Opinión

Las 'soft skills' y la empleabilidad de los jóvenes españoles

Se precisan medidas para reducir las barreras de entrada de los jóvenes al mercado laboral

Cuando hablamos de las posibilidades de los jóvenes en el mercado laboral, no podemos olvidar la situación en la que se encuentra nuestro país, en relación a otros países de su entorno. Según los datos de la OCDE el paro entre los más jóvenes (de 16 a 24 años) alcanzó el 42% en junio de 2020, 10 puntos más que al comienzo de la pandemia, suponiendo "más del triple del crecimiento en la tasa de paro de los trabajadores de más de 25 años" destaca el organismo internacional. Además, la tasa de paro entre los menores de 25 años, según Eurostat, es del 37,1%, más del doble que la media de desempleo juvenil de la Eurozona. Si tenemos todo esto en cuenta, vemos la importancia que adquiere para las personas jóvenes españolas, entender el funcionamiento del mercado laboral desde una edad temprana.

Uno de los principales problemas a los que se enfrentan estos jóvenes son las fuertes barreras de entrada que presenta el mercado laboral español. Así, uno de los requisitos de la mayoría de las ofertas de empleo publicadas en nuestro país es la experiencia previa, incluso para perfiles junior. Obviamente, para las personas jóvenes que acceden al mercado laboral por primera vez, esta falta de experiencia para optar a un puesto de trabajo, se traduce en una dificultad añadida a la hora de entrar en el mercado y conseguir un empleo. Plantear medidas que faciliten a las personas jóvenes un acceso más sencillo frente a estas situaciones es fundamental. Por una parte, desde las instituciones, se debería fomentar más programas o iniciativas que promuevan la incorporación de los jóvenes al mercado laboral. Por otro, y desde el punto de vista de las empresas, es necesario incentivar los programas de prácticas e incorporación de talento joven para que las personas recién tituladas adquieran esa experiencia tan necesaria que les facilite el acceso a empleos de calidad.

Pero la experiencia previa no es la única barrera de entrada para los jóvenes españoles en nuestro mercado laboral. Tradicionalmente, los procesos de reclutamiento en España se han centrado en la identificación de los conocimientos técnicos y la experiencia laboral, pero actualmente, en nuestro país, existe una mayor demanda de profesionales que posean habilidades que van más allá de la propia titulación que, aunque sigue siendo importante, ya no es el único requisito.

Los jóvenes españoles inician su trayectoria en el mercado laboral con una alta cualificación técnica formativa, y por lo general, con competencias digitales que les ayudan a desempeñar de forma eficiente sus puestos de trabajo. Pero no están tan formados como deberían en las denominadas soft skills, es decir, aquellas habilidades que las personas desarrollan independientemente del perfil profesional o de las habilidades técnicas, y que se pueden transferir a cualquier tipo de sector o área de conocimiento en el que se trabaje.

La importancia que las soft skills han adquirido para las empresas españolas es cada vez mayor en un entorno laboral cada vez más digitalizado y orientado a la robotización. Ya que estas habilidades desempeñan un papel fundamental para mantener la competitividad y la productividad de las organizaciones, como señala el último informe "Tendencias en el entorno laboral 2020: las habilidades del futuro" realizado por Udemy for Business.

Respecto a cuáles son estas soft skills más demandadas por las empresas, el mismo informe explica cómo se encuentran en una posición destacada y se consideran clave para el desarrollo de cualquier empresa, todas aquellas que tienen relación con el aspecto social del trabajo, como son el trabajo en equipo, la resolución de problemas o la empatía. También la mentalidad de desarrollo, la creatividad, la capacidad de concentración, la innovación, las dotes de comunicación, la concienciación de las diferentes culturas, el pensamiento crítico, el liderazgo o la inteligencia emocional.

No podemos perder de vista que el desarrollo de habilidades como las mencionadas será fundamental en los próximos años para hacer empleables a las personas jóvenes que busquen un nuevo puesto de trabajo o que quieran mejorar su trayectoria profesional.

Por ello, hay que apostar por una mayor colaboración entre las empresas y las universidades y centros educativos, con el fin de ajustar las demandas de perfiles del mercado con la formación que se diseña e imparte a los jóvenes españoles. El objetivo de esta colaboración debería ser desarrollar las competencias que las organizaciones están demandando más y establecer programas de incorporación de este talento joven en las empresas. Ya hay numerosas iniciativas en este sentido, pero la realidad es que, como los datos del inicio muestran, no son suficientes. Habrá que seguir trabajando desde las instituciones, empresa y universidad en este sentido.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

VIO
A Favor
En Contra

Es interesante constatar que en España el 55.7% de las empresas son unipersonales, es decir, que no tienen ningún trabajador asalariado; y el 38% tienen entre 1 y 9. Más de nueve y menos de 49 hay un 5.04%, porcentaje que sigue bajando a medida que aumenta el número de empleados. En España, desde el gobierno socialista comunista se persigue a las empresas, y el resultado es que el tejido productivo sea cada vez más raquítico, ya que no puede ser de otra manera. Hace poco la ministra del Paro, Yolanda Díaz, ha dictado decretos para que todos los trabajadores temporales pasen a fijos. Y desde Hacienda, se prohíbe el pago de más de 1000 euros en efectivo. En fin, el primero para cumplir el sueño marxista comunista de todos funcionarios del estado o lo más parecido posible; y el otro con el objetivo de recaudar más y a las Pymes que les den. No es de extrañar que actúen así. Todos los conocemos. Y ahora lo que faltaba, la eterna letanía del paro juvenil, y del senior y el de mediana edad, que el paro afecta a todos, aunque a algunos colectivos más que a otros. Difícil papeleta, sin tejido empresarial, pretender dar trabajo a los jóvenes. Y aunque no lo ha dicho la articulista, para toda la vida, que es lo que en el fondo pretende la mayoría. Sí, estamos de acuerdo, los funcionarios que sacan una oposición lo son para toda la vida, pero a las empresas nadie les asegura una vida para toda la vida, ya que dependen del mercado y de otros muchos factores. De modo que lamentablemente a veces pueden morir, como suele ocurrir en la vida misma. Interesantes cursos de formación, interesantes también las habilidades de todo tipo que pueden aportar los jóvenes que buscan su primer empleo, pero sin empresas que los contraten su mejor opción es hacerse ellos mismos empresarios y ponerse a trabajar. No tienen jefe ni horario de trabajo, pero se van a enterar de lo que vale un peine y, de paso, como actúa el ministerio del Paro y el de Hacienda contra ellos. Van a pasar a ser sus enemigos declarados. Además, les van a salir los enemigos por todas partes: protección al trabajo, de datos, inspecciones de industria, sanidad, y otras muchas, incontables; amén de rellenar infinitas casilla para hacienda, trimestrales y anuales, y para estadísticas, y más y más, y así hasta el infinito, hasta que se agoten por completo. Pobrecillos, ni se lo imaginan. Pero habrán resuelto el problema del paro, de su paro, y todo el mundo puede respirar tranquilo. Lo hemos logrado, ¡Ya tienen un trabajo para toda la vida!

Puntuación 4
#1
A Favor
En Contra

Tonterías ni soft ni hard skills. Si España no tiene empresas potentes cómo narices van a tener los jovenes skills algunas. Una cosa es la titulitis y otra la competencia profesional. En España hay mucha titulitis y poca profesionalidad potente porque aquí no hay empresas como Google, Apple, Microsoft etc , sino cárnicas informáticas sin producto alguno más que sus informáticos vendidos al peso por Recursos inHUmanos como la srta que firma este articulito.

Para tener empresas potentes , España, sus gobiernos, deben dejar de castigar a los jovenes empresarios con delirantes políticas fiscales y regulaciones kafkianas y dejar que SE CAPITALICEN YA: porque ahora, cuando te empieza a ir medianamente bien , el gobierno manda a sus perros de Hacienda a destrozarte con mucha soft skill, resiliencia , perspectiva de género y su pm

Puntuación 1
#2