Empresas y finanzas

Álvarez (Santander) descarta una 'burbuja' inmobiliaria en España: "se están trasladando los costes"

  • Rechaza hablar de una futura marcha y dice que cuando lo decida se informará
  • Asegura que el grupo paga no pocos impuestos, con una tasa fiscal del 32%
  • Da la bienvenida a la Autoridad de Defensa del Cliente y alarga la compra de Citi a 2023
El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez.

El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez, ha descartado que se esté dando una burbuja inmobiliaria en España por el aumento del precio de la vivienda. El ejecutivo ha asegurado este martes en la presentación de resultados del primer trimestre del año que hablar de burbuja es "exagerado" y el elemento más importante que se está dando es la subida de los costes de producción, que se están trasladando a los precios. Precisamente, el Banco de España alertó este lunes del riesgo para la banca de su alta exposición al inmobiliario ante el sobrecalentamiento de los precios.

De otro lado, el consejero delegado, preguntado sobre su posible marcha de la entidad financiera, descartó pronunciarse al respecto y aseguró que el día que deje la entidad habrá un Hecho Relevante para informar al mercado y lo sabrá todo el mundo al mismo tiempo.

Álvarez destacó que la guerra de Rusia y Ucrania ha incrementado la inflación y, aunque en el caso del grupo financiero los impactos directos son insignificantes (apenas suman 80 millones de exposición crediticia a particulares y empresas rusas), pueden llegar efectos indirectos derivados del menor crecimiento económico y la mayor inflación. "Esperamos menos actividad económica y más inflación, con ello subirán más rápido los tipos y el menor crecimiento se trasladará en menor actividad y más presión de costes", dijo. No obstante, pese a esta circunstancia, el grupo mantiene los objetivos de ingresos, rentabilidad y solvencia para este ejercicio.

En el mercado español asegura que la actividad se mantiene fuerte a pesar de estas circunstancias, con un alto impulso hipotecario, una negocio de crédito al consumo normal, fuerte transaccionalidad en tarjetas y TPVs y una demanda estable en el mundo de las empresas. "No veo un cambio significativo", dijo. Para añadir que lo que no es normal es tener tipos negativos y espera que la facilidad de depósito, actualmente en el -0,5%, llegue pronto al cero.

Por otro lado sobre la Autoridad de Defensa del Cliente Financiero para gestionar reclamaciones de los clientes a la banca por hasta 20.000 euros y que exigirá a las entidades el pago de 250 euros por cada queja recibida y que prospere dijo que aún es pronto para hacer una valoración, ya que lo que se conocen son los primeros trabajos sobre los que habrá que continuar elaborando la nueva figura. No obstante, consideró que la Autoridad es "bienvenida" y que el banco trabaja en la tarea de dar un mejor servicio al cliente y disminuir las reclamaciones.

Asimismo, respecto a la consideración del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre que las empresas con grandes beneficios deben mantener o subir el pagos de impuestos, destacó que el grupo tiene una tasa fiscal del 32% y pagan en torno a 4.000 millones de euros. "Me parece una cifra muy considerable. Si me hablan de subir, no diría yo que estamos pagando bajos impuestos", dijo.

Compra de Banamex

El banquero descartó aclarar cómo financiaría una posible compra del negocio que Citi ha puesto en venta en México, bajo la marca Banamex. Álvarez aseguró que el valor en libros de la actividad en venta según dijo Citi es de uno 4.000 millones de dólares (unos 3.700 millones de euros) y hay "múltiples opciones" para financiarlos. Asimismo, matizó que el proceso de venta aún no ha comenzado y puede alargarse hasta finales de 2023 o incluso a 2024.

Finalmente, respecto al mundo de los criptoactivos (hoy el Banco de España publica que nuestro país movió 60.000 millones de euros en transacciones el año pasado) aseveró que la verdadera repercusión vendrá del lado de las monedas digitales. "(Joe) Biden ha pedido a la Reserva Federal que desarrolle el dólar digital, el BCE lleva dos años trabajando en el euro digital y en China ya existe el yuan digital. Las grandes divisas del mundo sí que tienen unos elementos mucho más importantes de cara al futuro, a la actividad bancaria, a los mercados financieros", dijo. A su juicio, los criptoactivos solo le preocupan en la medida de servir a los clientes que quieran comprar y vender estas divisas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin