Vivienda

La Llave de Oro crece en Madrid con la compra de un mega suelo para 600 pisos

  • Una parte del proyecto, ubicado en Los Ahijones, se destinará al alquiler
  • La promotora se muestra crítica con la Ley de Vivienda

La promotora y constructora catalana La Llave de Oro avanza firme en su apuesta por Madrid con la compra de un mega suelo ubicado en Los Ahijones, uno de los desarrollos urbanísticos que se están impulsando en el sureste de la capital.

Se trata de la segunda operación que lleva a cabo la firma en Madrid, que aspira a que este sea a partir de ahora uno de sus mercados de referencia junto a Barcelona. Según han confirmado desde la compañía a elEconomista, el solar que han adquirido cuenta con una extensión de 225.000 m2, de los que 84.000 m2 son edificables con un uso residencial de 60.000 m2, tanto para vivienda libre como protegida. De esta última en su mayoría será bajo el formato de VPPL.

Con esta compra la compañía suma ya una cartera de alrededor de 850 viviendas en Madrid, ya que el nuevo suelo adquirido tiene capacidad para levantar unas 600 unidades aproximadamente.

Esta operación, en la que la firma catalana ha contado con el asesoramiento de Cuatrecasas para la due diligence, supone un paso importante para La Llave de Oro, que logra posicionarse en Madrid capital tras cerrar una primera compra en julio del año pasado en la zona de Las Sedas, en Alcalá de Henares.

"Nuestro objetivo en este mercado es diversificar el negocio tanto a nivel geográfico como por tipo de producto", explica Ferran Marsà, CEO de la promotora, que adelanta que se encuentran ya negociando una tercera operación y asegura que les gustaría "tomar posiciones también en el noroeste de Madrid para contar en nuestra cartera con un producto de rango más elevado".

Asimismo, el directivo reconoce que el mercado del suelo finalista "se está tensionando notablemente por la competencia que se genera entre los fondos a raiz de los proyectos de Build to Rent y las cooperativas, por lo que de momento nosotros nos vamos a centrar en el suelo en gestión".

Este es precisamente el caso de Los Ahijones, que todavía se encuentra en desarrollo. La primera fase del proyecto que va a levantar la empresa familiar contará con unas 200 viviendas, tal y como lo explica Nacho Pujol, director de Desarrollo de Negocio de la Llave de Oro, que apunta que la simultaneidad para esta fase está prevista para finales de 2022, por lo que la entrega de estas unidades podría darse en 2024. El directivo pone en valor la zona de Los Ahijones, donde ya tienen presencia otras grandes promotoras como Kronos, Habitat o Pryconsa, y destaca el hecho de que vaya a contar con un apeadero de Metro en la primera fase de las viviendas.

Rama patrimonialista

La estrategia de la compañía apunta también hacia el mercado del alquiler. En este sentido, su CEO explica que están trabajando para "dar un impulso a la rama patrimonialista a través del mercado de residencial", por ello "una parte de las 600 unidades que levantaremos en este suelo de los Ahijones serán destinadas al alquiler". Además, la firma cuenta ya con pisos en Barcelona, un hotel y un solar para levantar otro establecimiento turístico.

Por su parte, Pujol se muestra crítico con la futura Ley de Vivienda. "A la espera de conocer los detalles, entendemos que supondrá una mayor regulación del sector e inseguridad jurídica, que es lo contrario de lo que creemos que habría que hacer: incentivar y crear estímulos para que la oferta de alquiler y venta aumente y los precios se reduzcan, así como favorecer la colaboración público-privada mediante concesiones para ampliar el parque vivienda pública y asequible, la mejor vía para movilizar los suelos que las administraciones poseen pero que no se han puesto en carga por falta de recursos y know how", explica el directivo de la Llave de Oro.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.