Opinión

Cotizadas españolas y fondos europeos

El autor aconseja a no dejarse llevar por las tendencias en las inversiones en bolsa

Una vez entregada a Bruselas la propuesta de España para invertir los fondos que se le concedan dentro del plan de recuperación europeo empieza un periodo de dos meses que será clave, pues la Comisión Europea los dedicará a analizar si el programa presentado por nuestro país cumple con los requisitos exigidos para la recepción de las ayudas. A saber, que al menos un 37% del gasto se destine a reformas "verdes" y un 20% a impulsar la digitalización. Nuestro país aspira a recibir hasta 140.000 millones de euros en préstamos y subvenciones, con los que poner en marcha un ambicioso plan que, si todo sale bien, debería transformar los fundamentos de la economía española a un lustro vista.

Son tres las grandes áreas en las que la Comisión ha demandado reformas significativas a España: el mercado laboral, el sistema público de pensiones y la unidad de mercado. Por su parte, los fondos que ha solicitado España para implementar el plan de recuperación europeo se basan principalmente en tres ejes: transición ecológica, digitalización de la economía y modernización del proceso productivo y mejora de la calidad.

En el primero de los ejes, que incluye medidas como la recién aprobada Ley del Cambio Climático o la reforma de la Ley de Residuos, el Ejecutivo se comprometerá a adoptar medidas que apoyen la reducción de la contaminación y la producción de energías limpias. De acuerdo con el análisis de nuestros expertos, entre los sectores que pueden verse beneficiados figuran las energías renovables, los fabricantes de coches eléctricos o las compañías que operan en el segmento del reciclaje. Si queremos poner nombre a algunos de los potenciales ganadores en el reparto de fondos de la bolsa española, nuestra opinión es que entre las mejor posicionadas figuran compañías como Siemens Gamesa, Acciona, CIE o Gestamp, nombres todos ellos en los que invertimos o hemos estado invertidos en el pasado ya fuera vía acciones o a través de bonos.

En cuanto al segundo eje de recuperación, centrado en impulsar la digitalización de la economía española, pensamos que los tres sectores que podrán atraer más financiación serán los de Nuevas Tecnologías, Telecomunicaciones y Consultoría Tecnológica. Aquí los grandes beneficiados son viejos conocidos de los inversores españoles que retienen una posición dominante en el mercado español dentro de sus áreas respectivas: Indra y Telefónica.

Dentro del último eje, la modernización del proceso productivo y mejoría de la calidad, pensamos que podrían verse beneficiadas un amplio abanico de empresas de sectores muy dispares, desde compañías dedicadas a la formación a compañías de sectores más tradicionales, como el industrial, o las pertenecientes al principal motor de crecimiento económico en nuestro país, el turismo. Entre los nombres que pueden salir favorecidos en el reparto de este "Plan Marshall a la europea" figuran empresas como Acerinox, Viscofan o Meliá, así como dos valores en los que llevamos invirtiendo muchos años, Vidrala y Amadeus. Llevamos años defendiendo que son de las pocas compañías españolas que cuentan con un modelo de negocio de calidad, medida por su capacidad para seguir innovando y haciendo crecer sus ingresos de manera sostenible a lo largo del tiempo, de modo que son valores capaces de generar un interés compuesto para nuestros partícipes.

Lo fundamental es el análisis

Dicho esto, queremos dejar claro que estos comentarios no suponen necesariamente una invitación a invertir en estos valores en concreto. El trabajo de un gestor no debe consistir nunca en ejercer como futurólogo, sino en dedicar mucho tiempo a estudiar los balances de las compañías para detectar aquellas de mayor calidad y con visibilidad sobre su crecimiento en el medio a largo plazo, para poder invertir en ellas cuando estimamos que cotizan a un precio razonable.

En un mercado cada vez más polarizado entre ganadores y perdedores, no hay que dejarse llevar por las tendencias para hacer inversiones oportunistas. Por tanto, nuestra recomendación consiste en ir más allá de buscar ideas de manera oportunista al abrigo de temáticas como los fondos europeos o el plan de infraestructuras de Joe Biden, por citar dos "trending topics" recientes. Analizar balances, estudiar el entorno y ser capaces de determinar riesgos, amenazas, fortalezas y oportunidades, y cómo se reflejan todas ellas en la valoración, es un método menos atractivo, pero mucho más efectivo para poner a trabajar nuestros ahorros en las compañías correctas para preservar nuestro patrimonio en el largo plazo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin