Energía

El Nord Stream parará 11 días en julio por mantenimiento y Alemania sospecha que Rusia podría cerrarlo para siempre

  • Las labores de mantenimiento se realizarán entre el 11 y el 21 de julio
  • Alemania sospecha de que el Kremlin invente problemas para cerrar
  • El Gobierno alemán dice que el abastecimiento de cara al verano está asegurado
Foto: Archivo

El Nord Stream quedará inoperativo durante 11 días en julio. La operadora del gasoducto ha informado de que los dos canales que transportan gas ruso a Alemania por debajo del mar Báltico se pararán durante ese tiempo para efectuar reparaciones rutinarias. Sin embargo, el Gobierno alemán teme que la revisión derive en un bloqueo permanente.

Las labores, "planificadas" según el comunicado del consorcio Nord Stream AG, se extenderán entre el 11 y el 21 de julio para realizar pruebas de los componentes mecánicos y los sistemas de control automatizados para "garantizar la explotación efectiva, segura y fiable del gaseoducto".

El ministro alemán de Economía y Energía, Robert Habeck, manifestó ayer su preocupación por la posibilidad de un "bloqueo" completo del gasoducto Nord Stream a partir del 11 de julio. Aunque el abastecimiento de cara al verano está asegurado, según indicó el también vicecanciller, un corte total traería consigo grandes dificultades en invierno.

Alemania sospecha que el Kremlin podría aprovechar las labores de mantenimiento anuales del gasoducto como excusa para detenerlo de forma definitiva. En junio, el flujo del gas natural ya se vio reducido en un 60%, según Gazprom por incidencias técnicas relacionadas con las sanciones contra Moscú. Pero Alemania no termina de confiar.

Con esta premisa, para Habeck no sería "sorprendente" si tras concluir las labores de puesta a punto Gazprom afirmara haber encontrado algún fallo durante el mantenimiento y cerrar el gaseoducto.

La situación es "bastante tensa", reconoció el ministro. Tras los recortes de junio (de los 167 millones de metros cúbicos de gas diarios solo llegaron 100 millones), el Gobierno en Berlín declaró el nivel dos de alerta del plan de emergencia de preparación para un escenario de escasez de gas y no descarta el racionamiento que implicaría el tercer nivel.

Llenar las reservas es clave para asegurar el invierno, pero Alemania sólo consigue almacenar a diario la mitad de gas que antes, entre un 0,3 y un 0,5% de la capacidad total de sus depósitos. Actualmente están al 61% de su capacidad pero el plan del Gobierno exige a las empresas de energía llegar al objetivo del 80% de capacidad para el 1 de octubre y del 90% en noviembre.

La situación es crítica para Alemania. A la suspensión de la puesta en marcha del Nord Stream 2 como castigo a Rusia por la invasión de Ucrania, hay que sumar la interrupción desde abril del flujo que llegaba a través del gasoducto Yamal-Europa, que cruza Polonia, y la reducción del volumen que llega al país germano desde el 'South Stream' en su travesía por Ucrania.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud