Opinión

Biden también es un proteccionista

  • El actual presidente presume aún más que Trump de las trabas que pone al comercio exterior
Joe Biden y Donald Trump en un debate electoral de las elecciones anteriores.

Si escuchamos a sus animadores más entusiastas, el presidente Biden debería estar ya tan por delante en las encuestas y apenas importaría quién fuera su rival republicano por la Presidencia. Al fin y al cabo, la Bidenomics, al menos según el establishment económico, y los asistentes a Davos este mes, ha sido un éxito rotundo. Ha desplegado la energía y la visión de un Estado decidido a impulsar la industria estadounidense. Se ha hecho con el liderazgo mundial en las industrias que impulsarán la transición Net Zero. Ha llevado la lucha industrial a China, restableciendo el liderazgo estadounidense en la economía mundial, y ha creado millones de empleos verdes bien remunerados que han devuelto la prosperidad a la clase trabajadora. Es un éxito triunfal y popular, que debería asegurar cómodamente la reelección.

El problema es que no es así. De hecho, el índice de aprobación de Biden ha caído a sólo el 33%, el más bajo para un presidente en funciones desde 2006, mientras que el 58% desaprueba activamente su trayectoria. En cuanto a la economía, su índice de aprobación baja al 31%, y la gran mayoría de los estadounidenses opina que ha hecho un mal trabajo en la gestión de las finanzas del país. Puede que Trump le gane si es el candidato republicano, pero lo mismo puede decirse de cualquiera de los candidatos más convencionales.

En realidad, los éxitos de la Bidenomics han resultado muy vacíos. Es cierto que la tasa de crecimiento ha sido muy buena en 2023, con una rápida expansión de la economía del 5,9% anualizado, cifras que parecen asombrosamente buenas vistas desde este lado del Atlántico. El año pasado, México superó a China como principal socio comercial del país. Y a pesar de su compromiso con la lucha contra el cambio climático, Biden ha permitido que se abran nuevos yacimientos petrolíferos, y EEUU ha vuelto a ser el mayor productor de petróleo del mundo, y el petróleo es ahora su principal producto de exportación (de hecho, casi todos los buenos resultados de la economía estadounidense en la última década pueden explicarse por su autosuficiencia energética). Sin embargo, ha habido grandes problemas, y los votantes se han dado cuenta cada vez más.

En primer lugar, se ha producido un enorme aumento del déficit para pagarlo todo. Sólo en diciembre, ascendió a 129.000 millones de dólares, un 44% más que en el mismo mes de 2022. Y eso, recordemos, en un momento en el que EEUU crece bien, el desempleo es bajo y no hay grandes crisis que afrontar. En el primer trimestre del año fiscal en curso, el déficit superó los 500.000 millones de dólares, un 52% más que un año antes. En realidad, el gasto desenfrenado está llevando al país a la bancarrota.

Más importante aún: Biden es escandalosamente proteccionista. El actual presidente presume de su voluntad de librar guerras comerciales, incluso más que Trump, imponiendo aranceles a una serie de bienes y negándose a firmar acuerdos incluso con aliados como Reino Unido. El problema es que, como podría decir cualquiera que esté familiarizado con cualquier forma de economía aparte de la de Biden, el proteccionismo perjudica a los consumidores, haciendo subir los precios y reduciendo las opciones. Empeora la situación de todos, y no es de extrañar que se hayan dado cuenta.

Por último, la mayor parte del dinero gastado en el marco de la extrañamente llamada Ley de Reducción de la Inflación está siendo esquilmado por unas pocas empresas que están construyendo las fábricas de chips, las plantas de baterías y los sistemas de energía eólica y solar que el programa subvenciona. Esto es estupendo para un puñado de ejecutivos y, ocasionalmente, para sus accionistas, pero ya hay pruebas de un despilfarro a escala épica.

En realidad, Biden es un perdedor nato de votos, y con razón. Su programa es excesivamente caro, con algunas estimaciones que sugieren que la factura final podría superar el billón de dólares; gran parte del dinero se malgasta; y muy poco de ello mejorará realmente la tasa de crecimiento a largo plazo, o hará algo para que el estadounidense medio se sienta mejor. Esto hace que la carrera esté muy abierta, y es muy probable que gane el candidato republicano en noviembre. Y lo que quizá sea más importante para la economía mundial, significa que todo el programa Bidenomics probablemente llegará a su fin muy pronto. Se eliminarán las subvenciones, se reducirá el proteccionismo y quienquiera que ocupe la Casa Blanca tendrá que hacer frente a un déficit que está fuera de control.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud