Bolsa, mercados y cotizaciones

Una montaña de derivados y el inmobiliario comercial convirtieron a Deutsche Bank en la diana del mercado

  • La caída del inmobiliario comercial supone un riesgo para Deutsche y otros bancos
  • El valor nocional de sus derivados se sitúa en unos 42 billones de euros
  • Pese a todo, DB tiene unos ratios de liquidez y de capital por encima de la media
Foto de Deutsche Bank. Fuente: Reuters

Los resultados de Deutsche Bank en 2022 fueron espectaculares, presentando el beneficio más alto desde 2007. Sin embargo, el banco alemán arrastra algunos problemas que vienen de lejos, y aunque parecen en gran parte superados, cuando el risk-off se apodera de los mercados y en especial de la banca, Deutsche Bank se convierte en la diana de los inversores bajistas. ¿Por qué la entidad se encuentra en el ojo del huracán? Deutsche Bank tiene en su balance una fuerte exposición a complejos derivados y una posición importante en hipotecas de oficinas y locales en EEUU. El impacto potencial de estos dos tipos de activos es enorme, lo que genera incertidumbre cuando las turbulencias vapulean los mercados.

El precio de las acciones de Deutsche Bank se desplomó el pasado viernes ante los temores de contagio financiero que invadieron el mercado tras el colapso de Credit Suisse y dos bancos americanos. Aunque los títulos del banco alemán suben este lunes en bolsa, todo hace indicar que hay mucho nerviosismo en el mercado. Cuando hay nerviosismo en los mercados, los inversores buscan a los más débiles para lanzar sus mayores zarpazos.

Los analistas creen que la elección de Deutsche Bank se debe a su reputación, quizá ya desfasada, de banco enfermo de Europa. Sin embargo, otros analistas aseguran que se debe a la composición de su balance. El banco alemán 'atesora' una cartera importante de préstamos hipotecarios de oficinas en EEUU (también en Europa) y un montón de billones (sí, billones con B) en valor nocional de derivados. 

La cartera de derivados de Deutsche

Un informe publicado el pasado viernes por la casa de análisis Autonomous Research que mostraba la robustez del banco germano, también dio datos sobre la gran cartera de derivados que tiene en balance el banco alemán: actualmente son 42 billones de euros de valor nocional, el peso que tiene esta cartera. No obstante, hay que aclarar que el valor nocional es la cantidad total del activo subyacente de un valor a su precio al contado. Aquí puede leer la definición ampliada del valor nocional.

Es importante realizar esta distinción, puesto que Deutsche Bank no ha invertido 42 billones en derivados, es el valor que tendría esa cartera teniendo en cuenta el apalancamiento. El valor nocional distingue entre la cantidad de dinero invertida y la cantidad de dinero asociada con la transacción completa. El valor teórico se calcula multiplicando las unidades de un contrato por el precio al contado. Los derivados permiten realizar una inversión con un capital de un euro (por ejemplo) invertido, aunque cantidad asociada a la transacción sea de diez euros. Los beneficios y las pérdidas van a ser sobre esos 10 euros, aunque el capital aportado sea solo uno.

Desde el portal especializado en inversión Seeking Alpha intentan explicar por qué estos miedos son en parte infundados: "La exposición total nocional a derivados de DB asciende a la asombrosa cifra de 42 billones de euros. Esto es lo que preocupa a algunos inversores, pero, seguramente, DB sea solo un copo de nieve en una tormenta financiera".

Estos expertos explican que aunque la exposición en balance parezca tan abultada Deutsche Bank lo que hace, en gran parte, es comprar derivados a petición de sus clientes, a los que cobra una comisión, pero realmente su riesgo en estas operaciones no se acerca ni de lejos a la cantidad de los 42 billones de euros. Por otro lado, muchos de estos derivados dan la opción de cerrar la posición o simplemente de que nunca se llegue a producir la pérdida potencial (se pierde en todo caso la prima, como ocurre con las opciones). De modo que la exposición real de DB al mercado de derivados es mucho menor a lo que parece y se ha reducido, además, en los últimos años.

El valor nocional del mercado de derivados es dantesco. El último informe al respecto del Banco Internacional de Pagos señalaba que "el valor teórico o nocional de los derivados over the counter (OTC) en circulación aumentó hasta los 632 billones de dólares a finales de junio de 2022, frente a los 598 billones de dólares a finales de 2021".

"Esta es la razón clave por la que estas exposiciones nocionales a derivados son tan grandes. Estas son solo cifras de contratos nocionales y no se acercan a la exposición real. Además, desde DB gestiona con cuidado su cartera, que en su mayor parte está cubierta por el riesgo de mercado (así como por el riesgo de contraparte)", sentencian los expertos de Seeking Alpha.

En cuanto a la exposición a hipotecas de oficinas y locales comerciales, las cifras son más pequeñas. Se cree que alrededor de 16.000 millones de euros podrían estar dentro del inmobiliario comercial americano, frente a una exposición total de 49.671 millones de euros a actividades inmobiliarias (en general), según publicó el propio Deutsche Bank a diciembre de 2022. Aunque estas cifras son más pequeñas que las de derivados, quizá son algo más preocupantes dada la crisis que atraviesa este sector. "Si el sector inmobiliario sigue cayendo, podría ser el próximo amplificador de riesgo para los bancos y el mercado en general", asegura Peter Garnry, estratega de Saxo Bank.

Un informe de Citigroup publicado el viernes detallaba esta posición de DB: el 51% de la exposición a los inmuebles comerciales se encuentra en EEUU, el 36% en Europa y el 13% en Asia. La cartera está diversificada por varios tipos de propiedad, con la mayor concentración (el 34%) en espacios de oficinas, aseguraban los expertos del banco americano.

"Un área de preocupación, que surge al menos en EEUU, son estos inmuebles comerciales. Incluso si los inmuebles en Europa son más sólidos, los vínculos financieros significan que las pérdidas en el inmobiliario comercial de EEUU podría llegar a los balances de los bancos europeos", explica el experto de Saxo Bank.

Lloyds y Banco Santander tienen la exposición más baja a propiedades comerciales, según reveló un informe de Credit Suisse hace escasos días, mientras que el banco sueco Svenska Handlesbanked tiene la exposición más alta al sector.

En el caso de DB, los economistas de Citi creen que el banco se encuentra en una posición compleja: "Calificamos a Deutsche Bank como de alto riesgo, ya que está expuesto a un riesgo de ejecución significativo en su plan de reestructuración estratégica". Estos expertos añadían que el banco se enfrenta, además, a una regulación cambiante.

La JERS y el BCE avisan

El Banco Central Europeo publicó una nota a principios de 2022 en la que destacaba la elevada exposición de la banca germana a este tipo de inmobiliario: "Las exposiciones de los bancos al sector del inmobiliario comercial o Commercial Real Estate (CRE) son sustanciales y representan alrededor del 8% de los préstamos totales de los bancos supervisados y más del 20% de sus préstamos corporativos totales. En valores absolutos, las exposiciones a CRE son particularmente altas en Alemania, Francia e Italia. En otros países como Chipre, Eslovenia y Estonia, su tamaño relativo es importante, con exposiciones a CRE que representan más del 40% del total de préstamos corporativos", señalaba el BCE.

"Históricamente, el inmobiliario comercial (oficinas, locales, etc) ha sido una exposición que ha experimentado pérdidas elevadas en períodos de estrés. Si bien los bancos europeos han reducido y diversificado sus riesgos con el tiempo, las exposiciones descomunales son un área de interés para los inversores", según los analistas.

Ante esta situación, la Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS) publicó una advertencia a finales de enero sobre las vulnerabilidades del sector inmobiliario comercial en la Unión Europea: "Una evolución adversa del sector inmobiliario comercial puede tener un impacto sistémico en el sistema financiero y en la economía real. Estas vulnerabilidades pueden verse amplificadas por efectos de contagio entre países y por las interconexiones entre instituciones financieras".

Además, esta institución ha señalado que las entidades de crédito, como los bancos comerciales, están particularmente expuestas a este sector a través del riesgo de crédito de los préstamos. Los datos disponibles sugieren que la financiación bancaria de este sector presenta elevadas ratios préstamo/valor en varios países de Europa.

Con todo, los analistas de Autonomous, que salieron rápidamente en defensa de Deutsche Bank, piden cautela y aseguran que el banco alemán goza de salud, aunque admiten que su rápida intervención para salir en defensa de DB puede levantar sospechas, lo cierto es que está basada en datos: "Claramente, cuando un analista siente que es necesario escribir un informe tranquilizador como este, el sentimiento de los inversores debe ser pobre. No hemos recibido muchas preguntas de los inversores sobre Deutsche hasta hoy, pero lo que hemos recibido se ha centrado en (i) las exposiciones del banco a las CRE estadounidense y (ii) su gran cartera de derivados", exponía en su nota publicada el pasado viernes.

"Es probable que Deutsche sufra algunos golpes en su balance por los CRE de EEUU; pero estos deberían ser manejables". Por otro lado, estos expertos exponían los ratios de liquidez, solvencia y reservas del banco alemán. Lo cierto es que Deutsche Bank, hasta la fecha, es un banco 'sobrecapitalizado' (cumple de sobra los requerimientos) y que además tiene unos ratios de liquidez que superan la media de la zona euro. Dicho todo esto y, sobre todo, visto lo ocurrido con el Silicon Valley Bank en EEUU, ya no se puede descartar que un banco termine sufriendo una crisis de liquidez tan aguada que termine generando un problema de solvencia y sostenibilidad en cuestión de semanas.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud