Opinión

¿Aguantarán las finanzas de la Seguridad Social?

La sostenibilidad del sistema de pensiones en duda

El cierre de las cuentas de los fondos de la Seguridad Social correspondiente al año 2020 con un déficit de 29.685 millones de euros, poco ha sorprendido. A lo largo de 2020 ya se vislumbraba que ése sería un año tenso para los números de la Seguridad Social debido a los desajustes en el mercado laboral. Y los datos definitivos así lo confirman.

Las cuentas de la Seguridad Social que de 1995 a 1998 se saldaron con déficits muy contraídos – en el 95 de 2.620 millones de euros y en el 98 de 1.615 millones – enfilaron a partir de 1999 una tendencia positiva – superávit de 970 millones – que, en sus mejores años, a partir de 2001, fueron liquidándose en positivo. Por ejemplo, en 2005 con 10.075 millones de euros, en 2006 con 13.096 millones, en 2007 con 13.842 millones, en 2008 con 7.419 millones y en 2009 con 7.629 millones.

Sin embargo, esa trayectoria favorable, gracias a que en aquellos años nuestra economía vivía un momento dulce, el trabajo funcionaba, no faltaba empleo y eso se traducía en cotizaciones, a la par que el número de pensionistas era más bajo que hoy y con el detalle añadido de que las pensiones eran en promedio más bajas que las actuales, se truncó en 2010 cuando golpeaban los coletazos de la crisis financiera de 2008 que, con algo de retraso, se dejaron sentir.

Aquel año los ingresos de la Seguridad Social se contrajeron a 154.797 millones de euros, por debajo de los 158.417 millones del año anterior y salvo un repunte habido en 2011, con ingresos de 156.977 millones, en los años posteriores, hasta 2017 se situaron por debajo de los 150.000 millones. Entretanto, los gastos de la Seguridad Social iban en aumento de año en año y si en 2010 ascendían a 157.466 millones de euros, en 2020 se elevaron a 220.205 millones en tanto que la recaudación de la Seguridad Social en 2020 sumó 190.520 millones de euros, confluyendo en el descuadre de los antedichos -29.685 millones del año 2020.

Las cotizaciones sociales en 2020, 151.336 millones de euros, fueron ligeramente superiores a las de 2019, 150.057 millones, y por encima de las de 2018, 138.812 millones, y las de 2017, 132.410 millones.

Que haya trabajo es fundamental para contar con un aceptable número de cotizantes y cuando mejor sea la calidad del empleo más altas serán las cotizaciones de los trabajadores. Éstos constituyen sendos elementos clave para sostener el sistema de reparto en el que se basan las pensiones, considerando que la cuantía de estas, tanto en lo que sería la pensión media de jubilación como el montante total de las pensiones satisfechas va en aumento cada año.

Los números descuadrados de la Seguridad Social de 2020, con el déficit indicado, se agravan en los postreros ejercicios. Así, en 2019 se saldaron en negativo con 15.859 millones. Y si vamos retrocediendo en el tiempo vemos que en 2018 el déficit fue de 17.310, de 16.775 millones en 2017, en 2016 de 17.401, en 2015 de 12.853, en 2014 de 10.607, en 2013 de 11.349, en 2012 de 10.015, en 2011 de 1.242 y en 2010 de 2.669 millones. Fue en 2010 el momento en el que tras varios años de superávit se rompe la racha positiva.

Y el fondo de reserva de las pensiones, conocido popularmente como la hucha de las pensiones, que inició su andadura en el año 2000 con un saldo de 604 millones de euros y fue acrecentándose hasta 2011, cuando lucía un saldo de 66.815 millones, a partir de 2012, debido a los desajustes de las cuentas de la Seguridad Social fue aminorándose y las últimas noticias que tenemos indican que se ha quedado, desde hace un par de años, en apenas 1.543 millones de euros. El proceso de vaciado de la hucha de las pensiones junto con los descuadres de la Seguridad Social ha provocado que su deuda, que ascendía a tan solo 17.188 millones a 31 de diciembre de 2015, alcance 85.355 millones al concluir 2020. Y eso, pese a que el Estado hizo transferencias a la Seguridad Social por 30.000 millones durante 2020.

Tales déficits revelan que nuestro mercado laboral no funciona, que en él abunda excesiva temporalidad, que es muy sensible a la destrucción de empleo y que no se dan efectivas políticas activas de empleo. Las cotizaciones, por ende, se resienten. Y el pago de las pensiones, con aumentos progresivos, cuando la esperanza de vida aumenta y con una tasa de natalidad baja, genera tensiones. Las reformas de las pensiones no se han consumado y, como solución, se propone sacar de la Seguridad Social gastos impropios que soportarían las cuentas del Estado. En realidad, no se actúa sobre la raíz del problema que es el trabajo. Si la tasa de paro fuera simbólica, si los empleos encajaran en un modelo económico consistente y productivo, no estaríamos hablando de tantas dificultades en las cuentas de la Seguridad Social. En consecuencia, afloran legítimas dudas acerca de la sostenibilidad del sistema de pensiones.

comentariosforum14WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 14
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

A Favor
En Contra

La seguridad social como tal, no tiene problemas, ni para pagar salud, ni para pagar pensiones. Lo que sucede es que como la ley impide meter la mano directamente en la caja, nuestros listillos, se inventaron las llamadas ayudas de fomento del empleo.

El timo es muy sencillo. Tú contratas a 300 y Yo te permito que no pages las cuotas de la S. S. durante un cierto periodo de tiempo. Como veis, ese dinero ya no entrara nunca en la caja, pero a mi, me garantizara en un futuro un puesto muy bien remunerado como asesor para Tí. (Lo del timo de los cursos de formación creo que no necesita explicación).

Puntuación 20
#1
Usuario validado en Google+
Barrunta Ranchos
A Favor
En Contra

Como se ha dicho hasta la saciedad, el problema básico no es la falta de trabajo, sino que se cotiza para cobrar diez años y se están cobrando 20, regalando pensiones de viudedad a todo el mundo por las que no se ha cotizado. No se quiere ver la realidad y así va a acabar el sistema.

Puntuación 32
#2
Nicaso
A Favor
En Contra

Efectivamente Sr. profesor, lo que pasa es que España tienen una economía de pandereta que genera poco empleo de calidad. Al tener un tipo de financiación que se basa en que activos pagan a pasivos si estos aumentan o lo hace su coste tendrá que aumentar el número de activos o sus cotizaciones. Con la crisis de los últimos años la pérdida de empleo se cebó con los mayores y catapultó las jubilaciones anticipadas, cosa lógica por otro lado. En fin, que tendrán que cambiar el sistema y posiblemente pasar a un sistema mixto donde se involucre más a la persona con su pensión final.

Puntuación 17
#3
Usuario validado en elEconomista.es
amilcarbarsa
A Favor
En Contra

Yo me pregunto qué aportan personajes como este a la sociedad, aparte de salir pontificando en los medios como ayatolás talibanes.

Puntuación -38
#4
Jose
A Favor
En Contra

La pregunta no debería ser en español, sino en alemán. La ss no se sostiene, y sólo sostiene mientras Alemania permita que el dinero no valga nada.

Puntuación 25
#5
Sorp
A Favor
En Contra

Cuando tengamos un Gobierno que pueda dedicar su esfuerzo en crear empleo de calidad, que hasta la fecha eso brilla por su ausencia, España empezará a cambiar y deberemos ir cambiando de Gobierno hasta conseguirlo.

Puntuación 13
#6
VIO
A Favor
En Contra

El problema del paro es un problema de Pymes. Con un 99,8% del tejido empresarial formado por pequeñas o medianas Pymes que se puede esperar. Por tanto, para mejorar el paro hay que apoyar políticas para que las Pymes puedan nacer, crecer y desarrollarse. Pero si en lugar de eso se les carga de una maraña burocrática laberíntica y asfixiante, y de impuestos de todo tipo visibles e invisibles, y ahora incluso se pretende reducir la jornada laboral, todo ello en un marco social donde todos esperan gozar del trabajo y los privilegios de los funcionarios, se puede saber quién demonios va a resolver el problema del paro. De modo que se puede estar hablando hasta la saciedad de resolver el grave problema de la precariedad del mercado laboral, intentando implementar políticas activas de empleo, pero se obvia lo evidente, sin Pymes no hay futuro. En España se menosprecia a las Pymes desde todos los ámbitos posibles: legislativo, impositivo y en general de desprecio y menoscabo al empresario hasta el punto que tras cuarenta años de ininterrumpida victoria sindical nadie en su sano juicio quieres ser empresario, palabra denostada como ninguna, y todos quieren ser funcionarios y disfrutar de sus privilegios de por vida, como si hubieran conseguido un mandarinato vitalicio a costa de los demás.

Puntuación 14
#7
Cómo va a tirar el empleo?
A Favor
En Contra

Quién va a crear/ampliar una empresa?

Todo el dinero y las energías van a gilipolleces y chiringuitos electorales.

Y arriba están los más incompetentes y sinverguenzas.

Todavía hay 4 ministros-as-es comunistas.

No hay en toda Europa una insensatez semejante.

Puntuación 16
#8
jaime
A Favor
En Contra

Estamos en la Champions del desempleo, y efectivamente, parece que a nadie le importa, no podemos ser considerados , jamás, dentro del grupo de las potencias europeas con un paro juvenil tan alto y este desempleo, son numeros de pais tercermundista

Puntuación 2
#9
Carmen
A Favor
En Contra

Por ello lo más sensato y necesario es recortar las pensiones ajustándolas a los ingresos.

Puntuación 1
#10
Carmen
A Favor
En Contra

Este Gobierno sí está actuando para evitar que los empresarios sigan fastidiando con sus abusivias contrataciones, pero lo más importante ahora mismo no es el empleo, es recortar las pensiones que hay y cuando el superávit amortice la deuda, que se vayan mejorando. De verdad los pensionistas no pueden vivir con, pongamos 700 euros al mes? Como mínimo quitar las pagas extras y no permitir que en una casa haya dos pensiones que superen un límite por miembros del hogar.

Puntuación -3
#11
Usuario validado en Google+
KIKO GOMEZ ORTIZ
A Favor
En Contra

N7) Tu tranquilo, la liberalización total y la globalización salvaje serán la solución a todos nuestros problemas.

NOTA: El país más comunista del mundo, no sólo es ya la primera potencia económica y política del mundo, pronto será también la primera potencia militar, crece a ritmos inimaginables para los grandiosos países capitalistas.

Tanto el comunismo como el capitalismo son versiones de la dictadura. Mismo perro con distinto collar.

El problema no es la ideología, el problema es la pobreza. Los pobres somos los que combatimos en las guerras de los ricos. Mientras haya pobres, habrá dictaduras.

Puntuación 0
#12
Aa
A Favor
En Contra

Madre mía qe números, los responsables de esto deberían pagarlo en vez d dar paseitos en falcon

Puntuación 2
#13
Xavi
A Favor
En Contra

Si queremos empleos de calidad se tiene que potenciar la creación de nuevas empresas, potenciar el talento, la investigación en ciencia y tecnología.

Desde las instituciones

1.- Que las universidades compitan por crear patentes

2.- Que las universidades compitan por generar emprendedores, les ayuden incluso con capital riesgo o business angels

3.- Que las universidades se modernicen y actualicen sus planes de estudio, incidiendo mucho más en la práctica que en la teoría (sobretodo en carreras técnicas y de gestión)

4.- Que Hacienda elimine todos los modelos repetitivos de resúmenes, si todos hacemos la declaración trimestral o mensual, los resúmenes ya no tienen sentido. MENOS BURROCRACIA YA!!!!

5.- Un solo interlocutor en la administración para tratar con personas, empresas y autónomos

6.- Informatizar y digitalizar todo: REGISTRO MERCANTIL, REGISTRO PROPIEDAD, NOTARÍAS,.... que todo se asocie a un DNI o un CIF, incluso la tarjeta sanitaria y el carnet de conducir (quitemos plástico del mercado y papeles, eliminemos funcionarios haciendo trabajos que no aportan valor)

7.- Una justicia digitalizada, rápida y eficaz, no puede ser que el caso GÜRTEL por poner un ejemplo esté 20 años sin tener una sentencia definitiva, tiene que haber seguridad jurídica para que las empresas internacionales quieran ponerse en España

8.- Bajar los impuestos a todas las empresas, emprendedores y autónomos - a cambio de mantener y crear empleo. Modelo Sajón

Puntuación 2
#14