Economía

El empleo de EEUU sigue 'caliente': se crearon 261.000 puestos en octubre y la fuerza laboral volvió a menguar

  • Sigue la fuerte creación de empleo: se revisan al alza las cifras de septiembre
  • El paro sube al 3,7% y la tasa de participación vuelve a bajar, al 62,2%
  • Los ingresos medios se calman en el cómputo anual, pero no en el mensual
Foto: iStock

La primera lectura de un vistazo es clara: el empleo sigue mostrando fortaleza en EEUU tras la pandemia y los intentos de la Reserva Federal por 'calmarlo' con subidas de tipos que eviten mayores presiones inflacionistas todavía no son palpables. Así se desprende del informe de empleo relativo a octubre dado a conocer este viernes por la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS).

El esperado informe -no suele dejar indiferente a los mercados-, arroja que en octubre se crearon 261.000 empleos no agrícolas, una cifra notablemente mayor que los 200.000 que esperaban los analistas y todavía muy elevado respecto a los 180.000 de media antes de la pandemia. Por si la cifra ya es alta de por sí, la cifra de septiembre se ha revisado desde las 263.000 nóminas a 315.000, lo que constata el 'calentamiento' que sigue desprendiendo el mercado laboral.

La otra métrica fundamental del informe, la tasa de paro, se elevó del 3,5% al 3,7%, abandonando el mínimo de 50 años que volvió a marcar en septiembre. Aunque esta subida del desempleo puede hacer pensar que el plan de la Fed está funcionando, hay otro dato, también de la encuesta a los hogares -el dato de nóminas se extrae de una encuesta a las empresas- que echa por tierra sus pretensiones: la tasa de participación laboral -proporción de adultos que trabajan o buscan trabajo-, que baja al 62,2% respecto al 62,3% de septiembre.

La tasa aún queda lejos del 63,4% prepandémico y dificulta el estrecho canal por el que quiere discurrir la Fed: que se reincorpore la suficiente gente como para que no haya escasez de mano de obra en algunos sectores y los salarios no lleven la inflación más alza. Conseguirlo implicaría el objetivo del banco central sin una agresiva destrucción de empleo. Lo que se conoce como 'aterrizaje suave'.

Otro dato clave es el de los salarios, que ofrece lecturas mixtas. Si en el cómputo interanual los ingresos medios por hora se relajan al crecer un 4,7% respecto al 5% de septiembre, la subida intermensual ha sido del 0,4% frente al 0,3% previo y el 0,3% esperado.

El fuerte descenso de las ofertas de empleo en agosto -aunque desde niveles elevados- sugería que la demanda de trabajadores ha empezado a enfriarse. Sin embargo, en septiembre las JOLTS protagonizaron un sonoro y sorpresivo repunte. Las solicitudes de subsidio de desempleo se han mantenido bajas, reflejando la reticencia de los empresarios a despedir trabajadores en un mercado de trabajo que sigue siendo estrecho. La encuesta de creación de empleo de la empresa ADP, conocida el miércoles, volvió a arrojar en octubre un elevado dato (+239.000 empleos privados).

El país ha cerrado el mes de octubre con un total de 153,308 millones de trabajadores no agrícolas, lo que supone un incremento de 804.000 puestos de trabajo en comparación con el nivel de empleo observado en febrero de 2020, antes de que la pandemia empezara a afectar al país.

Datos para todos los gustos

La Reserva Federal telegrafió el miércoles otra ración de dureza al anunciar un tipo de interés máximo mayor en el ciclo y por más tiempo. Aunque la velocidad de las subidas queda en un segundo plano con estos comentarios, hay expectación por adivinar la subida de tipos de diciembre. Atendiendo a las apuestas del mercado, este jueves había un 51,5% de probabilidades de una subida de 50 puntos básicos en diciembre. Tras el dato de empleo, el porcentaje ha subido a un 56,8%.

Según los analistas de ING, el informe deja datos tanto para las 'palomas' como para los 'halcones'. "Por un lado, el aumento de 261.000 en las nóminas no agrícolas de octubre es la menor ganancia desde diciembre de 2020, mientras que la tasa de desempleo subió al 3,7% debido a que la encuesta de hogares utilizada para calcular la tasa de desempleo muestra una caída del empleo de 328.000 personas y una disminución de la participación en la fuerza laboral, ¡un aspecto nada saludable!", explica James Knightley, de ING.

El analista tilda de "preocupantes" los últimos anuncios sobre la pérdida de empleo en el sector tecnológico y aprecia en ella pruebas de una moderación en el mercado laboral que los miembros más dovish de la Fed pueden usar en su favor. Con la tormenta de Twitter en curso -Elon Musk, nuevo dueño, planea despedir al 50% de la plantilla-, Morgan Stanley está comenzando sus recortes, y otras empresas como Lyft y Stripe están anunciando despidos masivos. Mientras, Amazon ha dicho que pausará las nuevas contrataciones en su plantilla.

Sin embargo, contrapone Knightley, "los 'halcones', que creen que la Fed debe seguir subiendo el ritmo, también tienen munición para respaldar sus argumentos. La cifra de 261.000 fue muy superior a la previsión de consenso de 193.000 y hubo revisiones al alza para los dos últimos meses por un total de 29.000. Es importante señalar que todos los sectores registraron aumentos de empleo. Recordemos también que las ofertas de empleo aumentaron y que actualmente hay 1,9 vacantes de empleo por cada estadounidense desempleado, lo que indica un exceso de demanda constante. Tal vez lo más significativo para los 'halcones' fue la impresión del 0,4% intermensual de los ingresos medios por hora, que apoya el argumento del exceso de demanda".

Para el hombre de ING, estos últimos argumentos mantienen viva la posibilidad de una quinta subida de 75 puntos básicos. No obstante, precisa, quedan por delante otro informe sobre el empleo y dos informes más sobre el IPC antes de la decisión de la Fed el 14 de diciembre.

Reacción en los mercados

Los mercados parecen haber obviado la fortaleza de las cifras del informe (lectura dovish, la Fed no irá tan lejos): los futuros de Wall Street profundizaban ligeramente en sus ascensos -alzas de más del 1% tras la apertura- y el dólar caía con fuerza. Aunque los rendimientos de los bonos soberanos se disparaban en un primer momento (lectura hakwish, la Fed seguirá apretando las tuercas), se han suavizado después. El rendimiento del bono a 2 años ha llegado hasta el 4,78% -niveles de 2007- y el de la nota a 10 años (T-Note) ha escalado momentáneamente por encima del 4,2%. 

¿Por qué el mercado se lo ha tomado así? "Este informe por sí solo no influirá en la Fed para que adopte una nueva táctica sobre el aumento de los tipos de interés. Tiene muchos más datos para digerir, incluso sobre la inflación, antes de la próxima reunión de diciembre", opina Mark Hamrick, analista de Bankrate.

"Si bien la cifra de nóminas puede ser decepcionante para los inversores que esperan una Fed moderada más temprano que tarde, hay que tener en cuenta que ha sido la lectura más baja en casi dos años, por lo que podría haber señales de que el mercado laboral se está desacelerando", considera Mike Loewenart, de Morgan Stanley.

"La señal más notable de los datos de empleo de hoy no es que hayan sido mejores de lo esperado, sino que están comenzando a aparecer algunos signos sutiles de desaceleración de la economía", plantea Charlie Ripley, de Allianz IM.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud