Opinión

Alemania puede prohibir la energía rusa

Las fábricas de productos químicos podrían tener que cerrar durante seis meses. La línea de producción de Volkswagen sólo podría funcionar tres días a la semana. El gobierno podría tener que aumentar su endeudamiento durante un año, o quizás incluso dos, y el PIB podría caer un cuatro o quizás incluso un cinco por ciento. Nadie pone en duda que una prohibición total de las importaciones de petróleo y gas ruso sería un castigo para la economía alemana, ni que afectaría a su formidable maquinaria industrial y exportadora.

Pero, agárrense. Este es uno de los países más ricos del mundo, con uno de los niveles más bajos de deuda. En realidad, el régimen de Merkel, y su predecesor socialdemócrata, cometieron un enorme error histórico al permitir que se volviera tan totalmente dependiente de Moscú para mantener las luces encendidas. Debería ser lo suficientemente grande como para admitirlo y cambiar de rumbo. Por supuesto, anuncia reducciones. Pero eso no es suficiente. Puede permitirse una prohibición total e inmediata si lo desea. Y si Alemania no está dispuesta a dar ese paso, difícilmente merece formar parte de la alianza occidental, ni considerarse parte del club de las naciones civilizadas.

Desde que Vladimir Putin lanzó su brutal asalto a Ucrania, Estados Unidos, la Unión Europea, Gran Bretaña, Japón y muchos otros han lanzado una creciente gama de sanciones contra su régimen. A los oligarcas se les han confiscado sus bienes, las empresas se han retirado del mercado ruso, se han prohibido los vuelos y los bancos se han exiliado de la red de pagos. Todo ello afectará a Rusia. De hecho se estima que el PIB ruso caerá entre un 10 y un 20% este año, lo que hará que la guerra sea cada vez más difícil de financiar. Y sin embargo, todavía hay un agujero en el paquete. El petróleo ruso, y sobre todo el gas, sigue llegando a Europa. Con el precio al alza, Europa, y en concreto Alemania, envía 800 millones de euros al día a Moscú. Mientras esto continúe, Putin y sus compinches pueden simplemente encogerse de hombros ante las sanciones, y seguir bombardeando ciudades ucranianas.

Alemania ha empezado a dar algunos pasos modestos en ese sentido. Las importaciones de petróleo ruso se reducirán a la mitad en verano, y el carbón se acabará en otoño. La UE, a la que nada le gusta más que presentar un plan sin coste ni financiación, ha presentado algunas ideas para acelerar la transición a las energías renovables y se plantea prohibir el carbón. Sin embargo, sólo hay una medida real que marcará la diferencia. Prohibir todas las importaciones de petróleo con efecto inmediato, y desconectar el gasoducto.

Ahora mismo, los dirigentes del país insisten en que eso es sencillamente inviable. El canciller Olaf Scholz alega que costaría demasiados puestos de trabajo, mientras que el ministro de economía Robert Habeck ha advertido de la existencia de disturbios sociales. ¿En serio? ¿Alemania se paralizaría sin la energía rusa? Los ministros pueden argumentar eso si quieren, pero la verdad es que la afirmación no resiste un examen serio.

Un análisis del respetado Instituto Bruegel estima que el petróleo enviado desde Rusia podría ser sustituido por suministros de otros lugares en seis meses. Con los precios por encima de los 110 dólares el barril, la producción, tal y como se sospecha, está empezando a dispararse de nuevo. Habría que hacer algunos ajustes en cuanto a calidades y puertos, pero es ridículo argumentar que Alemania no puede pagar todo el petróleo que necesita. Del mismo modo, el carbón puede ser sustituido en un año. Los suministros de gas son, sin duda, más complicados. Pero también pueden detenerse. Un análisis de Benjamin Moll, profesor de economía de la LSE, establece una comparación con el cierre de las centrales nucleares en Japón tras el desastre de Fukushima (la energía nuclear representaba el 30% de la electricidad japonesa en ese momento, pero se redujo a cero en un año). Basándose en esto, el análisis sugiere que el impacto en el PIB alemán podría ser del orden del 1%. Para ser justos, puede ser demasiado bajo. En Alemania, las estimaciones del impacto global sobre el PIB varían entre el tres y el cinco%. Sin embargo, lo importante es esto. Es significativo, pero no es catastrófico.

Y, por supuesto, también hay que tener en cuenta todas las medidas que el gobierno podría tomar para mitigar el impacto del cierre de los oleoductos. ¿Por ejemplo? Alemania tiene una enorme industria química que consume mucha energía. Si se cierra durante un año, se necesitaría mucho menos gas. Podría poner las fábricas de automóviles en una semana de tres días (después de todo no van a vender tantos Beamers o Mercs en Moscú este año). Podría imponer el trabajo en casa para el personal no esencial, o podría poner un límite de velocidad bajo en las autopistas. Si pudo hacer ese tipo de cambios drásticos para controlar la propagación del Covid 19, no es descabellado pedir que haga al menos lo mismo para mantener a Europa libre y segura. Claro que costará algo de dinero. Habrá que despedir a los trabajadores y ofrecer a las empresas subvenciones para suspender la producción. Pero Alemania sólo tiene una relación entre la deuda y el PIB del 70%, una de las más bajas del mundo desarrollado. Si se ponen diez puntos en esa proporción, ¿qué importa? Apenas importa.

En realidad, Alemania cometió un enorme error histórico al permitirse depender tanto de la energía rusa. Su establishment industrial y político se permitió creer que Rusia podía ser domada y que nunca se arriesgaría a perder el acceso a los mercados europeos. Fue una decisión terrible. Y, sin embargo, podría corregirlo si quisiera. La inversión de la situación afectaría al PIB. Pero se recuperaría en un año o 18 meses. Un país tan rico como Alemania puede permitírselo perfectamente. Se esconde vergonzosamente tras la excusa de que el coste es demasiado alto, y hasta que no cierre el grifo no merece que se le tome en serio.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud