Economía

Escrivá cerrará el histórico déficit de las pensiones en 2023: ¿Puede conseguirlo pese a la caída de empleo?

  • Los primeros 14.000 millones de gastos impropios se pagan en 2021 con impuestos
  • La Seguridad Social recibirá este año hasta 31.000 millones de euros del Estado
  • El fondo estatal de pensiones será de titularidad pública y gestión privada
Madrid

El Gobierno mantiene la máxima de eliminar el ya histórico déficit de las pensiones antes de que finalice la presente legislatura a pesar del lastre que supone el impacto de la pandemia y su incierta evolución para las previsiones de ingresos y gastos de la Seguridad Social en los próximos ejercicios. Así lo señaló el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, este viernes durante la rueda de prensa para presentar los Presupuestos de su departamento, donde resalta que en estos momentos hay gastos cíclicos asociados al coronavirus, pero que cuando pase 2022 y 2023, estos elementos cíclicos de deterioro de las cuentas de la Seguridad Social emergerán a la situación estructural, lo que "lleva al cierre del déficit en 2023".

Además, el ministro afirmó que en el área de pensiones y Seguridad Social se va a contar con medias que van a ayudar a implementar y desarrollar las recomendaciones del Pacto de Toledo. Sin embargo, los expertos consultados por elEconomista ya advertían de la dificultad que comportaba el objetivo autoimpuesto por Escrivá para despejar el desequilibrio del Sistema, más aún teniendo en cuenta el déficit de cotizaciones causado este año por la fuerte destrucción de empleo.

La senda hacia el equilibrio

En concreto, las líneas de actuación del Ministerio en materia de pensiones se van a centrar en mantener el poder adquisitivo de las pensiones, en línea con la recomendación segunda del Pacto de Toledo; la separación de fuentes de financiación, según las recomendaciones primera y sexta del texto, y la aportación de la previsión social complementaria, que corresponde a la recomendación 16.

Respecto a la revalorización de las pensiones, el ministro ha apuntado que se está trabajando en un mecanismo "permanente, previsible y conocido" de actualización de las pensiones para mantener su poder adquisitivo. Los presupuestos de 2021 contemplan un incremento del 0,9% de las pensiones y del 1,8% en el caso de las no contributivas, lo que comportará un gasto extra en la partida del próximo año de unos 1.400 millones de euros. "No hemos llegado a los Presupuestos y tenemos que negociarlo con los agentes sociales en el diálogo social, pero trabajamos ya en esta dirección, porque es uno de los mecanismos fundamentales para dar certidumbre y tranquilidad a los pensionistas", apuntaba el ministro Escrivá sobre la fórmula en que se aplicará la subida.

En este punto, con un alza del gasto en ciernes, desaconsejada en varias ocasiones por la Comisión Europea que pide una contención de los gastos de la Seguridad Social española o una estrategia para que estos desembolsos vayan acompañados de una estrategia de aumento de ingresos, es la que pone en entredicho la viabilidad de esta promesa de eliminar el déficit estructural del Sistema, enquistado en los 18.000 millones de euros y que ascenderá a 25.000 millones en el presente ejercicio producto de la caída de recaudación por cotizaciones y aumento de los gastos, que en suma de la acción protectora de la Seguridad Social ronda los 27.000 millones de euros.

En este sentido, el ministro incide en, como pedía Bruselas, esa estrategia paralela al aumento del gasto para mantener cierto equilibrio financiero: la separación de los gastos impropios de la Seguridad Social. Así, siguiendo las recomendaciones 1 y 6, que sugieren la necesidad de profundizar en la separación de fuentes, con las cuentas de 2021 se inicia el traspaso de los llamados gastos impropios de la Seguridad Social. Según el ministro, "de los más de 20.000 millones de euros identificados como gastos impropios, se cubren en este año 14.000 millones". Con ello, asegura que "espera dar certidumbre a los pensionistas actuales y futuros al dejarse de visibilizar en las cuentas de la Seguridad Social un déficit que procede de políticas públicas que son importantes pero que no deben pagarse con cotizaciones sociales".

"Estos presupuestos son un primer paso para lograr el equilibrio financiero del sistema al final de la legislatura", apuntaba recordando que aún quedará un tercio de los gastos impropios que cubrir con impuestos y que supondrá la estocada definitiva para reducir el desequilibrio anual del sistema. Si bien, esta solución final para las finanzas de las Seguridad Social, más bien se sustancia en un traspaso de números rojos al Presupuesto General, es un paso necesario para conocer la capacidad del sistema para afrontar el tramo contributivo de las pensiones (jubilaciones).

Es decir, a pesar de la reducción del empleo: el paro subió en 355.000 personas en el tercer trimestre del año, lo que supone un 10,5% más que en el trimestre anterior. La suma de desempleados se situó en los 3.722.900 y la tasa de paro tocó el 16,26%. Y en la previsión del Gobierno, frente a los más de 157.500 millones de ingresos que tendrá el sistema en 2021 por cotizaciones, los gastos ascenderán a 171.856 millones de euros, un 4% más que que en 2020. La diferencia entre ingresos y gastos arrojarán un déficit de 14.293 millones de euros.

Sin embargo, pese al horizonte complejo que afronta el mercado laboral, el Gobierno sí que estaría en disposición de eliminar este desfase presupuestario a través de la articulación de un paquete de transferencias que serán ya de carácter ordinario a partir de 2021 y que se deberán presupuestar en los futuros proyectos de cuentas públicas. Es decir, lograría dicho equilibrio gracias a las inyecciones de capital procedentes de otros impuestos, más allá de la recaudación que se de por la vía de las cotizaciones sociales.

Fondo público de pensiones, a concurso

También apuntó el ministro en la presentación de las líneas fundamentales del Presupuesto de la Seguridad Social que siguiendo la recomendación 16, las cuentas de 2021 también contemplan una revisión del sistema de previsión social complementaria. El actual, con gran peso de los planes de pensiones individuales y un bajo porcentaje de población cubierta, "no cumple con su principal objetivo: incentivar el ahorro", según Escrivá. El ministro recuerda de igual manera que el informe de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ya señaló alguno de sus defectos, como el carácter regresivo de las deducciones, la carestía del producto por las elevadas comisiones y la escasa participación de los jóvenes.

Según Escrivá, "las cuentas de 2021 dan dos pasos de gran calado para revisar este modelo". En primer lugar, existe un desplazamiento de las ventajas fiscales hacia los planes colectivos y, en segundo lugar, el proyecto de presupuestos de 2021 contempla la creación, por parte del Ministerio de Inclusión, de un fondo de pensiones de empleo de carácter abierto, que se desarrollará en el marco de la negociación colectiva. Con este nuevo fondo, el ministro espera "incrementar la población cubierta por sistemas complementarios, que es mucho más baja que la de otros países de nuestro entorno, atrayendo a rentas medias y bajas y a jóvenes".

El fondo promovido por el ministerio será gestionado por una entidad seleccionada por concurso abierto y custodiado por una depositaria independiente. "Una de sus principales ventajas- ha explicado Escrivá- es que en ese concurso público se limitará la comisión que puede cobrar la entidad, lo que lo abaratará respecto a los estándares actuales del mercado". Por ello, el ministro espera que pueda dar cobertura a sectores como los trabajadores autónomos o de pymes, que "habitualmente quedaban fuera de estos productos".

Contratación de personal

En materia de la administración de Seguridad Social, el ministro anunció que se reforzará su capacidad de gestión a través de un incremento del capital humano y de una apuesta por la digitalización. Según Escrivá, "los presupuestos de 2021 revierten la tendencia de los años anteriores, en los que la Seguridad Social ha perdido hasta el 20% de su plantilla". Así, además de un refuerzo de los efectivos, el ministerio planea mejoras organizativas con el objetivo de adaptarse a las necesidades de los ciudadanos. Y la digitalización de la administración a través de la atención multicanal y de una gestión más proactiva.

comentariosforum10WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 10
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

incredulo
A Favor
En Contra

Madre mía, y éste es el de perfil técnico. Ignorante, la única forma de acabar con el déficit es no pagarlas.Y por supuesto eso sería un robo ya que se ha estado robando a los trabajadores toda su vida laboral para luego no pagarles.Les colgarían a todos de lo alto de un palo.

El sistema de pensiones de reparto es un esquema ponzi o estafa piramidal. Ellos lo saben, pero toman a todos los españoles por ignorantes. En parte tienen razón. España es un país muy aborregado.

Puntuación 10
#1
in
A Favor
En Contra

#1, el déficit es un artificio contable. Quitan las pensiones contributivas de la Seguridad social, y las pasan a PGE. Es decir, no las pagan con el bolsillo derecho, sino con el izquierdo. Eso sí, el pantalón es el mismo.Y lo peor es que estas obras de prestidigitación hay gente que se las cree.

Puntuación 15
#2
D Villamil
A Favor
En Contra

Para el Cumfraude y sus excremencias los marqueses de Galapagar no hay nada, ninguna desfachatez, ninguna sinvergüenzoneria, ninguna hijopvtez imposible.

Así que dicho sin acritud, en aras del diálogo y el consenso y tal, está en su naturaleza de inútiles hijoepvtas repugnantes y asquerosos comunistas repulsivos. joer el país definitivamente.

Puntuación 7
#3
Quitar las extras para empezar
A Favor
En Contra

No hay otra si queremos tener pensiones en 5 años.Los actuales pensionistas mataron a la vaca y está seca

Puntuación -5
#4
JonS
A Favor
En Contra

Ha tenido que llegar un gobierno medianamente - y digo medianamente solo - de izquierdas que separe los gastos que no corresponden porque no han cotizado para que nos demos cuenta y quede bien claro que las pensiones eran y son perfectamente viables. Claro que aparecen déficits, pero que esos déficits los paguen quienes deban hacerlo, con cargo a impuestos en los PGE. Con los franquistas, fachas, corruptos y ladrones del PP, esos que solo se preocupaban de robar para ellos, esa distinción era imposible y eso nos llevó a la práctica congelación de las pensiones. El famoso 0,25 % que dictaminaron los llamados expertos que el Gobierno del Rajoy llamó para justificar el robo a los pensionistas.

Puntuación -9
#5
JonS
A Favor
En Contra

#2, in

No, no es así. Lo que quitan son las pensiones no contributivas - su propio nombre dice que no han cotizado, no han contribuido - y otros muchos gastos, como desempleo, etc. del fondo de las pensiones. Las pensiones contributivas se deben pagar con cargo a las cuotas y solamente esas pensiones. El resto de gastos que los paguen - si procede a ello - los PGE con cargo a impuestos. El fondo de las pensiones financiado con cargo a cotizaciones de trabajadores y empresas no puede ser ni un minuto más la vaca lechera que dé para todo. Luego vienen los que odian el sistema público de pensiones diciendo que el Sistema está quebrado, fundido. Lo que es radicalmente falso. Cada palo que aguante su vela.

Puntuación 9
#6
JonS
A Favor
En Contra

#4

Lo que hay que quitar son las pagas extras de la nóminas de algunos que trabajan - o eso dicen al menos - ahora. Seguro que no se las ganan y no las merecen.

Puntuación 5
#7
in
A Favor
En Contra

#6, Cierto, es una errata. Retiran las NO contributivas y las pasan a PGE.El resto de lo comentado se mantiene. La pasan de un bolsillo al otro, pero del mismo pantalón.

Puntuación 1
#8
Tela
A Favor
En Contra

Todo es posible , dejándolos morir por ejemplo sin asistencia por el coranovirus.

Puntuación 2
#9
EXTREMA IZQUIERDA
A Favor
En Contra

Escrivá, te voy a explicar cómo cuadrar las pensiones: reduce los políticos-parásitos a la mitad, reduce los funcionarios a la mitad, reduce el sueldo de los políticos a la mitad, elimina las subvenciones a todos los chiringuitos feministas, chiringuitos de género, chiringuitos LGTBIGJKLMNRPQRSTXY, chiringuitos de cambio climático, subvenciones al cine mediocre, etc, etc, etc... Ahora coge todo ese dinero y destínalo a pagar las pensiones. De nada.

Puntuación 3
#10