Economía

Trump carga contra Xi por manipular la divisa y amenaza con más aranceles

  • Puede imponer tasas a bienes chinos por 325.000 millones de dólares
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Autor: Reuters (imagen de archivo).
Nueva York

La tregua en curso entre Estados Unidos y China vuelve a pender de un hilo. Si el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, indicó que esta semana tenía previsto, con el representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer, mantener una nueva conversación con Pekín, el presidente, Donald Trump, retomó el martes sus amenazas a China.

El republicano indicó que "todavía queda mucho camino por recorrer" para lograr un acuerdo. Y recordó que su administración puede imponer aranceles sobre productos chinos por valor de 325.000 millones de dólares, lo que supondría tasar todas las importaciones en cualquier momento.

"Las tasas en China están donde Xi quiere que estén"

Amenazas que suelen enervar al Gobierno chino, que acusó a Trump de engañar al sugerir que Pekín necesita un acuerdo comercial, porque su economía se está desacelerando. Para tensar más la cuerda, Trump acusó a su homólogo chino Xi Jinping de controlar la política monetaria del país. "Las tasas en China están donde Xi quiere que estén", señaló reiterando que el líder chino es "el propio presidente de su propia Fed", en referencia al Banco Popular de China.

Trump volvió a quejarse de la política monetaria de la Reserva Federal (Fed) mientras señaló que China y Europa "están bajando tipos". Dejando la política monetaria de lado, parece que las intenciones del secretario del Tesoro de allanar el camino y avanzar en las negociaciones podrían caer en saco roto. Mnuchin dejó abierta la puerta a un posible encuentro entre Trump y Xi el próximo septiembre, al hilo de la Asamblea General de Naciones Unidas. Sin embargo, China no ha anunciado un aumento en la compra de productos agrícolas estadounidenses, como prometió Trump, mientras el Departamento de Comercio de EEUU no termina de acelerar la entrega de licencias que permita a las tecnológicas patrias retomar sus operaciones con Huawei.

De hecho, Trump no cerró la puerta a investigar a Alphabet, matriz de Google, tras las acusaciones de traición del veterano inversor tecnológico, Peter Thiel, quien les acusó de ayudar al Gobierno chino. "El multimillonario inversor multimillonario Peter Thiel cree que Google debe ser investigado por traición. Acusa a Google de trabajar con el Gobierno chino. ¡Un tipo genial y brillante que conoce este tema mejor que nadie! ¡La Administración Trump echará un vistazo!", indicó el presidente de EEUU en un mensaje en la red social. Por su parte, Thiel acusó a los principales oficiales militares y de inteligencia de China de haberse "probablemente" infiltrado en Google.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0