Bolsa, mercados y cotizaciones

Las letras todavía ganan la batalla al depósito entre las alternativas sin riesgo

Imagen: Dreamstime.

En el catálogo de productos sin riesgo, las letras a un año son más atractivas que la mayoría de los depósitos con este mismo plazo. Distintas voces del Banco Central Europeo (BCE) se han encargado de enfriar las expectativas del mercado en cuanto a las bajadas de tipos de interés. La última en alzarse ha sido la de Isabel Schnabel, que ha reconocido que "debemos ser cautos con los tipos porque la inflación puede dispararse" en una entrevista con Financial Times. Este giro de guion, que apunta a que los recortes en el precio oficial del dinero se harán esperar más de lo previsto, ha provocado que la rentabilidad exigida por los inversores a las letras aumente de nuevo esta semana. El tipo de interés medio a un año ha subido del 3,29% al 3,34%.

En el mundo de los depósitos a 12 meses, sólo hay uno que pague más entre los contratables directamente en España (está la posibilidad de acudir a plataformas como Raisin, que dan acceso a la oferta de otros bancos en Europa, donde los depósitos se retribuyen mejor). El único plazo fijo que compite hoy con una letra es el que ofrece Banco Finantia, que mantiene una remuneración del 3,45% por depositar el ahorro un año (llegó a pagar, eso sí, un 3,75% en su mejor momento, en octubre del año pasado). Sin embargo, el importe mínimo de contratación es muy superior al de una letra: 10.000 euros frente a los 1.000 euros que se necesitan para adquirir la deuda pública.

El resto de los depósitos a un año renta igual o menos que una letra (ver gráfico), y es que hace semanas que los pocos bancos que tomaron la iniciativa de remunerar los depósitos han metido la tijera a sus rentabilidades, en previsión de que los tipos bajen. Ahora las mejores ofertas se encuentran en los plazos más cortos.

Ambos productos, letras y depósitos, aún convencen a los españoles, a pesar de que cada vez es más difícil superar a la inflación con ellos. En enero, el IPC se situó en el 3,4%, lo que significa que la rentabilidad real de una letra a doce meses es negativa. Y también la de muchos depósitos.

Las familias atesoran un tercio de todo el dinero en letras (cerca de 24.000 millones de euros), y casi un billón de euros en depósitos. Pero la tendencia es que la rentabilidad de ambos baje, a medida que se materialicen las bajadas de tipos de interés. Lo explica Joaquín Robles, analista de XTB: "A pesar del reciente repunte, es probable que la rentabilidad ofrecida por las letras empiece a reducirse a lo largo del año, por ese motivo puede ser más favorable elegir vencimientos más largos".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud