiempo".

Un chantaje continuo

La reanudación del suministro brinda cierto alivio al viejo continente, que se prepara para el peor de los escenarios y busca la forma de llenar las reservas del combustible antes del invierno. También a los mercados. Tras confirmarse la puesta en marcha, las acciones en Asia y los futuros de EEUU redujeron las pérdidas y los precios del gas natural cayeron en Europa; los futuros holandeses del mes anterior, el punto de referencia europeo, llegaron a ceder hasta un 6,5%, a 145 euros el megavatio-hora.

Ayer, la Comisión Europea presentó un plan para el peor de los escenarios: un corte total del suministro. La medida estrella es la posibilidad de obligar a los Estados miembro a recortar un 15% del consumo de gas hasta la primavera de 2023 ante una situación de emergencia por escasez. "Rusia nos está chantajeando, ahora mismo hay 12 estados de la UE que sufren cortes parciales o totales de gas", dijo Von der Leyen.

Alemania, el país más dependiente del gas ruso de la UE, habría conseguido rebajar su dependencia del gas procedente de Rusia desde el 55% de febrero al 26% actual, según informó ayer.

El último capítulo de la coacción de Vladimir Putin ocurrió ayer mismo, con la propuesta del presidente ruso de poner en marcha el controvertido Nord Stream 2, que fue suspendido como represalia al inicio del asedio de Rusia a Ucrania, para aumentar el suministro de gas a Europa. "Tenemos otra ruta preparada: es el Nord Stream 2. Se puede poner en marcha", declaró el mandatario ruso al hablar de las posibilidades para resolver la crisis energética en Europa, elevando las sospechas sobre el cierre del primer Nord Stream.

Esta constante tensión impide que la reapertura del Nord Stream dé una confianza total. Francia sigue anticipando que Rusia cortará el grifo "en cualquier momento, tal vez de aquí a este otoño o a este invierno", ha indicado este jueves el portavoz del Gobierno francés, Olivier Véran.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud