Bolsa, mercados y cotizaciones

Las 30 tesis de inversión para dar la vuelta al mundo con 'elEconomista'

  • Airbus, Stellantis, Micron y Nintendo son algunas de las ideas de inversión
  • Quanta es el valor más alcista de la cartera en lo que va de año
  • Encompass, Ally y Samsung reciben la mejor recomendación

Si por algo se distingue ahora el fondo Tressis Cartera Eco30, primer vehículo de inversión asesorado por un medio de comunicación en España, es por la presencia de la tecnología, que impregna la mayor parte de los valores que componen la cartera. Aunque se trata de un fondo equilibrado por distintos sectores, desde el petróleo y las utilities al consumo y las infraestructuras, cada sector es un reflejo de los cambios y las transformaciones económicas e industriales del siglo XXI, en el que las nuevas tecnologías alteran procesos y hábitos de consumo.

De hecho, en la última revisión de la cartera, que se produjo en junio, el fondo se marcó como objetivo empezar a protegerse de la inflación, buscando valores de calidad, más europeos, ligados al consumo, al crecimiento tecnológico, las telecomunicaciones y al ciclo inmobiliario.

Existe un sector propiamente de tecnología, en el que se encuentran fabricantes de microchips, como Micron Technology y Marvell Technologies, además del productor de componentes electrónicos Murata Manufacturing. También se incluye a SS&C, desarrollador de software para la industria financiera.

Pero es innegable el papel que la tecnología desempeña en Samsung Electronics e Hitachi, conglomerados industriales que fabrican electrodomésticos, televisores, teléfonos, ascensores (en el caso de Hitachi) y semiconductores, y que en los últimos años han dado el salto a los servicios digitales, la nube y los centros de datos (Hitachi Vantara).

Qué decir del papel que tienen las nuevas tecnologías en Airbus y Leonardo, en los sistemas de navegación aérea, en la electrónica de aviones y helicópteros. Algo similar sucede en Stellantis y Volkswagen, fabricantes de automóviles que se adentran en la electrificación y sensorización de unos vehículos conectados al Internet de las Cosas.

El fondo selecciona treinta compañías internacionales de calidad sobre la base de sus fundamentales

Tressis Cartera Eco30 acaba de cumplir tres años de existencia, y desde que el 30 de septiembre de 2018 la Comisión Nacional del Mercado de Valores aprobó el fondo, su rentabilidad ha alcanzado el 22,7%, algo más de un 7% anual de media. Por poner en contexto estas ganancias, se trata del fondo más rentable de bolsa internacional de estilo valor desde 2018 entre gestoras españolas tan reconocidas como Bestinver, Cobas AM, Magallanes Value Investors o Gesconsult.

Frente a su categoría, la de renta variable de gran capitalización estilo valor, que es donde lo engloba Morningstar, este vehículo se sitúa en el puesto número 10 de casi una treintena de productos, que ganan, de media, dos puntos menos de rentabilidad que el vehículo asesorado por elEconomista.

El fondo selecciona treinta compañías internacionales de calidad sobre la base de sus fundamentales -como superar los 5.000 millones de euros de capitalización bursátil o recibir una recomendación de comprar sus acciones del consenso de analistas que recoge FactSet-. Se renueva dos veces por año, en junio y diciembre, y establece una diversificación sectorial (ningún sector puede tener más de cuatro representantes) y geográfica.

La cartera es eminentemente europea, con hasta 14 valores procedentes del Viejo Continente (Airbus, ArcelorMittal, Axa, Deutsche Post, Deutsche Telekom, Eiffage, Engie, Enel, Leonardo, Glencore, Sanofi, Stellantis, Volkswagen y Total Energies); en segundo lugar, están los Estados Unidos con siete compañías (Ally Financial, Encompass Health, Marathon Petroleum, Marvell, Micron Technology, Quanta Services y SS&C). Por otro lado, Japón cuenta con cuatro representantes (Hitachi, Murata, Nintendo y Takeda); Canadá, con dos representantes (Nutrien y Suncor); el Reino Unido tiene a British American Tobacco y Taylor Wimpey y Corea del Sur, a Samsung Electronics.

Se compra más barato que el S&P 500

A pesar de las turbulencias del mercado en el mes de septiembre, el fondo Tressis Cartera Eco30 acumula una rentabilidad del 15,44% a fecha del 6 de octubre, con un valor liquidativo de 121,34 euros (el resultado de dividir el patrimonio del fondo entre el número de participaciones que hay en circulación en ese momento determinado).

Esta rentabilidad está apuntalada por el buen comportamiento bursátil de varias de las empresas que integran la cartera, como Quanta Services, que gana un 64,4% en lo que va de año; Glencore (62,6%), Marathon Petroleum (61,1%), Ally Financial (59,6%), Hitachi (54,3%), Nutrien (49,4%) y Marvell (42,1%). Diez de los valores del fondo registran pérdidas en bolsa desde enero. Son: Nintendo (25,5%), Enel (18,7%), Samsung Electronics (14,5%), Takeda (12%), Murata (9,3%), Encompass Health (9,7%), Engie (6,90%), Taylor Wimpey (6%), BAT (1,9%) y Micron (1,4%).

En cuanto al atractivo del índice Eco30 Stoxx para el inversor (sobre el que se crea el fondo), solo hay que ver cómo cotizan sus beneficios en bolsa en relación con lo que ocurre en otros índices de referencia. El PER (número de veces que el beneficio está recogido en el precio de la acción) del Eco30 es de 12,3 veces para 2022 y de 11,4 para 2023. Esto supone que la estimación potencial de ganancias para 2022 del Eco30 es del 8,1% y para 2023 del 8,8%. Este mismo cálculo para el Stoxx 600 arroja una expectativa para 2022 del 6,5% -PER 15,38- y para el S&P 500 del 5% -PER 19,8-.

Ninguna de las compañías que forman parte de la cartera, representadas por sus acciones, ha perdido la recomendación de compra que les otorga el consenso de mercado que recoge FactSet. De los treinta valores, los que reciben el consejo de compra más claro de los analistas son Encompass Health, Ally Financial, Samsung Electronics, ArcelorMittal, BAT y Airbus. También cuentan con un destacado respaldo del mercado Taylor Wimpey, Marathon Petroleum, Deutsche Telekom y Stellantis.

En cambio, Nintendo, Takeda Pharmaceutical y Enel son las empresas que más se aproximan a la recomendación de mantener en cartera. No siempre es así, pero en este caso son tres de las compañías del fondo que peor se comportan en bolsa en lo que llevamos de ejercicio.

¿Cómo participar en el primer fondo asesorado por un medio en España?

A pesar de que el índice Eco30 es una realidad desde 2013, el fondo que replica a este índice acaba de cumplir tres años de existencia, pues dio sus primeros pasos en septiembre de 2018. Hoy cuenta con un patrimonio que supera los 3,5 millones de euros. La participación mínima inicial para poder invertir en Tressis Cartera Eco30 es de 100 euros en la clase dirigida a los particulares (clase R), siendo su comisión de gestión del 1,35%.

Además, hay una clase de acciones dirigidas a los clientes institucionales y a las carteras de gestión discrecional (clase I), con una comisión de solo el 0,8%. También aplica una comisión de éxito sobre los resultados positivos del producto, del 9%, que tiene por objetivo alinear los intereses de los partícipes y la gestora. En cuanto a las plataformas en las que se puede acceder a su contratación, el fondo se encuentra disponible en Tressis, MyInvestor, Andbank, Mapfre, Openbank y Mutua.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.