Opinión

Las sospechas de concertación en Naturgy

Los fondos de Naturgy intentan cazar juntos la mariposa que guía la empresa gasista

Enero se despedía en un clima frío en Madrid. La tormenta Filomena hacía unas semanas que había dejado helados las copas de los árboles y a la mayoría de los madrileños. Esa era también el ambiente que se respirada en la sede Naturgy, una de las grandes empresas españolas que emprendió el éxodo de Barcelona a Madrid.

Era viernes, 20 de enero. Su presidente, Francisco Reynés, acababa de despedir la visita de los máximos directivos del fondo australiano IFM, encabezada por su vicepresidente, el español Jaime Siles. Recibir y escuchar a los inversores interesados en la empresa gasista es parte del ajetreado trabajo del primer ejecutivo.

Pero esta vez había sido diferente. Los tres directivos del fondo, que gestionan 100.000 millones del patrimonio de los jubilados australianos, se expresaron sin remilgos. Querían entrar en el capital, a la par que reiteraban el apoyo y respeto a su gestión y su intención de mantenerse a medio o largo plazo en el capital. "No somos un inversor especulativo", reiteraron.

Reynés los despidió con la misma frialdad, que aún dificultaba los desplazamientos y la vuelta a la normalidad de los madrileños. El encuentro duró poco más de 30 minutos. No se habló de porcentajes de capital ni de cómo pensaban ejecutar la operación, según explicó el propio Reynés este miércoles, tras la presentación de los resultados.

El presidente de Naturgy informó del contenido de la breve reunión al de la fundación dueña de Criteria, y su mentor, Isidro Fainé. El presidente de la Fundación La Caixa, un hombre hecho a sí mismo, con la piel curtida en mil batallas empresariales (la última, la fusión de CaixaBank y Bankia), se quedó de piedra. Compartía la sensación de frialdad y las sospechas que le acababa de trasmitir su pupilo. Las piezas no encajaban. Estas operaciones suelen ir precedidas de una aproximación para conocerse mejor entre ambas partes.

La CNMV pedirá detalles sobre las citas con los otros dos fondos, previas a presentar la opa

Las posiciones estaban claras. Sólo había dos maneras de entrar en la compañía: mediante la compra de uno de los paquetes del 20 por ciento en manos de los fondos extranjeros CVC y GIP ó en el mercado.

Los pequeños accionistas, que no están organizados entre sí, mantienen alrededor de otro 30 por ciento del capital, y la única forma de arrebatarles su porcentaje es a través de una oferta pública de adquisición de acciones (OPA).

La participación del 25 por ciento de Criteria, el brazo inversor de La Caixa, en principio no estaba en venta, aunque en algunas ocasiones el hólding industrial del grupo no había sido claro al respecto. El nuevo consejero delegado, Marcelino Armenter, era partidario de rotar la cartera en las grandes participadas. Pero no había una decisión tomada en este sentido.

¿Por qué los australianos no habían pestañeado antes de tomar su decisión? A Fainé no se le escapaban sus intenciones. Sin duda, se trata de una operación que podría arrebatarle el control de la compañía, ya que entre los tres fondos foráneos tendrían el 62 por ciento del capital. Por su mente pasaron rápidamente los recuerdos de Pere Durán Farrel, que había convencido a los argelinos y luego a los marroquíes para construir un gasoducto que abarataría el suministro de gas a nuestro país.

También de Salvador Gabarró, el anterior presidente de Gas Natural Fenosa, íntimo amigo suyo, que presentó en 2005 una opa sobre la eléctrica Endesa para crear un gigante energético nacional. "Hoy hemos puesto la semilla y en unos meses tendremos la criatura", anunció y se montó la marimorena.

Reynés ya tenía dificultades para entenderse con los fondos en el capital, sobre todo a la hora de aprobar el plan estratégico por miles de millones, con el que pretende marcar el nuevo rumbo de la compañía. Sacar adelante sus decisiones se complicaría a partir de ahora.

El presidente de Naturgy aprovechó el consejo extraordinario convocado el lunes, 25 de enero, para evaluar las ofertas que iban a presentar a la gran subasta de renovables que se celebrara al día siguiente, para informar de la conversación mantenida con los responsables de IFM.

La venta por partes de Naturgy daría 4.000 millones, según Credit Suisse, asesor de IFM

Los australianos no tardaron en confirmar sus intenciones. El martes, 26 de enero, cuatro días después de la fugaz visita a la sede de Naturgy, el mercado se desperezaba con una oferta parcial a 23 euros por título.

La propuesta es tentadora porque ofrece una prima de casi el 20 por ciento al inversor minorista, e intentaba ganarse al equipo directivo de Naturgy, al que ponía más fácil beneficiarse de las plusvalías que genere un fondo de 200 millones en acciones de la gasista, adquiridos a 23,15 euros por título.

Naturgy emitió un comunicado en la que calificaba la oferta de "no solicitada". Un eufemismo para desmarcarse de ella, sin calificarla de "hostil". El máximo responsable de IFM en España, Jaime Sil, se puso en paralelo a disposición de la Prensa para aclarar que no tienen intención alguna de controlar la compañía.

Los otros dos fondos propietarios de Naturgy dieron enseguida la bienvenida a la operación, a la par que manifestaban su intención de mantenerse en el capital sin vender ni una sola acción.

En sendas cartas adjuntas al comunicado de IFM, los dos fondos apoyan que el australiano tenga una representación en el consejo de administración, equivalente al porcentaje de su futura participación. Una prueba fehaciente de que conocieron la intención de presentar una opa durante las reuniones para informar de la operación. Algunos testigos citan un encuentro mantenido con el responsable de CVC, Javier de Jaime.

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) pedirá información adicional a IFM sobre si existe concertación con el resto de los accionistas, así como sobre sus intenciones sobre la gestión. En medios cercanos al organismo vigilante de los mercados se asegura que, en ésta ocasión, se centrará en requerir el detalle de las conversaciones mantenidas previamente con los socios actuales de la gasista, así como en la búsqueda de las pruebas existentes sobre el contenido de esos contactos.

La resolución de la CNMV será clave para determinar el voto del Gobierno, que en estos momentos guarda un espeso silencio. El equipo jurídico de IFM mantuvo contactos con algunos miembros oficiales, pero aún no presentó la oferta de manera oficial.

La división interna es total en estos momentos. El jefe del Gabinete de Presidencia, Iván Redondo, estaría en contra de la operación a priori, al igual que el vicepresidente Pablo Iglesias ó la ministra de Industria, Reyes Maroto. En el otro lado, la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, así como la vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera, o el secretario general de Presidencia, Félix Bolaños, serian partidarios de aprobarlas con importantes restricciones, para no dar una señal al mercado de que el Gobierno pone trabas a la inversión extranjera.

Hay seis meses de plazo hasta el pronunciamiento desde la presentación de la petición oficial, que aún está pendiente. Las verdaderas intenciones del fondo son confusas. En el mercado se apunta a la existencia de un informe de Credit Suisse, uno de los bancos asesores de IFM en la opa, en la que se cifran en 4.000 millones los ingresos extraordinarios que Naturgy obtendría con la venta de participaciones menores, distintas al negocio regulado.

La empresa tenedora de más de la mitad de la red de distribución de gas, un activo estratégico, es además propietaria del negocio del Gas Natural Licuado (GNL) y tiene participaciones en Agentina ó Brasil, que hasta ahora no había puesto a la venta.

De momento, no hay nada confirmado, pero las sospechas de que Naturgy puede acabar desguazada en trozos y vendida poco a poco por partes para sacar mayor provecho son crecientes. Los organismos reguladores de los mercados y de la competencia tienen un arduo trabajo por delante para comprobar si es así y en tal caso, evitarlo. No nos podemos permitir que se desvanezca otra de las grandes empresas españolas.

comentarios6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 6

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Manuel D
A Favor
En Contra

estimado director: esta operación estaba cocinada claramente. los fondos se conciertan para controlar otra empresa española. la prueba: ¿por qué no adquiere IFM la participación de alguno de los otros fondos? ¿tiene que ser a expensas de los inversores pequeños, machacándoles con una OPA?

no queda duda de que van a asolar a este país, ahora también del gas. Con el tiempo tendremos que volver al pueblo a calentarnos con las chimeneas de leña, previa imposición por la tenencia de estas chimeneas como artículo de lujo por la ministra de medio ambiente, que vaya ministra también :-(

Puntuación 17
#1
Nicaso
A Favor
En Contra

Pues si, las intenciones del fondo son confusas y las de los otros fondos tambien. Dice un refrán español " piensa mal y acertarás " y aquí hay mucho mal que pensar. Los 23 € son un señuelo de poca monta para intentar convencer a los minoritarios. Por supuesto Criteria no debería dejarse llevar por un dinero a corto y si mantener el tipo. Mal asunto sería que Naturgy terminase como Endesa troceada y en manos foraneas. Al menos la oferta por esta última si fue generosa y no la de Naturgy que es bastante cutre.

Puntuación 9
#2
ODYSSÉOS 0.52
A Favor
En Contra

Todo negocio depende de las expectativas. Y las expectativas las determina el SARSCoV2, el arma biológica china.

Ahora mismo se quieren formar monopolios en mercados que están infravalorados, porque está así planificado. No por una IA sino porque lo ve cualquier tonto bien informado. De esa forma se podrán imponer precios altos. O sea inflación. Bill Gates monopoliza las tierras de cultivo junto con Bezos y compañía. Australia quiere hacerse con el sector de la energía. Desde el uranio de Salamanca, hasta Naturgy. Logicamente los nuevos esclavitos comunistas van a poner el alma y la vida para seguir viviendo en su infierno comunista. Y se lo merecen. Al final les compraran hasta los órganos, como a los cerdos. Y veremos su pellejos vaciados en las cunetas. Bienvenidos al paraíso comunista. Paletos. No os dejarán ni suicidaros. Es anticomunista.

Puntuación 7
#3
Soberania energética.
A Favor
En Contra

Muy claro y bien explicado. Los franceses han tirado de soberanía alimentaria para no vender Carrefour, calentarse en invierno no parece que sea una necesidad menor.

Puntuación 12
#4
ODYSSÉOS 0.52
A Favor
En Contra

La ley Trans me ha dado ocasión para una especulación intelectual. Por ejemplo, durante siglos ha habido hombres que se han creído lobos, hombres lobo en realidad. Así que debería haber una ley Transespecie. O en otro ejemplo, tomemos al Marqués de Sade y Galapagar, el promotor de la ley Trans. Está claro que ese moño demuestra más allá de toda duda un deseo inconsciente de convertirse en Doña Rogelia, al menos en esos días del mes.

Pero siguiendo con el razonamiento, supongamos que alguien tiene esos cambios mensuales de sexualidad. Por ejemplo, los días pares, se siente hombre, y los impares, mujer. Así que pide el cambio en el registro civil y ya de paso pide que le cambien el pasaporte. Una vez al mes por ejemplo. Y cuando tiene 30 o así cada uno a un nombre diferente los vende en el mercado negro. Una pequeña fortuna, quien puede dudarlo.

O un malo malote. Después de una larga carrera de delitos se cambia de identidad sexual, tres o cuatro veces. Le emiten nueva documentación y ya está. Se acabaron los antecedentes. ¿Son los números del DNI suficientes para evitar el equívoco? Cuanto tiempo pasará antes de que un funcionario meta mal el número al renovar el DNI con el nuevo nombre. Qué decir de los buscadores de las bases de datos policiales y judiciales. Sencillamente se volverán locos.

Paletos. A seguir rumiando

Puntuación 3
#5
chapa y pintura
A Favor
En Contra

España ya no es un país y lógicamente: no defiende sus intereses.

Después de la guerra no había ladrillo sobre ladrillo; ahora, con mucha democracia -cada catalán lleva una urna bajo el brazo- no quedará piedra sobre piedra. Los fondos que ven a la presa desprotegida se lanzan a por la rentabilidad que les donamos generosamente -pensarán que no somos muy listos- evidente...

Puntuación 6
#6