Bolsa, mercados y cotizaciones

Guindos (BCE) avisa de un cambio de tendencia en el mercado inmobiliario y antepone las subidas de tipos a la recesión

  • Guindos: "Todo apunta a un mayor potencial de corrección de precios de la vivienda"
  • "Los bancos han reducido sus expectativas de demanda de crédito hipotecario"
  • "La intención de compra de los hogares parece haber disminuido"
Luis de Guindos, vicepresidente del BCE. Foto de Bloomberg

Luis de Guindos, vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), ha advertido del cambio de tendencia al que se podría enfrentar el mercado inmobiliario en la Eurozona tras años de fuerte crecimiento de precios y del crédito hipotecario. Guindos ha reconocido que se están viendo ciertos cambios (expectativas, tipos y demanda) que podrían conducir a una caída de precios de la vivienda. 

Las subidas de tipos están disparando el euríbor, que ya ha alcanzado la zona del 2%, lo que a su vez está encareciendo rápidamente la concesión de crédito hipotecario (tanto tipo fijo como, por supuesto, el variable). Esta dinámica podría reducir una demanda de vivienda que ha crecido, quizá, de forma desproporcionada en los últimos años, disparando el precio de los inmuebles. En el nuevo entorno financiero, la tendencia de los últimos años en el inmobiliario parece vulnerable, ha asegurado De Guindos en un discurso en Lisboa.

La crisis del covid, al contrario de lo que se pensó en un primer momento, tuvo un impacto positivo sobre la demanda de vivienda y el precio. Por un lado, los hogares incrementaron el valor que le dan a los inmuebles, puesto la vivienda se convirtió en un bien todavía más relevante ante las restricciones de movilidad.

Por otro lado, las bajadas de tipos de interés y las inyecciones de liquidez de la banca central dejaron a la vivienda como uno de los pocos activos con una rentabilidad elevada (depósitos, bonos, etc. ofrecían una rentabilidad casi nula). A todo lo anterior hay que sumarle el ahorro acumulado por las familias durante la pandemia que, en parte, se canalizó en modo de inversión hacia la compra de vivienda. 

Ahora, todas estas tendencias podrían revertirse. Guindos cree que la vivienda podría ser víctima de la nueva situación: "Las vulnerabilidades en los mercados inmobiliarios residenciales de la zona del euro también están aumentando a la luz de los continuos aumentos de precios y el vigoroso crecimiento de los préstamos hipotecarios", ha señalado el economista español, que además ha aportado datos. En el primer trimestre de 2022, el crecimiento de los precios de la vivienda en la zona euro fue del 9,8%, la tasa de crecimiento más alta desde principios de la década de 1990.

"Sin embargo, desde principios de año, las respuestas de las encuestas a hogares sobre la intención de comprar una vivienda han disminuido y los bancos han reducido sus expectativas sobre la demanda de créditos hipotecarios, lo que apunta a un mayor potencial de corrección de los precios de la vivienda", ha sentenciado el vicepresidente del BCE.

Aunque se produzca una corrección de precios en la vivienda, tanto las familias como los bancos se encuentran en una mejor posición que en 2007 para afrontar este 'golpe'. Los balances de los bancos presentan una mayor fortaleza que en el pasado y no están tan expuestos al crédito inmobiliario. Mientras que el endeudamiento de las familias, al menos en el caso de España, es muy inferior al de 2007. De modo que la economía parece estar mejor preparada para afrontar la posible corrección de la vivienda.

Más subidas de tipos de interés

Por otro lado, Guindos ha querido priorizar durante su discurso las subidas de tipos de interés y el control de la inflación frente al riesgo de que se produzca una recesión. Parece evidente que el endurecimiento de las condiciones monetarias está acelerando la llegada de una nueva recesión, pero en una coyuntura como la actual resulta más importante devolver la inflación al objetivo (el 2% anual) y mantener la credibilidad del banco central.

El camino hacia la normalidad (alcanzar el tipo de interés neutral) aunque es largo, por lo que el BCE seguirá elevando el precio del dinero en las próximas reuniones. Pese a la histórica subida de tipos de la semana pasada (75 puntos básicos en los tres tipos clave), la política monetaria sigue siendo acomodaticia, es decir, aún estimula a la demanda agregada.

Por ello, Guindos ha insistido en que "con la inflación en niveles récord, una postura de política monetaria tan acomodaticia ya no es apropiada... En este contexto, decidimos aumentar los tipos de interés en 0,75 puntos porcentuales en nuestra reunión del Consejo de Gobierno la semana pasada. Este gran paso anticipó la transición de un nivel altamente acomodaticio de los tipos de política hacia niveles que asegurarán el regreso de la inflación a nuestro objetivo de mediano plazo del 2%", ha asegurado De Guindos.

El vicepresidente ha querido preparar el terreno para seguir subiendo tipos de interés aunque se produzca una recesión. Guindos ha insistido en la importancia que tiene devolver la inflación al 2% incluso en un contexto de desaceleración económica.

"Es cierto que no estamos en un clásico episodio de sobrecalentamiento impulsado por la demanda, y que la energía sigue siendo el factor principal del aumento de la inflación y la desaceleración del crecimiento. Pero con el bajo nivel actual de los tipos de interés, la política monetaria sigue siendo acomodaticia, lo que respalda la demanda y, en última instancia, también contribuye a las presiones sobre los precios", asegura el vicepresidente.

"Con la inflación en niveles récord, una postura de política monetaria tan acomodaticia ya no es apropiada. Además, debemos asegurarnos de que las expectativas de inflación permanezcan bien ancladas hasta que pasen los choques actuales para facilitar el regreso de la inflación a nuestra meta de mediano plazo", sentencia De Guindos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud