Bolsa, mercados y cotizaciones

Qué firmas soportan mejor la 'tórrida' subida de tipos en su coste de financiación

  • El vencimiento medio del ibex ha pasado de los 5,46 años, del cierre de junio de 2022, a 4,99 años actuales
  • Ferrovial, Naturgy y ACS son las firmas que más rebajan el cupón medio de su deuda en este periodo
El 'calor' de la subida de tipos encarece el coste de financiación
Madrid icon-related

El pasado viernes se cumplió un año de la primera subida de tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE) en este ciclo, el proceso de endurecimiento de la política monetaria más agresivo que se ha hecho en la zona euro desde su creación, con un incremento de 400 puntos básicos en el precio del dinero en menos de 12 meses, entre otras medidas, como la reducción del balance de deuda del BCE o la retirada de las condiciones excepcionales de financiación para los bancos que se establecieron por la pandemia.

La subida de tipos es uno de los peores enemigos de la renta variable, ya que su impacto es directo para la situación financiera de las compañías. El perfil de crédito de una firma suele sufrir en estos procesos, ya que se incrementan los costes de financiación para esa mayoría de empresas que utilizan la deuda como una palanca más de crecimiento, y en ocasiones desemboca en recortes de calificación de crédito para los emisores, por parte de las agencias de rating.

Para muchos analistas, la llegada del ciclo de subidas de tipos de los bancos centrales era un factor preocupante por este motivo. Es el caso de Gilles Möec, economista jefe de Axa Investment Managers, quien avisa de que "las perturbaciones de la estabilidad financiera suelen producirse como reacción a la rapidez del cambio de los tipos de interés, porque los prestatarios tienen que hacer frente a fuertes aumentos de los costes de refinanciación para los que no tuvieron tiempo de prepararse, entre otras razones".

Fabiana Fedeli, CIO de M&G, avisaba a comienzos de año de que "incluso de bajar la inflación, los mayores costes de financiación podrían seguir presionando los balances corporativos y creando dificultades a las compañías más débiles", y añadía cómo "adaptarse a este nuevo régimen será sin duda uno de los mayores retos a los que se enfrentan los inversores en 2023, pues un rápido endurecimiento monetario podría poner en peligro el crecimiento económico".

En el mismo sentido, desde Bank of America consideran que la década de la financiación históricamente baja ha quedado atrás, y que en los próximos años se tendrá que convivir con un entorno de costes de financiación más elevados. El banco estadounidense señalaba la semana pasada cómo "la década de los años 2010 ha sido un periodo en el que las empresas se han movido emitiendo cantidades sustanciales de bonos con costes muy bajos. Pero el péndulo ha cambiado de dirección, y los costes de la deuda son ahora los más elevados en casi 15 años. El mercado de crédito en la década de 2020 probablemente va a ser mucho más volátil, arriesgado, y lleno de retos que habrá que navegar".

Hasta el momento, todo apunta a que el perfil de crédito de estas compañías no se está viendo amenazado. Salvo Grifols, Fluidra e IAG, todas las compañías del selectivo cuentan con una calificación crediticia de grado de inversión (ninguna es bono basura), y las agencias mantienen buenas perspectivas, ya que, a su juicio, ninguna firma corre riesgo inminente de recorte de rating: ninguna compañía mantiene perspectiva negativa para las agencias. Hay tres, además, que mantienen perspetiva positiva: ArcelorMittal, Banco Sabadell y Merlin Properties.

Ahora, un año después del comienzo del proceso, ha quedado claro que, al menos en el Ibex 35, las compañías venían con los deberes hechos. No ha habido grandes sustos en los mercados y, sobre todo, el coste medio de financiación que genera la deuda que las empresas tienen emitida en el mercado de renta fija ha crecido a un ritmo moderado.

Para las compañías que ahora conforman el selectivo, este coste de financiación se ha incrementado en 23 puntos básicos, pasando del 2,37% que había justo antes de que comenzase la subida de tipos del BCE, hasta el 2,6% actual, según los datos que recoge Bloomberg. En cuanto al vencimiento medio (el horizonte temporal que han asumido las empresas para ir repagando los bonos que tienen emitidos en el mercado) ha pasado de los 5,46 años que mantenían a cierre del segundo trimestre de 2022, hasta los 4,99 años de media en el índice, casi medio año de recorte.

Las que más se abaratan

Al desgranar por valores cuáles son las firmas que se ven menos perjudicadas se aprecia que hay algunas compañías a las que incluso se les abarata el coste medio de su deuda emitida en el mercado, con datos del primer trimestre de 2022 y el primer semestre de este año. Entre ellas destacan dos compañías de construcción y una energética ocupando los primeros puestos.

En cabeza en este recorte del coste de financiación en este periodo está Ferrovial, con un cupón medio actual del 3,5% (del 4,17% de 2022), y un vencimiento medio de 16,43 años. La multinacional, que cerró el primer trimestre del año con una deuda neta de 5.729 millones de euros (similar a los 5.781 millones de diciembre de 2022), está trabajando para reducir su endeudamiento con medidas como la anunciada al principio de este mes, con la recompra de su bono híbrido perpetuo de 500 millones de euros, con el que rebaja su endeudamiento. El vencimiento medio para Ferrovial también ocupa un lugar especial en este ranking, ya que se trata del más elevado –y con creces– del índice, con una diferencia de 6 años del segundo, que es Repsol, con una vida media de más de 10 años.

Según datos de Bloomberg, Naturgy también reduce 0,3 puntos el coste de su deuda emitida en el mercado, con un cupón medio del 1,79% y un periodo de vida medio de 3,32 años. La compañía acabará este curso con una deuda neta de 12.817 millones, según estima el consenso de FactSet, una cifra que se sitúa en línea con lo que venía registrando los tres años anteriores e inferior que la registrada en años anteriores. Así, la eléctrica se fijó en su plan estratégico para 2018-2022 que el coste de la deuda total se situase al cierre de 2022 en el 3,6% y, finalmente, cerró este primer trimestre con la financiación media de las emisiones en el 2%.

ACS es la tercera con mayor recorte en el coste de financiación en este periodo, con el cupón medio en el 1,54% actualmente. La compañía presidida por Florentino Pérez pasará a tener una deuda neta de 893 millones en 2023, según previsiones de FactSet, tras dos años consecutivos con caja neta. Este aumento en la deuda de la compañía –que superó las expectativas del consenso en el primer trimestre de este año– se debe, según Renta 4, al fuerte nivel de inversión que llevan a cabo este ejercicio (1.160 millones en el primer trimestre). El tiempo de vida de su deuda alcanza los 4,8 años.

La financiación media de Cellnex en mercado, según estos datos, está en el 1,61% –desde el 1,68% del segundo trimestre de 2022–, con un vencimiento medio de más de 4 años, en línea con el periodo anterior. La compañía situaba su deuda financiera neta en 17.000 millones de euros (excluyendo los arrendamientos), frente a los 16.900 millones del cierre de 2022, con el 77% de ellas referenciada a tipo fijo. Marco Patuano, ahora consejero delegado de la compañía, marca un gran objetivo como es conseguir el grado de inversión por parte de S&P, el cual esperan lograr antes de que acabe 2024.

Esto es clave en una compañía de crecimiento porque automáticamente se reduciría el coste de financiación para una empresa que en la próxima década va a seguir necesitando pedir dinero prestado para costear los vencimientos de su deuda, las inversiones de expansión y de mantenimiento y los programadas de BTS (build to suit) que tiene firmados, además de hipotéticas operaciones para seguir consolidando el mercado que lidera.

Al otro lado de la tabla, en el apartado de las que más se encarecen, Arcelor ocupa el primer puesto, seguida del sector bancario, como uno de los claros protagonistas, con un aumento del coste de financiación de entre medio punto y un punto en todos los casos con respecto a la media del segundo semestre de 2022. La crisis bancaria que comenzó en Estados Unidos y, rápidamente, se contagió a Europa, avivó los temores por el colapso del sector. Además, la retirada de estímulos llevada a cabo por el BCE en los últimos meses también penaliza al sector ya que, hasta ahora, los bancos contaban con condiciones de financiación favorables por parte del organismo –como las rondas de TLTRO–, para compensar el daño de los tipos de interés negativos.

Hay que tener en cuenta que el coste de financiación de las entidades ya era mayoritariamente inferior al de muchas de las compañías del Ibex, e incluso con este incremento, ninguna supera el 3,6%. También en todas ellas, excepto en Banco Santander, se alarga el vencimiento medio de su deuda, según Bloomberg. BBVA es la que cuenta con el coste de financiación más alto entre los bancos, con 3,6%, con un vencimiento medio de 4,67 años.

Acciona Energía, Redeia y Sacyr también se cuelan entre los diez primeros puestos de compañías que más aumentan su coste medio de financiación en este periodo y, al revés que en las entidades bancarias, sí que ven un recorte en la vida media de vencimiento de la deuda. Pese a esta subida, Acciona Energía y Redeia tienen uno de los cupones más bajos entre las firmas del Ibex, con una financiación de 1,83% para la primera y de un 1,33% para Redeia.

El coste más elevado

Son las dos acereras, ArcelorMittal y Acerinox, las que tienen el coste más alto del índice, con el cupón medio en el 5%. En el caso de la compañía presidida por Aditya Mittal, que como se adelantaba es también la que más se encarece, eleva su financiación 1,4 puntos con respecto al anterior periodo, con un vencimiento medio de 5,69 años.

El coste de la deuda financiera de la española no varía, con un periodo medio de vencimiento de algo más de 2 años, frente a los 3 años de entonces. Para este año, se espera que la deuda neta de Acerinox se reduzca hasta los 226 millones, la mitad de la registrada en 2022 y la cifra más baja de su historia.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud