Empresas y finanzas

Telefónica estudia vender parte de su fibra óptica en España a partir de 2022

  • Los ingresos se destinarían al crecimiento inorgánico y no para reducir la deuda
  • Seguirá el modelo de las alianzas de fibra en Alemania y Brasil
Sede de Telefónica, en el Distrito de la Comunicación, en Madrid. eE

Telefónica está explorando todas las opciones a su alcance para impulsar su crecimiento a través de los recursos generados por la entrada de nuevos socios en su negocio de fibra óptica. Entre otras posibilidades, la compañía de telecomunicaciones medita poner en venta una participación de sus conexiones fijas de FTTH (Fibra hasta el hogar) en España, según informó ayer la agencia Bloomberg. La propuesta, ya planteada recientemente por los analistas de Citi, permitiría al grupo español obtener nuevos ingresos extraordinarios para destinarlos en nuevas oportunidades de negocio, como puede ser la adquisición de alguna compañía en sectores o mercados de especial potencial.

Por lo pronto, el grupo que preside José María Álvarez-Pallete no está apremiado por la reducción de deuda, como sucedía meses atrás, una vez que ha recortado su apalancamiento hasta unos relativamente confortables 26.200 millones de euros, según los datos de finales del pasado junio.

Salvo que irrumpa un inversor de forma sorpresiva, con una oferta extraordinariamente interesante, no parece que este tipo de operaciones prospere en el último trimestre del año, sino que quedará entre las tareas pendientes para el próximo ejercicio.

La agencia de noticias indica que Telefónica "está estudiando una posible escisión antes de un posible acuerdo para atraer a nuevos inversores, aunque las conversaciones se encuentran en una fase temprana y es probable que las negociaciones duren hasta 2022 como mínimo".

Activos de 15.000 millones

Las mismas fuentes estiman que el negocio de fibra óptica en España podría valorarse como una unidad independiente en unos 15.000 millones de euros. De hecho, la teleco "ha perseguido este tipo de ventas de participaciones en los últimos meses en medio de un par de años de desprendimiento de activos para recortar la deuda", señala Bloomberg.

Telefónica declinó realizar comentarios a este periódico sobre el asunto. No obstante, otras fuentes del mercado consultadas consideran que la teleco podría replicar los negocios ya emprendidos con sus infraestructuras de telecomunicaciones fijas en Alemania y Brasil.

En suelo germano, Telefónica y Allianz se reparten a partes iguales el 50% de participación en una compañía, bajo un modelo de co-control. Así Telefónica Infra ostenta un 40% y Telefónica Deutschland/O2, un 10%, frente al 50% de Allianz Capital Partners.

En Brasil, Telefónica ha creado FiBrasil, una nueva sociedad diseñada para el despliegue de red en el gigante latinoamericano. A cambio del 50% de la empresa, la teleco ha ingresado 268 millones.

Un socio como Allianz o CDPQ

Telefónica tiene el ejemplo alemán y brasileño para replicarlo en el mercado español de fibra óptica. En aquellos países, el grupo de telecomunicaciones ha compartido sus activos fijos más valiosos con Telefónica Infra y con la filial del país en cuestión, además de con un socio industrial. Allianz participa en Alemania mientras que en Brasil ha cedido el 50% de la nueva sociedad FiBrasil al fondo canadiense CDPQ.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud