Opinión

Así sacudirá Ucrania los mercados

La tensión se mantiene en Ucrania

Podría ser sólo un farol. Las tropas podrían estar simplemente en ejercicios. Y unas cuantas llamadas telefónicas entre los presidentes podrían rebajar la tensión. Sin embargo, no cabe duda de que se está gestando un grave conflicto en la frontera oriental de Europa, a lo largo de la frontera entre Rusia y Ucrania. Estados Unidos ya ha advertido a sus aliados de que es posible una invasión, y eso no puede descartarse.

Si ocurre lo peor, será sobre todo una crisis política, militar y estratégica mientras Occidente decide la magnitud de su respuesta. Sin embargo, también desencadenará una crisis financiera, para la que los mercados no están peligrosamente preparados. Si el conflicto se convierte en una guerra a tiros, los precios de la energía se dispararán, al cortarse el suministro de petróleo y gas; el euro sufrirá una catastrófica pérdida de confianza al quedar expuestos los dirigentes europeos como irremediablemente complacientes; y habrá un aumento de la inflación al quedar devastadas las cadenas de suministro, y los bancos centrales imprimirán aún más dinero para pagar el reequipamiento de los ejércitos. En realidad, una invasión supondría una enorme conmoción para la economía mundial, que se extendería a todos los países y haría caer los mercados en todas partes.

Queda por ver si el conflicto entre Rusia y sus vecinos se intensifica. Sin embargo, no se puede confundir la forma en que ha aumentado la tensión. Los precios del gas se han disparado en medio de las especulaciones de que el presidente ruso Vladimir Putin está reteniendo el suministro para presionar a Occidente. Los migrantes se han convertido en armas a lo largo de la frontera entre Polonia y Bielorrusia. Y ahora las tropas rusas se están concentrando en la frontera ucraniana. Funcionarios estadounidenses ya han comenzado a informar a sus aliados de que es posible una invasión, con la intención de Rusia de repetir su anexión de Crimea en 2014 a una escala mucho mayor. Ucrania no es miembro de la OTAN, y no habría ningún requisito formal del tratado para acudir en su ayuda. Y sin embargo, una agresión a esa escala difícilmente podría ser ignorada. Al igual que con una posible invasión china de Taiwán (que podría ocurrir fácilmente mientras todo el mundo está distraído con Europa del Este) los mercados son peligrosamente complacientes al respecto. Y, sin embargo, además de provocar una crisis militar, eso sería también una crisis financiera, y una que sería tan grave como el crash de 2008 y 2009. ¿Cómo sería eso? He aquí tres puntos de partida.

En primer lugar, y de forma más evidente, crearía una crisis energética. Rusia es un gran exportador de petróleo y gas. La mayor parte de Europa se ha permitido volverse peligrosamente dependiente de sus exportaciones de energía, y más aún con el nuevo gasoducto Nord Stream 2 que pasa por encima de Ucrania. Si la guerra se calienta, será imposible que eso continúe. O bien Rusia corta el suministro por sí misma, o bien habrá que imponer sanciones para detener las importaciones. Sin embargo, el 60 por ciento de la energía de Alemania proviene de Rusia. En un mercado global restringido, será imposible abastecerse de Qatar y otros lugares. Sencillamente, no hay suficiente petróleo y gas disponibles. ¿El resultado? Los precios se multiplicarán por cuatro o cinco en una lucha desesperada por el suministro, e incluso entonces habrá que cerrar muchas fábricas y oficinas en toda Europa para conservar la energía a través del ganador.

A continuación, espere una enorme caída del euro. Una invasión de Ucrania sería una crisis mundial, pero sobre todo europea. Polonia, Eslovaquia y Rumanía, todas ellas dentro de la UE, estarían justo en la primera línea del conflicto. La clase política del continente -y una élite alemana que lleva años adhiriéndose a Rusia- quedaría expuesta como imprudentemente complaciente y desesperadamente desprevenida. Es difícil imaginar que muchos de sus líderes puedan sobrevivir a la humillación. La moneda se llevaría, con razón, la mayor parte del castigo cuando los mercados se dieran cuenta de que los líderes de Berlín, París y Bruselas simplemente no estaban preparados para hacer frente a la agresión rusa, aunque es poco probable que la desventurada administración de Biden demuestre ser mucho mejor.

Por último, se espera un aumento de la inflación. Las cadenas de suministro que atraviesan Rusia se verán interrumpidas en un momento en el que ya se encuentran muy saturadas. El espacio aéreo se cerrará. Las materias primas escasearán a medida que las sanciones se hagan sentir y la demanda aumente. Además, los países occidentales tendrán que rearmarse, lo que costará dinero. Alemania no podrá seguir gastando un miserable 1,5% del PIB en defensa. La UE necesitará más que unos lamentables 5.000 soldados en su planificada fuerza de reacción rápida. La única manera de pagar todo eso será que los bancos centrales impriman aún más dinero del que ya han hecho en los últimos dos años. De hecho, una invasión rusa de Ucrania podría ser fácilmente el acontecimiento que finalmente convierta un nivel preocupante de subidas de precios en una espiral inflacionista al estilo de los años 70.

Por supuesto, habría otras consecuencias. El mercado de valores de Moscú, que ha alcanzado máximos históricos gracias a la subida de los precios de la energía, se vería afectado. El rublo se hundiría, al igual que las monedas de los países vecinos. Las deudas se reclamarían y los bancos con préstamos a Rusia tendrían problemas. Es cierto que todavía es relativamente improbable que ocurra. Vladimir Putin puede estar simplemente haciendo una demostración de fuerza, poniendo a prueba la determinación europea y preparándose para obtener aún más concesiones. Y mientras esto empieza a escalar, un punto está absolutamente claro. Los mercados aún no han empezado a tenerlo en cuenta, y se verán sorprendidos por las salvajes oscilaciones de los precios si la situación empeora.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 1

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Cenizo
A Favor
En Contra

Este tío tiene un odio a Europa que le impide ver más allá de su orgullo británico. Durante años ha escrito lo maravilloso que iba a ser el Brexit para UK y lo mal que nos iba a ir a Europa. Ahora que tienen los supermercados vacíos desde hace meses no nos cuenta nada. Espero que al menos Boris le invitara a alguna fiesta para comprarle sus mentiras.

Puntuación 6
#1