Economía

La Fed seguirá manteniendo la subida gradual de tipos en 2019, según Santander

  • Sus analistas prevén tres subidas del precio del dinero el próximo año
  • Trump continúa presionando a la Fed para que frene los incrementos

Los inversores dan por hecho que la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) volverá a subir este miércoles, 19 de diciembre, los tipos de interés en 25 puntos básicos. Las dudas de cara a esta cita se centran sobre todo en qué camino marcará para el año que viene. ¿Seguirá el banco central de EEUU incrementando al mismo ritmo el 'precio del dinero' en 2019? Los analistas de Banco Santander apuestan a que sí.

En su último informe (Informe de mercado 2019. Navegando el cambio de ciclo), los profesionales de Santander Wealth Management esperan tres subidas de tipos "a lo largo de 2019" por parte de la Fed, cada una de un cuarto de punto. Este área del banco cántabro aglutina sus negocios de banca privada y de gestión de activos.

"La Reserva Federal es la autoridad monetaria que se encuentra más avanzada en el proceso de normalización de su política monetaria", indican estos expertos, y se basan en las "indicaciones" que el organismo presidido por Jerome Powell ha ido dando a los mercados en los últimos meses a través de "sus actas y comparecencias".

Estas estimaciones están en línea con las expectativas generales del mercado hasta hace unas semanas. Entonces se daba por sentado que la Fed subiría los tipos de interés este mes hasta el rango del 2,25%-2,50% (la cuarta subida de 2018 y la novena desde diciembre de 2015, cuando el banco central comenzó el ascenso de los tipos). También se creía que haría lo propio tres veces más el año que viene, hasta alcanzar un rango del 3%-3,25%, sumando doce aumentos del 'precio del dinero' en cuatro años.

Sin embargo, una comparecencia del propio Powell a finales del mes pasado cambió los cálculos de muchos expertos. El presidente de la Fed aseguró que el organismo no tiene "una ruta de política predeterminada". Además, aseguró que los tipos de interés están actualmente "justo por debajo del rango neutral", es decir, cerca del nivel en el que no influyen ni para bien ni para mal en la economía.

De hecho, Jerome Powell admitió que los efectos de las subidas graduales son "inciertos" y "pueden tardar un año o más en realizarse". Un discurso, en general, más dovish (blando) de lo habitual.

Cabe mencionar que el presidente de la Fed se enfrenta casi constantemente a las críticas dle presidente de EEUU, Donald Trump, a la política monetaria de la institución. El mandatario ha llegado a declarar recientemente incluso que el banco central está "loco" y es "ridículo".

Es más, este mismo lunes el mandatario ha tuiteado, como es habitual, que le parece "increíble" que la Reserva Federal "esté si quiera considerando todavía otra subida de los tipos de interés".

Trump ve como una locura este previsto incremento del 'precio del dinero' teniendo en cuenta la fortaleza que, en su opinión, tiene actualmente del dólar y que "prácticamente" no hay inflación en el país.

También justifica que "China va hacia abajo" (haciendo alusión a los últimos datos macro que señalan una desaceleración de la economía del gigante chino), "París se está quemando" (refiriéndose a las tensiones en Francia por las revueltas de los llamados 'chalecos amarillos') y que "el mundo exterior está explotando alrededor" de EEUU.

Buena oportunidad para comprar bonos de larga duración

En este contexto, el mercado actualmente solo descuenta dos subidas de 25 puntos básicos en 2019 (una segura y la otra al 50%) por parte de la Fed. Pero los analistas del Santander apuntan a que el banco central de EEUU continuará por el mismo camino que se marcaba hasta hace poco, y elevará los tipos en tres ocasiones el año que viene. 

Uno de los motivos que prevén para que esto sea así es que "los fundamentales de política monetaria situarían a Estados Unidos en un punto donde la Reserva Federal comienza a estar más preocupada por la variable inflación que por el ritmo de crecimiento".

De hecho, en su discurso el mes pasado, Jerome Powell declaró que el FOMC (Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed), "así como muchos economistas del sector privado", pronostican "un crecimiento sólido continuo, bajo desempleo y una inflación cercana al 2%" para el año que viene en el país norteamericano.

Y ante estas expectativas para el año que viene, estos analistas creen que se dará una "buena oportunidad para posicionar las carteras en dólares estadounidenses en bonos de larga duración".

Argumentan que los incrementos por parte de la Reserva Federal acercarán "a los tipos de interés neutrales", ya que a partir del 3% "la política monetaria puede empezar a ser restrictiva". Así, el final de los aumentos de los tipos llegará a principios de 2020.

Con todo, los analistas de Santander Wealth Management advierten de "habrá que estar muy atento a los datos de inflación y al discurso de la Fed" el próximo año, al ser uno de los asuntos clave en el plano macroeconómico, ya que las subidas de tipos "suponen un foco de tensión monetaria".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin