Bolsa, mercados y cotizaciones

Los recursos básicos y la banca ofrecen dividendos de más del 6% en Europa

  • El sector automovilístico es uno de los que más cede en el año y presenta una rentabilidad del 5,8%
  • La de las aseguradoras asciende hasta el 5,7%

Toda situación adversa, por difícil que parezca, tiene su lado bueno. Incluso la coyuntura macroeconómica que azota a todo el panorama mundial, con Estados Unidos en una recesión técnica y Europa a la espera de su llegada, entraña una parte positiva: las altas rentabilidades por dividendo que están dejando las abultadas caídas que se producen en la práctica totalidad de los sectores europeos.

Así, entre las distintas industrias que agrupa el Stoxx 600, hasta un total de ocho sectores presentan rentabilidades por dividendo superiores al 4% para este 2022. Entre ellos destacan el sector de los recursos básicos, el bancario, el automovilístico, el de las aseguradoras, el de las utilities y el de las telecomunicaciones, con estimaciones para este año fiscal que superan el 4,5% de retribución en todos los casos sin que se esperen recortes en las retribuciones.

La industria de los recursos básicos -apoyada en las materias primas y en empresas como las acereras, de extracción de carbón o siderúrgicas, entre otras- presenta la rentabilidad por dividendo más atractiva de Europa para este 2022 acercándose al 7,8% de rendimiento. Sin embargo, su alto dato no se debe a los desplomes, ya que el sector apenas cede en bolsa -retrocede sobre un 0,3% en este ejercicio-, aunque como cualquier industria, esta tampoco ha podido escapar de las garras de la inflación y ahora la recesión. Llegó a marcar su tercer pico más alto de la historia el pasado abril, tocando niveles de 2008. Desde aquellos altos del año, se desplomó más de un 30% hasta tocar mínimos de 2022 a principios de julio. Desde entonces, se recupera sobre un 14%.

Según apuntan los analistas de WisdomTree "por más que los metales básicos hayan estado presionados un poco a la baja desde abril, están comenzando a mostrar algunos indicios de recuperación en las últimas semanas", a lo que añaden que "vemos estos comportamientos como una subestimación por parte de los mercados del papel que desempeñarán los metales industriales en la transición energética. Es evidente que los mercados todavía valoran los metales industriales como activos completamente cíclicos, y las perspectivas de crecimiento de su demanda por la megatendencia de la transición energética aún no se descuentan en los precios".

Por compañías del sector, es la acerera sueca Ssab la que presenta la mayor rentabilidad por dividendo, no solo de su sector, sino entre aquellos con las retribuciones más altas (ver gráfico), con un 19,2% de rentabilidad por dividendo. Al igual que la industria a la que pertenece, este dato no viene propiciado por las caídas, ya que el valor consigue revalorizarse cerca de un 5% en este 2022 y el consenso de mercado que recoge FactSet estima que la firma sueca aún posee hasta un 45% de recorrido en bolsa. Este valor no solo es atractivo por su retribución, sino que ofrece el PER (veces que el beneficio se recoge en el precio de la acción) más bajo de todo su industria, de 2,3 veces para este 2022.

Al contrario que los recursos básicos, el sector bancario europeo, con la segunda rentabilidad más alta, sufre más en bolsa y retrocede sobre un 9% en este ejercicio. Las subidas de tipos llevadas a cabo por los bancos centrales como forma de contener la situación no parecen haber ayudado de momento a este sector, en el que hasta el 73% de sus entidades manchan de rojo su conducta bursátil en el ejercicio, en parte a causa de la internacionalización de su negocio.

"La decisión del BCE sobre los tipos de interés marca una aceleración de la revalorización de los balances de los bancos europeos y debería ser claramente positiva después de 10 años de tipos descendentes y negativos. Pero unos tipos más altos con un menor volumen de préstamos no acabarán con los problemas de rentabilidad de las entidades", apunta el equipo de análisis de Scope Ratings. "Los ingresos por intereses se han deteriorado en los últimos años debido al largo tiempo que han permanecido bajos tipos de interés. Los bancos han conseguido limitar el impacto de esta erosión gracias a un cambio en paralelo en los gastos por intereses. Las subidas de tipos son ya una realidad y los bancos han posicionado la duración de sus balances para beneficiarse de la revalorización. Sin embargo, no están igualmente posicionados para sacar provecho de este movimiento", indican desde la entidad.

Retribuciones del 6%

El sector recuperó de forma clara sus niveles precovid a principios de este ejercicio, llegando a marcar máximos anuales en febrero que supusieron, además, niveles no visitados desde enero del 2018. Hace apenas un mes la industria tocó mínimos anuales y niveles de febrero de 2021. Desde entonces, consigue rebotar alrededor de un 13%. Estos desplomes, sin embargo, han dejado ver retribuciones del 6% para este 2022 y las entidades ofrecen hasta rentabilidades superiores al 8% en el caso de las más altas. Es el caso de la francesa Credit Agricole, con una rentabilidad por dividendo que roza el 9%. Destaca el banco británico Natwest Group que logra una revalorización superior al 13% en el año y aún así, se alza con la segunda retribución más elevada para 2022.

Las erosiones en bolsa han ido más allá de los atractivos dividendos y han dejado hasta el 8% de la industria con multiplicadores de beneficio por debajo de las 10 veces y con expectativas de rentabilidad superiores al 10%.

El sector automovilístico también se sube al carro de las mayores retribuciones por sectores de Europa. En su caso, su caída en bolsa es una de las más pronunciadas entre las industrias destacadas (ver gráfico). La automoción ha sufrido en gran medida el aumento de los costes de la energía y los problemas en las cadenas de suministro, entro otros. "La falta de suministros ralentizó e incluso obligó a paralizar la actividad de este sector en Europa, poniendo de relevancia la dependencia de esta región de los componentes procedentes de otros países. En concreto, la fabricación de semiconductores está concentrada en Asia, donde dominan la taiwanesa TSMC y la surcoreana Samsung y el diseño en EEUU", según apunta en un informe Comisiones Obreras. Pese a ello, la inflación ha sacudido con más dureza a los proveedores que a las propias automovilísticas, que sufren esta hasta tres veces menos.

Así, este sector ofrece una rentabilidad de hasta el 5,85% por dividendo. Por firmas BMW alza su retribución hasta el 9,55 y Stellantis se acerca hasta el 9%. La alemana es, de hecho, la compañía más barata de todo su sector, con un PER estimado para este 2022 en las 4,7 veces. A pesar de que retrocede sobre un 13% en el año, el mercado aún cree que la firma posee un potencial de hasta el 31% y recomienda mantener las posiciones sobre el valor.

Los bancos no son los únicos a los que benefician las políticas monetarias de los bancos centrales, pues a ellos se suman las aseguradoras. " Al igual que los bancos, las compañías de seguros también se benefician, en una fase de subida de los tipos de interés, del hecho de que salgan al mercado nuevos bonos con mayor rendimiento", indican desde Oddo. El sector europeo se desploma un 6% en este 2022, pero su rentabilidad por dividendo aumenta hasta el 5,7%. Incluso dentro de la industria dos compañías presentan retribuciones que superan el 10% de rentabilidad: Direct Line y Scor que acumulan caídas en bolsa del 22% y el 37% respectivamente. Esta última presenta, además, el segundo potencial más elevado, de hasta el 46%, según recoge el consenso de analistas que reúne FactSet y pese a que actualmente se compra a un multiplicador de 25 veces, el mercado estima que esta ratio descenderá hasta las 4,4 veces para 2023.

Podría parecer que la energía ha sido una de las ganadoras del conflicto generado entre el país presidido por Putin y su vecino, pero los desplomes superiores al 6% que sufre el sector europeo en bolsa demuestran lo contrario. De hecho, hay compañías de la industria, como la finlandesa Fortum Oyj, que pierden hasta cerca del 60% de su valor en este 2022. Pese a ello, esta caída ha dejado en el valor una rentabilidad el 10% por dividendo para este año fiscal. Las firmas Engie y Enel, con rentabilidades sobre el 8% en ambos casos, ofrecen, además, atractivos multiplicadores de beneficios, siendo de las más baratas de su sector, al comprarse en las 5,1 y 7,4 veces respectivamente. Desde comienzos de año ambos valores han conseguido abaratarse más de un 25%.

El sector de las telecomunicaciones apenas llega a ceder un 1% en bolsa durante este ejercicio y, sin embargo, ofrece una rentabilidad por dividendo para 2022 que supera el 4,5%. Pese a que a finales del ejercicio pasado, el equipo de Bank of America pronosticase "un crecimiento sostenible a partir de 2022, superando el pico de apalancamiento, a medida que los vientos en contra del Covid se disipan y surgen los vientos a favor", parece que habrá que seguir esperando esta brisa, pues la industria aún no ha conseguido retornar a los niveles precovid. La volatilidad ha marcado su trayecto en bolsa. Marcó máximos del año en febrero y en menos de un mes se desplomó un 13% hasta mínimos. Ahora se recupera sobre un 7%. Por compañías, destaca la retribución de la sueca Tele2 que llega a rozar el 11% para 2022 y la belga Proximus que supera el 9% de rentabilidad.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin