Bolsa, mercados y cotizaciones

El recorte de la producción de petróleo de la OPEP complica la vida a unos bancos centrales que no pueden con la inflación

  • Temor a una subida en los precios del crudo que dificulte la desinflación
  • Bullard (Fed) admite preocupación mientras que Simkus (BCE) relativiza
Foto: Dreamstime.

Más allá de benignas notas como la relajación del IPC general en Alemania y España por el efecto base y la caída de la energía, así como un dato de PCE (deflactor del consumo personal) en EEUU más débil de lo esperado, la semana pasada acababa con la lectura de que la inflación subyacente -sin energía ni alimentos frescos- sigue alta y pegajosa, con lo que los bancos centrales, que han subido tipos incluso en pleno maremoto bancario, no deberían abocarse demasiado pronto a los recortes. Lo ocurrido en las últimas horas reaviva los principales temores. 

Este domingo, varios países de la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo) y aliados (la OPEP+) salieron a anunciar que, a partir de mayo, retirarán del mercado 1,16 millones de barriles diarios mediante recortes "voluntarios". Cifra que se suma a la rebaja de medio millón de barriles al día avanzada previamente por Rusia, que ayer también avisó de que la extenderá hasta fin de año. Un montante de 1,66 millones de barriles al día que ha traído de nuevo el runrún a los mercados con subidas en el crudo que este lunes han llegado al 8% y la expectativa de una inflación aún más correosa, con lo que eso conlleva.

La mirada no ha tardado en dirigirse a la banca central. Los responsables de los institutos monetarios, que en las últimas semanas se han preguntado cómo afectarán las turbulencias financieras a sus perspectivas, ahora tienen que considerar una sacudida en forma de subida de los precios del petróleo. El peligro de un nuevo aumento de los costes del crudo complican el debate en Fráncfort, Londres y Washington sobre hacia dónde se dirige la inflación y cuánto más deben subir los tipos de interés para controlarla.

Desde la Reserva Federal de EEUU ha llegado este lunes la primera precaución. El presidente del Banco de la Reserva Federal de San Luis, James Bullard, ha dicho que no estaba claro qué implicancia tendrá el aumento de los precios del petróleo para la política monetaria de EEUU, pero ha admitido cierta preocupación. 

"Esto ha sido una sorpresa. Si tendrá un impacto duradero es una pregunta abierta", ha dicho Bullard durante una entrevista en Bloomberg Television. "Los precios del petróleo fluctúan. Es difícil seguirlos con exactitud. Algo de eso podría alimentar la inflación y hacer que nuestro trabajo sea un poco más difícil", ha remarcado. Bullard no tiene derecho a voto en las decisiones de política monetaria este año.

Desde el Banco Central Europeo (BCE), Gediminas Simkus, miembro del Consejo de Gobierno, ha dicho que los funcionarios deben tener en cuenta una serie de factores a la hora de fijar los tipos de interés, y la OPEP+ es solo uno de ellos. "La inflación se está ralentizando y hay más factores que las decisiones de la OPEP+", ha enfatizado Simkus, gobernador del banco central de Lituania, el lunes en Vilna. "En el contexto de los tipos de interés, lo más importante son las tendencias generales. En la última lectura, vimos que la inflación subyacente creció".

"Empezamos a ver algunos signos de normalización de la inflación, y aquí vamos de nuevo: otro problema", resume la situación Marija Veitmane, estratega de State Street. "Tenemos mercados laborales fuertes, tenemos consumidores que pueden gastar, y ahora suben los precios del petróleo. Así que cada vez es más difícil para los bancos centrales".

Los mercados monetarios recortaron agresivamente las apuestas de subidas de tipos el mes pasado tras las turbulencias bancarias, apostando en un momento dado a que la Fed, el BCE y el Banco de Inglaterra (BoE) ya no necesitarían endurecer más la política monetaria. Pero los operadores volvieron a apostar por la subida de tipos la semana pasada sugirieran que los responsables políticos tendrían que seguir subiendo los tipos de interés.

La probabilidad de que la Reserva Federal suba los tipos 25 puntos básicos en mayo es ahora del 60%, frente al 55% del viernes, antes de que se conociera la noticia del recorte de la producción de petróleo. Los operadores también aumentaron las apuestas de endurecimiento del BCE y del BoE, fijando los tipos máximos en el 3,63% y el 4,69%, respectivamente.

El momento no podía ser más inoportuno. Tras el ciclo de endurecimiento monetario más rápido desde finales de la década de 1980, los inversores estaban empezando a valorar una pausa en las subidas de tipos. "Las presiones inflacionistas siguen ahí", afirma Kiran Ganesh, de UBS Wealth Management. "Si no se produce una gran ralentización del crecimiento económico como consecuencia de los problemas del sector bancario, la economía mundial se verá sometida a una nueva restricción que podría hacer que la inflación se mantuviera alta durante más tiempo".

Ese peligro dependerá de lo duradero y brusco que resulte el último movimiento sobre el crudo, sobre los costes energéticos más amplios, sobre los precios al consumo más generales y, después, sobre las medidas subyacentes que los responsables políticos vigilan con más atención en la actualidad. 

En este contexto, no sorprende que algunos economistas prefieran esperar antes de sacar conclusiones. En lo que va de lunes, el contrato de referencia del crudo West Texas Intermediate subió hasta un 8%, por encima de los 80 dólares el barril. El crudo Brent superó los 84 dólares.

Aunque es un gran salto, solo devuelve los precios a donde estaban a principios de marzo, y siguen estando considerablemente por debajo del nivel de hace un año. Algunos inversores hablaban de que el petróleo se dirigía a los 100 dólares el barril de Brent, un nivel que sería más impactante para la economía. "Un anuncio no es lo mismo que la realidad. El precio del petróleo ha subido en respuesta, y en estos momentos se encuentra de nuevo donde estaba hace 20 días. A estos niveles, los precios de la energía siguen siendo un factor de desinflación, ya que el precio es significativamente inferior al de hace un año", relativiza Paul Donovan, también de UBS.

Aunque el encarecimiento del petróleo se traduciría normalmente en un aumento de los precios de la gasolina en el surtidor y de los costes de transporte, también tendería a frenar el ritmo de crecimiento económico, ejerciendo quizás una presión a la baja sobre las fuerzas inflacionistas. Pero los bancos centrales se enfrentan a fuerzas mucho mayores, como el colapso del mercado bancario, que ha obligado a rescatar a dos grandes bancos, y la escasez de mano de obra, que está haciendo subir los salarios.

"Los efectos sobre la inflación de esta subida de los precios del petróleo son bastante reducidos hasta ahora en comparación con los grandes efectos de las oscilaciones anteriores", afirma Michael Saunders, antiguo responsable de política económica del Reino Unido, que ahora trabaja en Oxford Economics. "Con las rápidas subidas de tipos desde mediados de 2022, el BCE, la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra han superado ampliamente sus problemas de inflación. A estas alturas, esta subida de los precios del petróleo no altera esa opinión".

Pero, ¿y si el movimiento del precio del petróleo se prolongara significativamente al alza? Dado el recorte de la OPEP+, los analistas de Goldman Sachs elevaron su previsión para el crudo Brent en 2024 a 100 dólares, un resultado que podría alimentar automáticamente una tasa de inflación general más alta.

Divergencias significativas

Se trata de un posible escenario que podría provocar divergencias significativas entre los responsables políticos, ya que la preocupación por la rigidez de los precios al consumo podría chocar con la preocupación por el impacto sobre el crecimiento.

"Los banqueros centrales están muy obsesionados en este momento con reducir la inflación y centrarse en lo que va a pasar con las expectativas de inflación", expone Freya Beamish, economista jefe de TS Lombard en Londres. "Cuando pienso en un shock de oferta como éste, pienso: bueno, los precios van a subir, va a destruir la demanda, y eso va a alimentar la recesión".

Tradicionalmente, los bancos centrales han "mirado a través" de un repunte del precio del petróleo. Esta vez, sin embargo, las expectativas de inflación ya están desancladas -como demuestran las huelgas y el aumento de los acuerdos salariales-, y tratar la subida del precio del petróleo como algo transitorio sólo puede incrustar una mayor inflación en la economía real, a través de los salarios y los precios.

Karen Ward, economista jefe para Europa de JP Morgan Asset Management, teme que los bancos centrales ignoren el nuevo contexto y vuelvan a sus viejos esquemas. El impacto de los precios del petróleo en la inflación "es absolutamente importante y espero que los bancos centrales hayan aprendido la lección transitoria", dijo en un correo electrónico.

"Cuando los mercados laborales están tensos, los choques de costes dan lugar a efectos de segunda ronda, que hacen que la inflación sea más persistente", sostiene Ward. "Y con una inflación tan alta durante tanto tiempo, los riesgos de desanclaje siguen creciendo. Así que sí, sin duda les complica el trabajo".

Margen en el calendario

En Europa, ha sido el gas natural, y no el petróleo, el factor que más ha influido en la inflación del año pasado. Rusia redujo drásticamente las exportaciones a la región tras invadir Ucrania, dejando los precios seis veces más altos de lo que estaban, incluso después de una fuerte caída en las últimas semanas. Esto ha dejado los precios de la electricidad en Europa muy por encima de los de Estados Unidos.

A Kallum Pickering, economista de Berenberg Bank, le preocupa que los bancos centrales reaccionen de forma exagerada. "Endurecer la política monetaria debido a un shock negativo de la oferta de petróleo sería un error. Los bancos centrales tienen que vigilar las expectativas de inflación, pero deberían mirar más allá mientras sigan bien ancladas", afirma.

Pase lo que pase, los principales bancos centrales de EEUU, el Reino Unido y la zona euro tienen aún mucho más tiempo para digerir este último acontecimiento que el mes pasado, cuando las turbulencias financieras golpearon inoportunamente pocos días antes de las principales reuniones sobre tipos de interés. 

La próxima decisión programada para los funcionarios de la Fed no es hasta el 3 de mayo, un día antes de la del BCE. El BoE tiene aún más tiempo, con el 11 de mayo en el calendario.

Ganesh, de UBS, considera que, por el momento, los responsables de la política monetaria de EE.UU. casi han terminado con el endurecimiento, mientras que la zona euro tiene más terreno que recorrer, ya que ha empezado más tarde. "En cuanto a la Reserva Federal, creemos que es probable que su última subida de tipos se produzca en uno o dos meses", afirma. "Creemos que vamos a tener más subidas de tipos por parte del BCE".

comentariosicon-menu3WhatsAppWhatsAppTwitterTwitterLinkedinlinkedinBeloudBeloud
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments

Comentarios 3

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

bancos
A Favor
En Contra

Mientras el mercado de valores esté en su nivel más alto, federal tiene derecho de aumentar el interés los inversores compran los activos a los precios más altos. No tienen miedo.

Puntuación 1
#1
delgado
A Favor
En Contra

^>

Que a estas alturas siga existiendo una Organización Terrorista como la OPEP , solo es posible si forma parte de la Organización Terrorista ONU,

De no ser así el Mercado ya la hubiera destruido hace tiempo

Como lo demuestra que los pequeños productores americanos de petróleo de Esquisto tumbaron los Precios e hicieron a USA autosuficiente, y exportador neto

Para frenar eso, los Stalinistas tuvieron que dar un Golpe de Estado en USA, y liquidar a los pequeños productores americanos,

Puntuación -1
#2
delgado
A Favor
En Contra

^>

En el mundo del Petróleo no hay Mercado, es un arma que los estados usan para ” freír” a impuestos a los ciudadanos

Los BC´s si quieren parar la Inflación no tienen más que dejar de Imprimir "Papeles de Colores" para financiar los Estados, toda mercancía que sobre abunda tiende a abaratarse,

Lo que sobra es Petróleo y muy barato, si se deja actuar al mercado claro está

Puntuación -1
#3