Opinión

Para parar la guerra habrá que cortar el gas y el crudo rusos

PV

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, anunció el jueves por sorpresa que "habrá que moverse un poquito más rápido" en los tipos de interés, horas después de que el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), el español Luis de Guindos, fijara en julio la fecha más probable para el primer encarecimiento del precio del dinero desde la gran crisis de 2008. La Fed se prepara para un alza adicional de medio punto en mayo, mientras que el BCE podría subirlos hasta tres veces hasta finales de año.

¿Qué está pasando para que los bancos centrales aceleren las restricciones de su política monetaria? La constatación de que la guerra de Ucrania va a ser larga, unido al temor a un empeoramiento de los problemas en los suministros de materias primas o semiconductores por la crisis del Covid china amenazan con prolongar las tasas de inflación cercanas a los dígitos.

La audacia del Ejército ucraniano en actos como el hundimiento del principal barco de guerra de la flota rusa en el Mar Negro, el portamisiles Moskva, o la resistencia a rendir la acería de Azovstal, en Mariúpol, unido a la escalada en la entrega de armamento occidental apunta a que el conflicto puede mantenerse más allá del próximo invierno, en caso de que Putin no logre hacerse pronto con el control del Donbás.

Una hipótesis que cobra vigor también después de los sonoros fracasos de su Ejército, que tuvo que abandonar sus objetivos en el Oeste del país, incluida la capital, Kiev.

Entre los expertos, se manejan dos hipótesis, y ninguna es positiva para la economía. Que Putin se ponga nervioso por la falta de victorias que exhibir ante la población rusa y use algún tipo de arma nuclear táctica, lo que nos retraería a 1945, con la utilización de la bomba atómica en Hiroshima. O que Europa se decida a cortar las compras de petróleo y gas rusos, ante la ineficacia de las sanciones adoptadas hasta ahora.

La prueba de que Putin está preocupado por la marcha del conflicto bélico fue el lanzamiento del misil intercontinental Satam II, capaz de albergar una docena de cabezas nucleares y alcanzar objetivos al otro lado del planeta. Los expertos en balística ponen en duda las capacidades del proyectil, pero no la posibilidad de usar armas químicas o nucleares en Ucrania.

Un acto de barbarie de ese tipo obligaría a escalar las sanciones y cortar el gas. Alemania se ha quedado sola junto a Hungría en la negativa a restringir las importaciones de hidrocarburos. El canciller Olaf Scholz sufre cada vez más presiones en los parlamentos alemán y europeo para tomar una medida en ese sentido.

Cerca del 40% de la industria germana es ya partidaria de proceder al corte radical del suministro, según una encuesta reciente, mientras que el alto representante para la Política Exterior y de Seguridad de la UE, Josep Borrell, anima a los países a que interrumpan las compras de manera unilateral, sin esperar a una votación en el seno de la UE.

El ministro de Exteriores comunitario se une así al coro de voces de expertos, que asegura que Putin solo detendrá la contienda cuando se quede sin dinero para financiarla. Actualmente, el 40% de los ingresos públicos rusos, unos 700 millones diarios, procede de la venta de hidrocarburos.

Hasta ahora, las sanciones no han logrado su objetivo. El rublo se mantiene relativamente estable, hasta el punto de que el Kremlin volvió a autorizar, aunque con cautela, las compras de divisas entre la población. El FMI evaluó en 8,5 puntos el impacto sobre el PIB ruso, un porcentaje parecido a la pandemia, que se reducirá a 2,3 puntos en 2023, mientras que la caída en Ucrania será del 35 por ciento del PIB, cuatro veces más.

El impacto se sentirá a medio o largo plazo por la ruptura de los lazos comerciales, pero Putin presume de que los sustituirá por la cooperación con China e India y otros países latinoamericanos.

El principal asesor de la política de las reformas económicas emprendidas por el presidente ruso entre 2000 y 2005 y un profundo conocedor del estado de sus finanzas, Andrey Illaniorov, asegura que el Kremlin estaría obligado a paralizar su maquinaria de guerra en "uno ó dos meses" si se produce el bloqueo occidental a sus hidrocarburos.

La maniobra es arriesgada. Pero si Alemania completa sus reservas de gas tendría para mantener su actividad cuatro meses, un tiempo suficiente, en opinión de Illaniorov, para hundir a Putin.

Por el contrario, si la guerra se mantiene, Europa sería el continente más perjudicado, con la pérdida de 1,1 puntos de crecimiento, frente a sólo tres décimas en Estados Unidos ó las cuatro décimas de China. En el Viejo Continente, Alemania e Italia, los más dependientes del gas ruso, se llevan la palma, con descensos adicionales de su actividad este año del 1,7 y el 1,5 por ciento, respectivamente.

El organismo financiero internacional advierte de que el deterioro económico y los shocks inflacionarios se agravarían en caso de que se produjera un incremento de las sanciones, aunque no especifica cuánto. Una consulta entre expertos realizada por elEconomista estima que la merma en el crecimiento de la Eurozona se duplicaría, hasta los 2,2 puntos en este año, y metería de nuevo a Alemania en recesión.

El Banco de España estimó hace unas semanas una caída de 1,3 puntos del PIB y un alza de la inflación entre un punto y punto y medio en neutro país en caso de que se dejara de consumir gas ruso. Pero advirtió que los que más sufrirían serían los países del Norte de Europa. La cuestión está en cuánto puede aguantar Rusia, porque el rebote que se produciría en todo el mundo sería fortísimo en caso de que acabara la guerra.

Alemania tardarás hasta 2030 en sustituir con fuentes alternativas la dependencia de Moscú, lo que prolongará las incertidumbres y mantendrá las tensiones inflacionistas un largo tiempo. Este es el escenario central que comienzan a barajar los bancos centrales.

Con este panorama, ¿cómo hay que actuar para impedir una recaída mayor de la actividad? Esta es una cuestión que se pregunta el FMI. El organismo internacional recomienda adoptar medidas para aliviar precisamente a los colectivos y las sociedades más vulnerables, que más han sufrido desde la pandemia y que soportan un endeudamiento muy elevado.

En este aspecto, el nuevo presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, irrumpió esta semana en la escena política con la presentación de un Plan de Defensa de las Familias y de la Economía, que va en esta línea.

El PP propone la entrega de un bono de hasta 300 euros para ayudar a las personas vulnerables con ingresos inferiores a 17.000 euros, que no pagan impuestos, así como deflactar la tarifa del IRPF para los hogares con rentas inferiores a 40.000 euros brutos.

Según los datos facilitados esta semana por el Registro de Economistas Asesores Fiscales, más de la mitad del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) corresponde a las personas con ingresos brutos superiores a 60.000 euros anuales, 912.695 contribuyentes, que representan el 4 por ciento del total y que, naturalmente, quedarían excluidos de esta iniciativa.

Otros 45.000 millones tributan las rentas inferiores a 60.000 millones, y alrededor de 30.000 millones los que ganan menos de 40.000, justo el segmento al que va dirigido el plan del PP. Se trata del grupo que menos impuestos paga, entre otras cosas porque los que ganan menos de 14.000 euros están exentos del IRPF.

Es difícil calcular el coste de esta medida concreta para Hacienda, pero podría superar los 2.000 millones para una inflación estimada de 6,5 por ciento en 2022. Teniendo en cuenta que el Estado ingresa 7.500 millones adicionales sólo por la subida de los carburantes, se devolvería sólo una parte de lo que ingresa de más. El coste del conjunto de las medidas de Feijóo es de 10.000 millones, más o menos el incremento previsto en recaudación para este año por culpa de la inflación y la guerra.

El plan de choque del Gobierno, por contra, rebaja impuestos a la electricidad, junto a la bonificación de los combustibles para toda la población por igual y, por tanto, favorece más a las rentas altas, que son los que más consumen.

El problema es que el Gobierno está embarcado en un incremento del gasto público desmedido, como el de las pensiones, que requerirá un incremento de los ingresos fiscales para financiarlo. Sobre todo teniendo en cuenta la subida de tipos que viene.

comentarios21WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 21

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

A Favor
En Contra

Yo no se que le han dado de fumar en Europa a nuestros "representantes"... pero cuando se les pase el colocón y bajen desde los mundos de Yupi... el susto va ha ser mayúsculo. Lo malo es que ya no tendrá remedio y la cruda realidad les hará entrar en pánico. "Al tiempo".

Puntuación 30
#1
Tomas Morales
A Favor
En Contra

Querido Director

Olvídate si es posible de que eres director de un medio de la OTAN, y analiza lo que pasa por lo que pasa.

Rusia ha liberado Mariupol y Putin se niega a provocar una carnicería, una de esas que tanto gustan para acusar a los carniceros de plantilla, porque tiene encerrados a los nazis en su propia prisión.

Solo mira la popularidad de Putin y la comparas con la de los líderes del mundo "libre" como Biden, o Johnson o la del mismo Antonio.

Y el occidente cobardica en cuanto se le apriete un poquito sale llorando y pidiendo perdón.

Rusia puede poner en la mesa veinte millones de muertos. Occidente ni tres.

Querido Director, que no. Que tus lectores son los más inteligentes del mundo occidental.

Puntuación 6
#2
Usuario validado en Google+
José Galeano
A Favor
En Contra

No se cuanto te han pagado los yankis por escribir este penoso artículo.

Tanto si lo han pagado, como si eres así de ignorante, ultima vez que leo elEconomista.

La primera parte es un cúmulo de medias verdades y desinformación.

La segunda un crimen contra los ciudadanos europeos. Ninguna sanción va a parar esa guerra, a ver si os dejáis de creer vuestras propias mentiras.

Para los rusos, no solo para Putin, es una guerra tan existencial como la II Guerra Mundial, y no se va parar con sanciones.

Y las sanciones las sufriremos pero bien sufridas los ciudadanos y empresas europeas.

Vergonzoso

Puntuación 11
#3
JuanSinMiedo
A Favor
En Contra

No lo entiendo..... Pero si yo, creía que con el viajecito a costa de esos impuestos que no se pueden bajar, D. Narciso, lo iba a solucionar todo, solo con su bella presencia!!

Menos mal que los perjudicados iban a ser lo rusos, porque ya falta poco para que Rusia salga perjudicada, y los europeos de sus "estados del bienestar, ecoverdes-ecologicos-progres" desaparezcan del Mapa-Mundi.

Repito lo que ayer afirmé...."NUNCA EN LA HISTORIA, EL PLANETA HA TENIDO A TANTO INÚTIL, INCAPAZ, DESGOBERNANDO, DA IGUAL EL CONTINENTE, DA IGUAL LA REGIÓN, DA IGUAL LA IDEOLOGÍA"

Puntuación 28
#4
Usuario validado en elEconomista.es
aviamquepasa
A Favor
En Contra

Estamos acabados, se dice: rebajar el precio de la electricidadfavorece a los mas ricos. Vale, pues subidla, no pasa nada. Y ya que estamos, subid el precio de todos los productos del supermercado, seguro que los ricos consumen mas…

Puntuación 17
#5
hp
A Favor
En Contra

Aquí lo tienen fácil, estamos desarmados y ya dos años de masacre, secuestro, robo, envenenamiento y asesinato. VIVA ETA y RUSIA. Es ilegal excusa de un muerto (pandemia, guerra,...) diez asesinatos.

Puntuación -10
#6
VIO
A Favor
En Contra

Esta vez no comparto el enfoque del siempre agudo e incisivo A.G. Ayora. La guerra de Ucrania empieza tras las revueltas del Maidán de 2013 y 2014, con las elecciones que gana acusado de fraude Petró Poroshenko, oligarca corrupto de Kiev y uno de los hombres más ricos del país, al que se le conoce como El Rey del Chocolate. Su clara decantación por la Unión Europea y su desastrosa gestión económica arrastran a Ucrania a una completa recesión. Si a ese cuadro se le añade su espíritu ultranacionalista que le lleva a prohibir el idioma ruso en Ucrania, a sabiendas que la zona oriental del Donbáss formada por las regiones de Donetsk y Luhansk están habitadas mayoritariamente por ucranianos pro rusos, les obliga, ante esta provocación, a levantarse en su contra exigiendo la independencia del régimen corrupto y centralista de Kiev. Para reprimir estas derechos del pueblo del Donbáss por su libertad, a Poroshenko solo se le ocurre que enviar a reprimirlos al tristemente célebre Batallón Azov, formado por ultranacionalistas ucranianos de ideología filonazi. Con ello estalla una guerra civil que prácticamente llega hasta ahora, donde este batallón actúa impunemente utilizando a la población civil como escudos humanos y cometiendo todo tipo de desmanes que la prensa occidental no se preocupa de airear, pero que se pueden considerar de genocidio contra la humanidad. Al final interviene Rusia y estamos donde estamos. Satam II es una clara advertencia a occidente. Por lo demás, no se entiende el deseo de quebrar económicamente a Rusia para convertirla en un caos tipo Libia de consecuencias desastrosas e impredecibles. Estados Unidos se ha quedado, tal como quería, el suministro de gas licuado a Europa, de modo que ahora hay que forzar al régimen de Kiev a llegar a un acuerdo con Rusia cuanto antes y que acabe la guerra. La península de Crimea siempre ha sido rusa desde los tiempos de Catalina II la Grande que la conquistó a los otomanos. La región del Donbáss se declara independiente y sin armas, y el resto de Ucrania ingresa en la Comunidad Económica Europea. Proseguir la guerra y darle a China e India el acceso ilimitado a todas las reservas de gas, petróleo y materias primas rusas a bajo precio les va a favorecer enormemente en su futuro desarrollo económico. Ese sí que va a ser un problema de otro nivel de prioridad. Por otra parte, cuando Europa dependa por completo del gas licuado americano veremos a qué precio se lo hemos de comprar. Aquí nadie habla de esta cuestión, pero les vamos a pagar las kilocalorías en oro. Estados Unidos nunca regala nada. Por otra parte, dado el nivel generalizado de corrupción ucraniano, las armas modernísimas que le estamos enviando alegremente se van a revender rápidamente a otros países, y solo entonces empezaremos a preocuparnos de en qué manos acaban. Suerte tendremos si no actúan contra nuestros propios intereses.

Puntuación 22
#7
CARLOS
A Favor
En Contra

Muy bien,además lo que pueda comentar cada pringao en este foro o en otro, se la suda a Europa y a sus dirigentes.Porque esa medida ya se tomó así la guerra continúe o no.Se cortará el gas ruso pronto.

Puntuación -3
#8
Q
A Favor
En Contra

Y si dejamos de dar armas, no se pararía antes la guerra?

Puntuación 2
#9
M.
A Favor
En Contra

#2 - Venga, tú el primer muerto.

Eres más tonto que cuando te cagó la zo-rr$A de tu madre.

Puntuación -7
#10
Pepe
A Favor
En Contra

El director de un diario llamado “ el economista “ debería haberse percatado ya que esto no es una guerra en Ucrania sino que es una guerra mundial económica y Europa es la primera víctima. Lo demás es un teatro de marionetas para despistar a los incautos.

Puntuación 18
#11
Chuspi
A Favor
En Contra

Cuanto anormal hijo de Putin veo comentando por aquí. Espero y os deseo que os invadan y os pongáis de rodillas a comer nabos para que haya paz.

Sois una banda de sin vergüenzas, dais mucha pena.

Puntuación -13
#12
A Favor
En Contra

Sí, de acuerdo, el mejor remedio contra el dolor de cabeza es cortarse la cabeza.

Puntuación 10
#13
Usuario validado en Google+
Luis G.M.
A Favor
En Contra

Para parar la guerra habrá que negociar. Ceder un poco cada uno y alcanzar un acuerdo digno para todos (incluso para USA)

Puntuación 7
#14
Usuario validado en Google+
Luis G.M.
A Favor
En Contra

Para alcanzar la paz habrá que negociar. Ceder todos un poco y alcanzar un acuerdo digno (incluso para USA)

Puntuación 2
#15
A Favor
En Contra

Alemania le está pagando la guerra a Putin, yo creo que es un país lo suficientemente desarrollado para encontrar otras alternativas energéticas que no sean entregar a Rusia cientos de millones que necesitan para seguir masacrando ucranianos.

Puntuación -5
#16
Teudis Carmona
A Favor
En Contra

LA VERDAD: El nacionalismo ucraniano aprovechando la descomposición de la URSS.Se llevó territorios de la Federación Rusa habitada por rusos. Estos llevan muchos años tratando de irse de Ucrania eso nos explica lo que sucede. Si se añade que Occidente lleva décadas humillando a Rusia, menospreciando la...

Los dirigentes españoles y el Sr. Josep Borrell, consideran a la UE una gran vaca para ordeñar sus fondos para conseguir derechos.privilegios..Ahora quieren que la UE no consuma combustibles de Rusia que se arruina la UE a los españoles nos la trae floja puesto que España no tiene dependencia de Rusia. La solidaridad española es para conseguir fondos.para convertirse en una isla energética con el gas.. SOMOS LOS QUIJOTES.siempre para nuestra saca.nuestro beneficio...

Puntuación 2
#17
A Favor
En Contra

Después de leer los comentarios la única conclusión a la que llego es que seguimos divididos entre dos posiciones políticas irreconciliables. Tuvimos la gran desgracia que el comunismo ganó la IIGM e impuso su ideología distópica en Occidente, sin darnos cuenta de que el comunismo no es más que una consecuencia de la esquizofrenia histórica rusa, única monarquía europea que no llegó a salir del medievo y que fue sustituida por un sistema aún peor, donde el ser humano no valía (ni vale) una boñiga. Había tanto político iluso en Occidente abducido por el comunismo de salón, o sea, la socialdemocracia, que creyó que el crack de la URSS en los '90 traería a los rusos a su lado. Y se pusieron a hacer negocios unos cuantos, muy socialistas todos - vendieron su alma al diablo vía gas y petróleo, a lo Schroeder - sin saber que para los rusos, el ser humano sigue siendo una boñiga. Y una vez comprobado en Ucrania (sin quitar a los ucranianos sus pecados que también son muchos pero no menores que los nuestros) y en la situación actual, lo único que está claro es que Putin ha escogido el camino de la autodestrucción, al estilo Führer, y hagamos lo que hagamos, tenemos garantizadas unas cuantas bombas atómicas en nuestro territorio de comunismo de salón. Putin no sobrevivirá a esta guerra, pero morirá matando. Ése es el final, y habrá dos grandes vencedores, USA y China, y un gran perdedor, Europa (eso si, nos animará Greta Thumberg a lo Marlene Dietrich).

Puntuación -2
#18
Teudis Carmona
A Favor
En Contra

PARA EL 18.- el nacionalismo ucraniano aprovechando la descomposición de la URSS.Se llevó territorios que siempre formaron parte de Rusia. Estos territorios además estaban habitados por rusos. El afán del nacionalismos de preponderar a los suyos lleva a despreciar a los otros. De forma que estos rusos humillados, acosados,..deciden independizarse.

El conflicto termina con la intervención de Rusia.Por que desde el principio los EE.UU llevan fomentando el nacionalismo de Ucrania. Para de esta forma hundir a Rusia. Y lo que representa.

El pueblo ruso y sus dirigentes quieren formar parte de Occidente pero no a cualquier precio. EE.UU hundió la voluntad de muchos pueblos como España, México, Alemania,Japón, Irak, Libia,..y ahora lo intenta con Rusia.

El problema es que el pueblo ruso se identifica con el objetivo de sus dirigentes en este tema. Y Putin es un moderado y conviene a Occidente que sobreviva. Es más su posición occidental siempre convendrá a EEUU y la UE antes que un pragmático que se decante por China y Oriente. Y perciba a Occidente como el enemigo a batir.

Puntuación 2
#19
Tomas
A Favor
En Contra

Sr Director: hágaselo mirar. Lo que Ud propone no sólo es inviable, es SUICIDA. Las sanciones de la UE sólo están dañando a los ciudadanos europeos a favor de los USA y la OPEP, mientras que están echando a Rusia, con todas sus reservas energéticas, en manos del gran enemigo: China. Lo que Ud propone es mandarnos a todos a la posguerra! Sigamos el ejemplo de Israel, y que rusos y ucanianos arreglen sus diferencias entre ellos.

Puntuación 3
#20
Jose
A Favor
En Contra

Ninguna acción puede detener la guerra ya que en el momento que se corten las relaciones economicas rusia lo venderá en Asia y a mejor precio.

Puntuación 0
#21