Banca y finanzas

Telefónica, Metrovacesa y el exceso de capital, las huchas de BBVA en plena opa a Sabadell

BBVA quiere integrar Sabadell y desde el minuto uno dejó claro quesu mejor oferta es el canje accionarial propuesto de una acción propia por cada 4,83 del banco catalán. Así lo comunicó su presidente Carlos Torres por email a Josep Oliu para que lo trasladase al consejo de administración del catalán, antes de que decidiese sobre la propuesta y la rechazase, y así lo ha reiterado la cúpula del grupo vasco en reuniones con analistas e inversores.

Sin embargo, en el parqué no ha desarraigado la expectativa de que pueda mejorar la oferta, incluso, a contrarreloj si flaquease la adhesión de accionistas toda vez que la prima del 30% que incorporaba antes de filtrarse su interés o del 48% sobre las cotizaciones de ambas entidades en abril, hoy se limita al 8,07%, aunque el diferencial dependerá de cómo coticen ambos títulos cuando se abra el periodo formal de suscripción.

Las alternativas para elevar el atractivo pasan básicamente por elevar la valoración y/o incorporar un componente de pago efectivo. La cúpula de BBVA descartó un abono en cash con el argumento de que el canje es la mejor fórmula para los accionistas de ambos bancos puesto que la transacción puede demorarse hasta ocho meses en su ejecución por el propio procedimiento y las autorizaciones requeridas. Sin embargo, varias firmas de analistas barajaron ese abono en efectivo como la mejor fórmula para mejorar la propuesta, cubriendo así hasta un 10-20% de la valoración.

¿Con qué munición contaría BBVA? De un lado cuenta con entre 3.100 y 5.000 millones de euros en capital excedentario. Su ratio de capital más exigente CET1 se situaba en marzo en el 12,82% frente al 11,5-12% que el grupo tiene fijado como objetivo, muy por encima del 9,09% que le pide mantener el Banco Central Europeo (BCE). El nuevo colchón anticíclico que proyecta imponer el Banco de España, que supondrá un aumento del requerimiento sobre el 9,09% actual, le supondría un impacto de 1.200 millones de aquí al otoño de 2026 (otros 507 millones a Sabadell) si el supervisor no permitiese compensarlo con cargo a la holgada hucha excedentaria. Al margen de eso, BBVA cifra en 2.000 millones su capacidad de generar capital cada año.

Participaciones industriales

El banco cuenta con varias participaciones industriales en cotizadas, fácilmente desinvertibles porque son posiciones muy líquidas. Según los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), controla un 4,839% de Telefónica, cuyo valor asciende a unos 1.120 millones con la cotización de ayer; tiene un 20,85% de Metrovacesa, que roza los 315 millones en bolsa, y un 9,958% en Tubos Reunidos, próximo a los 12,50 millones. Tiene posiciones en diferentes fintech entre las que destaca Atom Holdco, una startup londinense valorada por encima de los 400 millones y que barajaba dar el salto a cotizar en bolsa.

Los analistas de Barclays apuntaban en un informe reciente, incluso, que pudiera jugar la carta con el británico TSB, filial de Sabadell. "Creemos que una venta de TSB, con términos en línea con la reciente transacción de Virgin Money, podría permitir a BBVA incluir un elemento de efectivo de hasta el 10% de la oferta, con un impacto incremental en CET1 limitado para los accionistas de BBVA", indicaba.

Su sugerencia tiene lugar después de que la misma cúpula de BBVA dejasen en el aire el encaje estratégico de TSB en el grupo con el argumento de que su estrategia es apostar por franquicias que tengan una cuota significativa en los mercados donde opera como ocurre en España, México y Turquía. A preguntas directas, explicaron que la decisión sobre TSB se tomaría en base a escala y la creación de valor para el accionista.

La posición en Telefónica es histórica, en base a una alianza estratégica que firmaron en 2000 y que sellaron con una toma de participaciones accionariales cruzadas y acuerdos y joint ventures en diferentes ámbitos, como la financiación de dispositivos en algunos países de Latinoamérica.

Sin embargo, con la irrupción en el capital de Telefónica de la teleco saudí (TSC) y la respuesta del Gobierno a través de la Sepi, BBVA aclaró ya en el otoño pasado que no reforzaría su posición, a diferencia de Criteria, que ha subido su cuota al 5 y suma un 7,5% en el grupo de Fundación La Caixa, al incorporar otro 2,5% de CaixaBank.

Se desmarca de la carrera en la 'teleco'

En Metrovacesa se especuló en su día que el banco vasco podría ser la puerta de entrada para que el magnate mexicano Carlos Slim lanzase una opa sobre Metrovacesa a través de FCC (controla un 20,939% de la compañía)con intención de controlarla primero y fusionarla después con Realia, que ya controla, a fin de gestar un gigante inmobiliario. Las huchas o recursos en balance son múltiples, aunque tendría que cambiar el relato sobre una mejora de la oferta en lo relativo a la valoración.

En su carta al consejo de administración de BBVA, Torres incide precisamente a Oliu que "BBVA no tiene ningún espacio para mejorar los términos económicos" y así lo compartían analistas e inversores. En apoyo de esta afirmación alegaba que mantuvo la prima del 30% pese al rally de Sabadell en abril, sumando así una prima del 48% desde entonces, y que BBVA había perdido 6.000 millones de su valor.

Hasta que se abra la suscripción de la opa debe solicitar y recibir las diferentes autorizaciones regulatorias, y la evolución de ambas cotizaciones será, al final, la que marque la ventaja o no de la oferta hoy sobre la mesa.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud