Telecomunicaciones

Allianz, CDPQ y Vauban pugnan por el 49% de la fibra rural de Telefónica

  • Las firmas alemana, canadiense y francesa pasan el primer corte
  • Los tres fondos compiten por unos activos valorados en más de mil millones
  • La 'teleco' replicará en España el modelo ya operativo en Alemania

Telefónica encarrila la venta del 49% de su negocio español de fibra óptica rural tras recibir, al menos, tres ofertas por unos activos valorados en mil millones de euros. Hasta el momento, la alemana Allianz Partners, la canadiense Caisse de Dépôt et Placement du Québec (CDPQ) y la francesa Vauban Infraestructure Partners han accedido a la lista corta de candidatos, según ha podido confirmar elEconomista.es de fuentes conocedoras de la situación. A los anteriores podría añadirse un cuarto fondo, en una puja que debería formalizarse con ofertas vinculantes de los candidatos a lo largo de las próximas semanas. BBVA, AZ Capital y Uría Menéndez son los asesores legales y financiero de la operación.

El capital de la futura sociedad de fibra se lo repartirá Telefónica Infra, previsiblemente con un 41%. Telefónica de España se reservará el 10%, mientras que el 49% restante busca al mejor postor. La estrategia de la compañía de telecomunicaciones consiste en abrir la puerta a un socio financiero con el que compartir inversiones y generar eficiencias en un negocio llamado a crecer de forma extraordinaria en los próximos meses. Esa maniobra ya se ha ejecutado en otras regiones estratégicas para la teleco, como Alemania, Brasil y Colombia, y el modelo ejemplo llega ahora a España y tiene todos los visos de extenderse en otros mercados de la multinacional.

Dos de los candidatos a compartir joint venture con Telefónica Infra no necesitan referencias especiales en el grupo. Es el caso de Allianz Capital Partners, asociada con la teleco en Alemania, con un plan de inversiones de hasta 5.000 millones, suficiente como para sembrar el país germano con más de 50.000 kilómetros de fibra óptica.

Lo mismo ocurre con CDPQ, fondo que adquirió el 50% de FiBrasil a cambio de 268 millones, con el objetivo de construir, desarrollar y explotar una red mayorista de fibra óptica neutral e independiente en Brasil. Esta alianza prevé acelerar la cobertura de fibra hasta el hogar, para ampliar la huella inicial de 1,6 millones de hogares pasados a 5,5 millones durante un período de cuatro años.

Por otra parte, Telefónica Colombia vendió al fondo KKR el 46% de HoldCo, con activos valorados en 180 millones de euros. En virtud de esa alianza, la sociedad resultante prevé realizar inversiones para llevar la fibra óptica a hogares de 90 ciudades del país durante los tres próximos años.

Telefónica Infra (41%) y Telefónica España (10%) compartirán el control de la 'fiberco'

El pasado 16 de mayo, el grupo de telecomunicaciones abrió la ventanilla para recibir las muestras de interés por la fibra llamada a conectar a los habitantes de la España vaciada. En ese momento, al menos los representantes de las empresas alemana, canadiense y francesa presentaron sus credenciales. Como ya trascendió cuando Telefónica desveló su interés por optimizar sus activos de fibra en zonas rurales, el objetivo de los potenciales inversores se centrará en los despliegues Made in Telefónica en las localidades de menos de 20.000 habitantes, donde la multinacional confía en extender su huella en cinco millones de edificios, para así elevar su despliegue hasta los 32 millones de unidades residenciales.

Dada la regulación en el mercado doméstico, parece asumido que el Internet de alta velocidad llegará hasta el rincón más remoto del país. Para cumplir ese objetivo se requiere que las telecos extiendan sus redes en zonas inicialmente poco rentables, debido al escasa cifra de clientes, pero muy interesantes en el medio y largo plazo.

Inversiones en España

CDPQ, Allianz y Vauban ya cuentan con inversiones en infraestructuras en España y sus nombres han figurado entre los potenciales compradores en algunas de las operaciones más relevantes y recientes.

El fondo de pensiones canadiense desembarcó en el mercado ibérico en 2020 con la compra de una cartera de 216 MW fotovoltaicos a Q-Energy. Meses después, creó Velto Renewables para crecer en el segmento de las energías renovables y la firma negoció en su momento la adquisición a Brookfield de las plantas termosolares de Saeta Yield. En el ámbito de las telecomunicaciones, además del acuerdo con Telefónica en Brasil, CDPQ se hizo el año pasado con el 30% de la filial europea de American Towers (ATC Europe) por 1.600 millones.

Allianz, por su parte, pujó sin éxito a finales del año pasado por el 49% de Reinte, la sociedad que gestiona la red de fibra óptica de Red Eléctrica. Cuenta entre sus activos de infraestructuras en España con una participación en la sociedad titular de los activos de distribución de gas natural en España (GNDB) de Naturgy. En concreto, la aseguradora alemana adquirió junto con el fondo de pensiones canadiense CPPIB el 20% en 2018. Asimismo, en 2015 compró a Comsa sus participaciones en los tramos 2 y 4 de la Línea 9 del Metro de Barcelona y en el Metro Ligero Oeste (MLO) de Madrid. También incursó en 2019 en el negocio de las energías renovables con la adquisición de dos proyectos solares en Puerto Real (Cádiz) a Ansasol. Y su posición en el mercado español se multiplica en el ámbito inmobiliario, con varias compras de activos en los últimos años como la socimi Elix.

Mientras, Vauban Infrastructure Partners es uno de los fondos de infraestructuras que más operaciones ha sellado en los últimos años en España. La firma es el accionista de control del Metro de Málaga con un 76,3% -compró en 2021 a Infravia el 33,9%, y de la concesionaria de autopistas catalanas Cedinsa. También tiene participaciones en la autopista de peaje de Guadalmedina, Ciudad de la Justicia de Barcelona y de L'Hospitalet de Llobregat o en la línea 1 del metro de Barcelona o en la línea 1 del metro de Barcelona, y varios hospitales en Baleares, entre otras. El fondo de infraestructuras de Natixis ha entrado igualmente en energías renovables y a finales del pasado ejercicio adquirió el negocio de calderas de calor (district heating) a Suma Capital. En telecomunicaciones, el fondo galo estuvo en la fase final por Reintel y también se aproximó al proceso de Lyntia Networks.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Regulador Inquisidor
A Favor
En Contra

Ojo que aún siendo empresas privadas en la operación aún vendrá el "organismo Inquisidor," digo regulador y os obligará a cederlo con pérdidas hacia el artífice de ese gran actor.

Puntuación 4
#1
Usuario validado en elEconomista.es
BlanesDeNarvRam?n
A Favor
En Contra

¿y en qué se diferencia la fibra rural de la urbana o de la de Ibiza? ¿la puede usar solo una población de +65 y una juventud sin futuro y sin estudios? les meterán el altavista y el terra.es

Puntuación -3
#2