Periodista

La denominación del agua como oro azul no es ninguna exageración: es escasa y es imprescindible para la vida, lo que la convierte en un bien exclusivo. Por ello, como cualquier otro recurso de estas características, su control por parte de los territorios ocasiona conflictos. No en vano, el acceso al agua se ha convertido en uno de los principales problemas geopolíticos del siglo, sobre todo, si tenemos en cuenta que, aproximadamente, la mitad de la población mundial sufre una grave escasez de agua al menos durante una parte del año.