Opinión

Original, fotocopia y marca

La ministra de Industria Reyes Maroto y el candidato socialista en el 4-M, Ángel Gabilondo

Entrados ya oficialmente en la campaña madrileña sorprenden poderosamente, por lo insólito, que los anuncios y promesas del candidato de la oposición mayoritaria coincidan casi milimétricamente con las decisiones y los logros del gobierno regional en la legislatura.

No subiré los impuestos, mantendré abiertos la hostelería y el comercio, continuaré y conservaré la actividad del hospital Isabel Zendal (al que tanto denostaron), respetaré la libertad de educación y proseguiré con una política económica que ha llevado a Madrid a convertirse en la locomotora económica de España, dice el candidato socialista Ángel Gabilondo. Y a la vista de este mimetismo uno no puede más que preguntarse ¿contra quien se presenta el aspirante, contra el actual Ejecutivo y el PP o contra él mismo, su jefe y el PSOE? ¿Porqué se enfrenta y vitupera a la presidenta Díaz Ayuso si todo lo ha hecho bien y él quiere hacer lo mismo? Y, sobre todo, si tenemos que elegir, ¿no será mejor el original que una mala fotocopia a la que, además, se le transparentan los antecedentes y contradicciones? Es lo que en el ámbito mercantil se conoce como el valor de la marca, es decir la cotización que ha adquirido un producto o servicio en el mercado por sus méritos y calidades.

El sentido común y la experiencia demuestran que, en política y en economía, como ocurre en todo en esta vida, quien mejor y con más eficacia hace las cosas y cumple las promesas es quién cree en ellas y ha demostrado que sabe hacerlas, y no el advenedizo o el converso, sobre todo si lo es por intereses y a la fuerza. Y qué de sabios es depositar la hacienda y la confianza en quien tiene una probada experiencia de gestión y un equipo competente, antes que quien ha sido censor y reventador de lo que pregona ahora y se mueve teledirigido por la sociedad Sánchez&Redondo Producciones cuyas políticas contrarias a lo que hoy proclama ha sido cómplice y representante.

El señor Gabilondo, que ha pasado de la metafísica al guiñol, es sólo la voz de su amo monclovita. El ventrílocuo de La Moncloa que es quién le ha hecho las candidaturas, le ha redactado el programa, el verdadero que no se corresponde con el que publica, y el que no tiene reparos en ningunearle y boicotearle anunciando subidas de impuestos a Madrid disfrazadas de armonización para dar gusto a sus aliados independentistas catalanes, secundado por su ministra de Hacienda. Y lo hacen con premeditación y sin escrúpulos como cuando dicen que el candidato Gabilondo tiene libertad para decir lo que le plazca, rememorando aquella frase histórica de que "los programas electorales se hacen para no cumplirlos" que pronunciara ese gran cínico que fue Tierno Galván.

Y ahí está también ese anuncio de una vicepresidencia económica en Madrid para la ministra de Industria, que también lo es del Turismo y Comercio, Reyes Maroto, que no ha dejado el Gobierno, por si acaso. La misma que une a su moderación en las formas su inoperancia en la gestión y que, recordemos, no hace mucho defendía subir los impuestos sobre el diésel y se pronunciaba en contra de bajar el IVA turístico en España. Eso y el anuncio de que nunca pactará con "este Pablo Iglesias", que suena a lo mismo que también expresara Pedro Sánchez cuando dijo que no podría dormir con Podemos en el Gobierno y ahora es su más ardiente compañero de cama y cometidos.

Como dice el refranero popular, "obras son amores y no buenas razones" o "por sus hechos los conoceréis" que explica el Evangelio. Y eso es algo que vale para todos, para todas y para "todes" que diría Irene Montero para recordarnos que todavía no existen vacunas contra la estulticia.

comentariosforum2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 2
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

dosgradosestribor
A Favor
En Contra

La política basada en la mentira no es una buena cosa para llevar en campaña electoral.

El señor Gabilondo está más que amortizado y se ha puesto al frente del PSOE madrileño por que si canta la rana y hay posibilidades de gobernar, bienvenido sea, sino, se manda al sumidero de la política y no pasa nada. Resumiendo, esta amortizado y es prescindible.

Mientras tanto, el discurso que hace es el de Ayuso. Si sus políticas han funcionado predicar todo lo contrario sería lo más parecido a pegarse un tiro en el pie. Pero los ciudadanos no son tan tontos como para no diferenciar un discurso político de lo que realmente piensan hacer en Ferraz, o mejor dicho, en Moncloa.

Ahora mismo el PSOE está más interesado en confrontar a Ayuso con Casado, por eso Pedro Sanchez le está dando cancha con el objetivo de sembrar la cizaña en la casa azul.

Ala, que queda poco.

Puntuación 6
#1
jajajjajajaajaj, muy bueno, sr.Triper (para troncharse)
A Favor
En Contra

Papelonazo del cura Gabilondo.

A esas alturas de su vida...¿cómo se deja manejar/humillar por el psicópata sin escrúpulos?

Tan necesitado está? De qué?

Puntuación 3
#2