Economía

La fiscalidad de Madrid multiplica la recaudación y es la región que más aporta al resto de España

  • Los impuestos bonificados no existen en países del entorno
  • El 68% del mecanismo de solidaridad territorial lo proporciona Madrid
  • Madrid estima en 5.900 millones el coste de la armonización
Isabel Díaz Ayuso. Foto: Efe

La fiscalidad de la Comunidad de Madrid, que cuenta con exenciones y bonificaciones en varios impuestos de su competencia, provoca un efecto multiplicador de la recaudación. Según los economistas y fiscalistas, la estrategia fiscal madrileña no está configurada como un "paraíso fiscal", puesto que las figuras más favorecidas por su regulación -en concreto, el Impuesto sobre Patrimonio (IP) y el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD)- no existen en la inmensa mayoría de los países del entorno.

El pacto del Gobierno de España con Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) para los Presupuestos Generales del Estado recoge una reforma fiscal que evita que la Comunidad de Madrid mantenga las exenciones que le permite actualmente la ley. La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, destacó este jueves que "de lo que se trata es de armonizar la fiscalidad de todos los españoles". Por su parte, el portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, acusó a Madrid de hacer "dumping fiscal" y aseguró que la comunidad es un "paraíso fiscal" dentro de España.

Madrid es la región es la que más aporta al Fondo de Garantía de los Servicios Públicos Fundamentales

Los últimos datos de recaudación de Madrid muestran que la región es la que más aporta al Fondo de Garantía de los Servicios Públicos Fundamentales, el principal mecanismo distributivo de la solidaridad interterritorial. Transfiere 4.039 millones de euros, el 68% del montante total, seguida por Cataluña (25,5%) y Baleares (6,6%).

El abogado fiscalista Esaú Alarcón, socio de Gibernau Asesores, descarta desde Barcelona que Madrid haga dumping fiscal. "Es perfectamente legítimo lo que hace la Comunidad de Madrid porque no es, ni más ni menos, que el ejercicio de sus competencias normativas, que son las mismas que las que tienen el resto de comunidades autónomas", señala. "·El problema no es Madrid, el problema es que en Cataluña sufrimos un infierno fiscal con normas que nos imponen nuestros gobernantes regionales", añade.

"Es un fraude normativo como la copa de un pino y, de aprobarse en esos términos, será derogado tarde o temprano", destaca el fiscalista Esaú Alarcón

A su juicio, el pacto de Moncloa con ERC modificará "por la puerta de atrás" la Ley Orgánica de Financiación de las comunidades autónomas y la ley de cesión de tributos del Estado a las comunidades autónomas. "Su reforma exige consenso entre todos los sujetos implicados", señala Esaú Alarcón. "En realidad la voluntad de este pacto es impedir que las comunidades autónomas puedan establecer bonificaciones, pero se contornea la ley creando una cuota estatal que impide de facto esa bonificación global, diciendo que el ingreso de esa cuota estatal no va al Estado sino a las comunidades autónomas", añade. "Vamos, es un fraude normativo como la copa de un pino y, de aprobarse en esos términos, será derogado tarde o temprano", apostilla.

La Comunidad de Madrid estima en 5.900 millones de euros el coste que tendrá para los contribuyentes madrileños armonizar los impuestos de gestión autonómica, como son Patrimonio, Sucesiones y Donaciones, Actos Jurídicos Documentados, Transmisiones Patrimoniales y el tramo autonómico del IRPF. 

El profesor de Derecho Financiero y Tributario de la Universidad Complutense de Madrid y abogado en Alliantia, Leopoldo Gandarias, destaca el "efecto multiplicador" que tiene la fiscalidad madrileña en la recaudación. "Los beneficios fiscales en el IP y el ISD y la atenuación de la progresividad de los tramos autonómicos del IRPF suponen un alivio para todos los madrileños", señala. Además, Gandarias sostiene que la política fiscal "debe estimular la confianza en unas circunstancias tan adversas, lo que podría propiciar un menor ahorro preventivo propiciado por la incertidumbre causada por la pandemia".

"Los beneficios fiscales en el IP y el ISD y la atenuación de la progresividad de los tramos autonómicos del IRPF suponen un alivio para todos los madrileños", señala el fiscalista Leopoldo Gandarias

El tipo marginal máximo en IRPF en Madrid es 43,5%, frente al 48% en Cataluña, 4,5 puntos de diferencia. En una renta de 100.000 euros eso supone 670 euros de cuota diferencia en cuenta. En una renta de 1 millón de euros, 40.000. Además, en Madrid el Impuesto sobre Patrimonio está bonificado al 100% y en Cataluña se paga hasta un 2,75%, algo que muchos fiscalistas consideran regresivo, puesto que se paga más que lo que cualquier banco ofrece por intereses.

Además, el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones cuenta en Madrid con bonificaciones prácticamente totales. En Cataluña, en cambio, en medio de la pandemia, se subieron exponencialmente los tipos marginales. En el Impuesto sobre Trasmisiones Patrimoniales en Cataluña la compra de inmuebles se grava al 10%, y al 11% a partir de un millón de euros. En Madrid sigue al 6%.

Isabel Díaz-Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, anunció hace semanas una nueva rebaja en los tramos autonómicos del IPRF. "Obligarnos a restablecer un impuesto obsoleto como el de Patrimonio supone una vulneración del principio de autonomía fiscal, y no lo vamos a consentir", subrayó su consejero de Hacienda, Javier Fernández-Lasquetty.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud