Bolsa, mercados y cotizaciones

El bono de EEUU ofrece solo 1,2 puntos más de rentabilidad que el alemán antes de la Fed y el BCE

  • El primero se sitúa en el 3,54% y el segundo en el 2,31%
  • Es la menor diferencia en los últimos 27 meses
El bono de EEUU pierde atractivo frente a los europeos.

Hace apenas tres meses, los inversores exigían un plus de casi dos puntos más de rentabilidad por comprar un bono estadounidense a 10 años (T-Note) frente a la que pedían a la deuda homóloga alemana (Bund). Esta diferencia ocurría mientras los tipos de interés oficiales en EEUU se situaban en la horquilla del 3,75-4% y en la eurozona, en el 1,50%, es decir, a 2,25 puntos porcentuales de distancia. La brecha en la deuda de ambos países se ha reducido, sobre todo en los últimos días. Ahora es de 1,2 puntos porcentuales, la menor vista en los últimos 27 meses, adelantando que el precio del dinero se acercará en ambas regiones.

Los bancos centrales de EEUU y la eurozona comenzaron a elevar los tipos de interés el año pasado ante una inflación desbocada y continuarán incrementándolos en los próximos meses. Pero el mercado de renta fija ya descuenta que lo harán a diferentes velocidades a partir de esta semana... y en la siguientes citas. En marzo, los tipos en EEUU podrían situarse en el 4,75-5%, mientras que en la zona euro se irían al 3%, reduciendo la diferencia en 50 puntos básicos. El techo este año podría tocarse en el 5-5,25% al otro lado del Atlántico mientras que a este se habla de un 3,25%.

Este entorno es propicio para que otros bonos europeos comiencen ya a hacer la competencia a los de EEUU. Y es que el acercamiento entre el Banco Central Europeo (BCE) y Reserva Federal estadounidense (Fed) también se aprecia en otros títulos de renta fija con mayor riesgo, que, a pesar de relajarse en el arranque de año, han sufrido un repunte de rentabilidad en los últimos días. La deuda española a una década, sin ir más lejos, se negocia en el entorno del 3,32% en mercado, a solo 0,22 puntos porcentuales de la estadounidense; desde agosto de 2020 solo estuvo tan cerca puntualmente unos días en diciembre.

Otras dos citas clave

La Fed pisará el freno este miércoles, anunciando un aumento de los tipos de 25 puntos básicos en lugar de los 50 de la reunión anterior. El mercado descuenta esta menor velocidad y lo contrario sería toda una sorpresa. "Sin embargo, el banco central no querrá que los mercados malinterpreten este ritmo más moderado de endurecimiento como una señal de que se avecina un giro en la política monetaria. De hecho, la Reserva Federal insistirá en que queda mucho por hacer para que la inflación vuelva a situarse en el objetivo y que, para ello, la política monetaria deberá seguir siendo restrictiva durante un periodo de tiempo prolongado", opina James McCann, economista abrdn.

En opinión de Cristina Gavín, responsable de renta fija en Ibercaja Gestión, solo "tendríamos que esperar hasta bien entrada la segunda parte de 2023 o comienzos de 2024 para asistir a un primer recorte en el tipo de intervención por parte de la principal autoridad monetaria norteamericana".

Por su parte, el BCE aún no puede bajar el ritmo en la reunión que celebrará este jueves. La institución presidida por Christine Lagarde inició su camino de alzas de tipos más tarde, en julio del año pasado, y los aumentará en otros 50 puntos básicos tanto en febrero como en marzo si sigue el calendario previsto. Sería en mayo cuando la subida podría quedarse en 25 puntos básicos.

"El BCE subirá 50 puntos básicos y reiterará la guía de diciembre de al menos otro alza de 50 puntos en marzo. Un mejor crecimiento, unos precios básicos y de mercado muy elevados no son motivo para desviarse", justifican desde Bank of America, donde consideran que "un BCE hawkish debería continuar respaldando al euro por ahora, pero esperamos más volatilidad en los próximos meses si la inflación global demuestra ser rígida en su descenso".

El euro es, de hecho, el otro punto importante para el inversor europeo. La moneda común se ha apreciado un 10% en los últimos tres meses y cubrirse del riesgo divisa puede suponer un coste que reste el poco atractivo que ofrece ya de más el bono estadounidense.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud