Bolsa, mercados y cotizaciones

El beneficio del S&P 500 podría caer un 6% si Trump grava todas las importaciones chinas

Foto: Archivo
Nueva York

El pulso arancelario entre Estados Unidos y China regresa a las mesas de inversión en un momento en que las negociaciones para un posible acuerdo comercial entre ambos países parece en punto muerto. Si el presidente estadounidense, Donald Trump, reanudó su azote aumentando los gravámenes sobre un catálogo de productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares del 10% al 25%, el gigante asiático hará lo propio con un grupo de bienes estadounidenses por valor de 60.000 millones de dólares a partir del próximo 1 de junio.

Algunos consideran esa fecha como un punto de inflexión para determinar si la escalada aumentará o, por el contrario, las tensiones se relajarán antes de la cumbre del Grupo de los 20 (G20) prevista el 28 y 29 de junio en Osaka, Japón, donde Trump y su homólogo chino, Xi Jinping tienen previsto reunirse.

De momento, el gobierno de EEUU ya ha iniciado el proceso que ofrecerá margen para cumplir otra de las amenazas del inquilino de la Casa Blanca que implica imponer aranceles del 25% sobre las importaciones chinas que todavía no se han visto afectadas por las rencillas comerciales que comenzaron el año pasado. Este grupo de bienes, por valor aproximado de 300.000 millones de dólares, se someterá próximamente a comentario público.

"Un arancel del 25% sobre todas las importaciones de China podría reducir el consenso actual de beneficio por acción del S&P 500 a 158 dólares, un 6% menos", señalan los estrategas de renta variable de EEUU de Goldman Sachs en un informe.

En su análisis, los expertos del banco capitaneado por David Solomon, asume de forma conservadora que esta situación no provocará una profunda transferencia de costes o la sustitución de otros proveedores. Tampoco un aumento de los ingresos internos o cambios en la actividad económica. No obstante, estiman que las empresas del S&P 500 tendrían que aumentar los precios en alrededor de un 1% para compensar el impacto de los aranceles.

El escenario moderado de Goldman estima que si Trump no cumple con su amenaza de extender los aranceles a todas las importaciones chinas, el BPA del S&P 500 se situará en 2019 en los 165 dólares, un 2% menos que en su escenario base, donde el BPA es de 168 dólares. En este contexto no se incluía el aumento de los aranceles del 10% al 25% sobre importaciones chinas por valor de 200.000 millones de dólares.

Las compañías estadounidenses con altas ventas en China, que están altamente concentradas en el sector de semiconductores debido a sus cadenas de suministro, se han rezagado alrededor de 600 puntos básicos en las últimas dos semanas con respecto al comportamiento del S&P 500.

Esta situación promete continuar especialmente después de que Huawei se incluyera la semana pasada en la lista negra del Departamento de Comercio. Esto obliga a sus proveedores de componentes y servicios, como Google, Intel y Qualcomm, entre otros, a contar con el permiso del gobierno de EEUU a la hora de continuar manteniendo sus negocios con el fabricante de equipos de telecomunicación chino. Un permiso que dadas las circunstancias suele denegarse.

"Los inversores preocupados por una mayor escalada de la guerra comercial deberían centrarse en empresas con una alta exposición de ventas en EEUU", recomienda David Kostin, estratega jefe de Goldman. Algunos valores que cumplen con esta característica incluyen a Verizon, AutoZone, Altria Group, Marathon Petroleum, SunTrust Bancks, DaVita o Paychex, entre otras.

Los márgenes de beneficio neto del S&P 500 se contrajeron por primera vez en el primer trimestre desde los tres últimos meses de 2016. No solo las tensiones arancelarias sino el aumento de los salarios, los precios del petróleo y los costes de transporte influyeron en esta caída. Sin embargo, los resultados de las compañías han sido en general mejor de lo esperado; al inicio de la temporada, el consenso esperaba una contracción del margen de 88 puntos básicos y una contracción del BPA del 2%, mientras que las empresas han registrado una contracción del margen de 44 puntos básicos y un crecimiento del BPA del 2%.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.