Bolsa, mercados y cotizaciones

El valor de los 10 gigantes rusos juntos baja de 20.000 millones de euros en bolsa

  • Gazprom se desploma un 91% en cinco sesiones y su capitalización bursátil cae de los 7.000 millones de euros
Archivo

En la guerra todos salen perdiendo y para desgracia de Vladimir Putin la guerra abierta no solo está afectando a Ucrania. Las compañías rusas más importantes -pese a que la bolsa de Moscú permanezca aún cerrada- continúan cotizando en el parqué londinense a través de ADRs (American Depositary Receipt, según sus siglas en inglés) y sus intensos desplomes dejan a los valores rusos al borde de una quiebra inminente.

Desde que el Kremlin abrió fuego en la madrugada del jueves pasado contra Ucrania, las diez mayores compañías rusas por capitalización sufren una pérdida media del 96% en solo cinco sesiones, lo que implica haberse pasado de valer en conjunto más de 340.000 millones de euros a menos de 20.000 millones, aun a sabiendas de que algunas de ellas vienen de presentar beneficio histórico en 2021.

Con el Micex clausurado hasta nueva orden, la lógica de mercado hace prever que la sangría de ventas que se está viendo en la cotización de los ADRs de estas firmas en Londres se replique con la misma fiereza en Moscú una vez se vuelva a permitir la negociación. Además, la imposición de sanciones económicas a todo lo que tenga apellido ruso ha provocado el cierre de las exportaciones del Kremlin hacia Occidente.

El gigante ruso por excelencia, la gasista Gazprom, ha perdido un 91% de valoración en el mercado desde que Putin inició la guerra la madrugada del 24 de febrero. Por el camino se ha dejado 63.000 millones de euros en su cotización vía ADRs en el parqué londinense, hasta capitalizar menos de 7.000 millones. El desplome llegó al 96% a mitad de sesión y llegó a ceder por debajo de los 3.000 millones, aunque finalmente controló la sangría con un desplome del 24% el miércoles. A cierre de 2021 Gazprom alcanzó un nuevo máximo en su beneficio histórico con cerca de 5.530 millones de euros (antes del desplome de las últimas sesiones del rublo). Hoy son el equivalente a 4.300 millones.

La peor parada de todas ellas estos últimos cinco días es el gigante del acero Severstal, tercera mayor firma del sector en Rusia. Ayer se filtró la noticia de que paralizará, las ventas a Europa (ver página 25) ante las sanciones económicas. Con el desplome de ayer, del 97%, pierde un 99,7% de su capitalización en cinco sesiones, hasta los 50 millones de euros (ver gráfico).

Desplomes similares sufrieron la disribuidora de gas Novatek, el mayor banco de Rusia y Europa Oriental, Sberbak, y la petrolera más grande, Lukoil. Pierden entre un 99% y un 99,6% de su valor en bolsa tan solo en los últimos cinco días. Esto supone pérdidas más que millonarias. En el caso de Sberbank pierde más de 42.000 millones y deja a su cotización temblando en los 244 millones de euros de valor de mercado. La de Lukoil descendió de los 44.000 millones de euros hasta rozar los 500, similar al retroceso de Novatek que pasó de valer algo más de 40.000 millones a no llegar a tocar los 200 millones de euros.

La otra gran petrolera rusa, Rosneft Oil, sufre un doble varapalo. Su cotización no solo ha perdido un 89% de su valor estos últimos cinco días, sino que además la gran petrolera británica BP anunció el domingo su intención de vender su participación, del 19,75%, de la compañía rusa y el consejero delegado de BP dejará su puesto en el Consejo de Administración de forma inmediata. Por el camino, la rusa se ha dejado más de 43.000 millones de euros. Otras empresas rusas con desplomes de casi el 100% son Norilsk, Novolipetsk, Magnit, Polyus y Tatneft.

Estampida de la deuda de Gazprom

Gazprom ha querido salir al paso para confirmar que puede pagar el bono por 1.300 millones de dólares que vence el 7 de marzo, el próximo lunes, a pesar de que las ventas hayan sido masivas y hayan disparado su rentabilidad un 53.242% solo ayer. Mucha mayor moderación existe en el bono que vence en julio de 1.000 millones de dólares, cuya rentabilidad está disparada en el 222%, pero que ayer, incluso, llegó a caer un 0,23% con compras leves en la deuda de la gasista. 

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin