Opinión

Cooperar con China, única opción para vencer la crisis

La guerra comercial socava el crecimiento de todo el mundo

Mientras los gobiernos de todo el mundo se enfrentan a la terrible elección entre salvar vidas y proteger la economía, los indicadores ponen de relieve la intensidad del dilema. El desempleo se ha disparado, el comercio se ha desplomado y la economía mundial se enfrenta a su peor caída desde la Gran Depresión. Sólo hay una forma de limitar las consecuencias económicas de la pandemia: la cooperación chino-estadounidense.

No es ningún secreto que China y EEUU han estado en desacuerdo últimamente. Desde que llegó a la Casa Blanca, la administración del presidente de Donald Trump ha seguido una estrategia de contención agresiva, esgrimiendo las barreras comerciales como su arma favorita.

Lejos de estimular un cambio de opinión, la crisis de Covid-19 parece profundizado el compromiso de la administración Trump con el antagonismo, hasta el punto de que culpar a China por el brote parece haber tenido prioridad sobre la protección de los estadounidenses. En su último informe sobre el "Enfoque estratégico para la República Popular China", Trump reiteró su razonamiento: una evaluación supuestamente "clara" ha confirmado que China es un competidor estratégico en términos económicos, ideológicos y de seguridad nacional.

Para Trump, culpar a China del brote ha sido más importante que proteger a su pueblo del virus

EEUU, según afirma el documento, "no busca contener el desarrollo de China", y "acoge con satisfacción la disposición de Pekín en trabajar por objetivos compartidos". Pero el compromiso de EEUU con China será "selectivo y orientado a los resultados", siempre primando los intereses nacionales de Washington.

A medida que el número de muertos de Covid-19 de EEUU sube, América no debería tener otro interés que contener el coronavirus. Limitar los costes económicos de la pandemia, aún inciertos, también debe ser digno de mención.

No nos equivoquemos: ni enfrentarse a una amenaza que no respeta fronteras ni salvaguardar una economía profundamente integrada con el resto del mundo puede hacerse en solitario. Sin embargo, no está nada claro que EEUU vaya a subordinar la rivalidad geopolítica a estos objetivos vitales.

Por el contrario, sólo en el último mes, el Departamento de Comercio puso en práctica nuevas restricciones tecnológicas dirigidas al gigante chino Huawei, y el Senado aprobó un proyecto de ley que podría vetar a varias empresas chinas que comercian en las bolsas de EEUU. Y, si bien reconoce el "amplio consenso científico de que el virus no fue sintetizado por el hombre o modificado genéticamente", el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, declaró recientemente que "unas enormes evidencias" demostraron que se originó en un laboratorio en China.

En medio de un agudo trauma emocional y económico, el deseo de identificar y castigar a un culpable puede ser ciertamente tentador. Para Trump, ha surgido como un rasgo central de su campaña de reelección - y una forma útil de evitar la culpa por los propios fallos de su administración en la respuesta a la pandemia. Pero la historia muestra la locura de este enfoque: las políticas destinadas a castigar a los perdedores de la Primera Guerra Mundial prepararon el terreno para la Gran Depresión y finalmente condujeron a otra guerra mundial.

Hoy en día hay mucho en juego. La pandemia ha estimulado peligrosas tendencias políticas y económicas, desde el nacionalismo hasta la división digital entre trabajadores y empresas. El aumento del desempleo, junto con los desastres naturales y los brotes de enfermedades relacionados con el cambio climático, no hará sino exacerbar el descontento.

Muchos gobiernos esperan que el estímulo monetario y fiscal a gran escala sea suficiente para salvar sus economías. El FMI estima que los países desarrollados ya se han comprometido a proporcionar un apoyo fiscal por valor de 9 billones de dólares, con EEUU y Europa a la cabeza. En ese país, la Oficina Presupuestaria del Congreso proyecta un déficit fiscal de 3,7 billones de dólares - 17,9% del PIB - en 2020.

China también depende del estímulo fiscal, aunque en mucho menor medida. Sus esfuerzos -350.000 millones de dólares en recortes de impuestos y tasas a los que se enfrentan las empresas y los hogares - aumentarían su déficit fiscal sólo ligeramente, hasta el 3,6% del PIB.

Asimismo, mientras la Reserva Federal libera una expansión cuantitativa sin precedentes - ampliando su balance en casi tres billones de dólares a mediados de mayo - el Banco Popular de China no ha seguido el ejemplo, prefiriendo presionar a los bancos comerciales para que concedan créditos a las empresas y a los gobiernos locales. En los primeros cuatro meses de este año, el total de préstamos denominados en yuanes aumentó un 10,7%, en términos interanuales. La venta de bonos ligados a la crisis por valor de un billón de yenes debería ayudar a sostener los presupuestos de los Gobiernos locales.

A pesar de estas medidas de estímulo masivo, se espera que el PIB real de EEUU disminuya en un 39,6% en el segundo trimestre de 2020, y en un 5,6% para el año. Esto refleja una verdad incómoda: la mayoría de las políticas monetarias y fiscales sólo abordan problemas temporales de liquidez. Lo que el mundo necesita es reajustar los modelos empresariales y de empleo para la era posterior a la pandemia, lo que requerirá inversiones masivas a nivel local, nacional y mundial.

La competencia geopolítica socavan la prosperidad de todos los países

A diferencia de EEUU, China parece reconocer esto. En la reciente apertura de la tercera sesión del 13º Congreso Nacional Popular, el primer ministro Li Keqiang no fijó ningún objetivo de PIB para el año, lo que indica que el gobierno mantendrá su enfoque de "el pueblo primero". Li también se comprometió a trabajar con EEUU para implementar el acuerdo comercial de fase uno que se firmó en enero.

Washington debe reconocer que su creciente rivalidad geopolítica con China tiene poco sentido estratégico. Los últimos decenios han demostrado que la cooperación mundial -especialmente en materia de comercio- es una estrategia viable en la que todos salen ganando, mientras que las guerras comerciales y la competencia geopolítica de suma cero socavan la prosperidad de todos.

Más allá del juego estratégico bilateral, EEUU -como líder mundial desde hace mucho tiempo- tienen la obligación moral de ayudar al resto del mundo a evitar la trampa de la depresión COVID-19, que es más peligrosa y urgente incluso que la llamada trampa de Tucídides. A juzgar por las señales recientes, no deberíamos tener dudas.

comentariosforum3WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

vio
A Favor
En Contra

No creo que EEUU vaya a poner sus objetivos nacionales por debajo de la ayuda al resto del mundo para superar el COVID-19. EEUU primero, el resto, después. Es muy posible que la estrategia de los Estados Unidos sea aprovechar la pandemia para afianzar su hegemonía mundial y, de alguna manera, retrasar en lo posible el crecimiento de China. A ese nivel todos son tiburones, aunque como propone el artículo la cooperación internacional es la mejor solución para salir adelante y que la economía mundial vuelva a crecer.

Puntuación 0
#1
PAPI
A Favor
En Contra

¿Cooperar? Pero si teneis problemas con todo el mundo. Problemas con los Indios, problemas con Japón, problemas con Australia, problemas con Taiwan, Tibet, EEUU, Vietnam, etc...

A ver si os pone Trump en vuestro sitio, que os mereceis la runia por lo del virus chino.

Puntuación 6
#2
Usuario validado en elEconomista.es
JMR
A Favor
En Contra

El problema del virus pasará más pronto que tarde, pero el de la dictadura China, camino de convertirse en la primera potencia, ese es el problema real. Así que nada de cooperar, ya lo llevamos haciendo 30 años y sólo a servido para que nos engañen y se aprovechen, ya es hora de mirar por los intereses del pueblo, el Europeo claro.

Puntuación 0
#3