Bolsa, mercados y cotizaciones

Rajan (Exgobernador del Banco de la Reserva de la India): "Hay que amortizar deuda de empresas que son viables y cerrar las que no lo son"

  • "Es un problema que las empresas enfermas lastren a las sanas"
  • Los bancos centrales "no crean más inversión real ni más empleo"
  • "Todas las respuestas a la brecha social son del siglo XX, no del XXI"
Nueva York

Si alguien conoce bien los entresijos del sistema financiero y económico internacional es Raghuram Rajan. Desde su periplo en el Fondo Monetario Internacional (FMI), donde fue economista jefe entre 2003 y 2006, hasta tomar las riendas del Banco de la Reserva de la India en septiembre de 2013. Tarea que lideró durante tres años y que también incluyó su vicepresidencia en el Banco de Pagos Internacionales.

Ahora, como profesor de Finanzas en Chicago Booth, confiesa a este periódico que, a corto plazo, puede haber inflación por un tiempo, pero probablemente no sea tan duradera que haga reaccionar a los bancos centrales.

No obstante, reconoce que, a medio plazo, "nadie sabe nada". "Los que dicen que no hay inflación se basan en los bajos niveles vistos tras la crisis financiera y el estancamiento secular, mientras que los que ven una mayor inflación se basan en circunstancias en cadena tras la pandemia. Todavía queda por ver qué efecto será el duradero", añade Rajan.

Al respecto considera que aquellos que miran a la Curva de Phillips para argumentar su causa quedarán frustrados. "Existen pocas evidencias de que esta haya funcionado de una forma u otra en los últimos años; es decir, los niveles más altos de desempleo no han causado la disminución de la inflación y viceversa. El resultado ha sido más bien plano y no curvo", matiza.

"La presión que tiene cualquier inversor financiero por buscar retornos es enorme"

Tal y como están las cosas, ¿son necesarios más estímulos monetarios y fiscales para garantizar la recuperación?

No sabemos con certeza si las autoridades monetarias pueden hacer más de lo que ya están haciendo. Ya vemos señales de alerta de que podría haber un incremento exuberante en el precio de los activos. Han inundado los mercados con liquidez, o incluso con crédito, y tratado de contener las tasas de interés a largo plazo. Han hablado, han actuado... Eso nos lleva a la parte fiscal que, obviamente, varía de un país a otro. En muchos mercados emergentes se ha hecho muy poco, no tanto en cuanto al estímulo económico sino en cuanto a la ayuda para los hogares que están pasando por momentos difíciles, o pequeñas y medianas empresas en apuros. En los países industrializados el apoyo ha sido mayor. En Estados Unidos, por ejemplo, se gastaron alrededor de 3 billones de dólares el año pasado y parece que gastaremos otros 3 billones de dólares más este año. A pesar de que la tasa de desempleo es alta, se observa que existe un alto ingreso disponible, incluso antes de las nuevas medidas propuestas por la Administración Biden. Cuando contabilizamos estas transferencias, parece como si los ingresos disponibles no hubieran disminuido. Pero debemos tener cuidado de no agotar tanto el espacio político como el fiscal para los cambios estructurales importantes que los países necesitarán hacer en el futuro. Tendrán que asegurarse de que su mano de obra tenga las habilidades necesarias, ya no sólo en la industria manufacturera, como sucedía antes, sino también en el sector de los servicios. Esto ya no es, como el modelo keynesiano, cavar un hoyo y llenarlo de nuevo. En realidad se necesitan ciertos gastos importantes para cambiar el crecimiento potencial de la economía a través de una modificación estructural seria y debemos asegurarnos de no limitar el espacio para ello.

Mohamed El-Erian explicó a este periódico que los bancos centrales corren el riesgo de perder el control de su destino. ¿Está de acuerdo con él?

Debemos elogiar la intención de los bancos centrales de aumentar la actividad. La pregunta es si tienen las herramientas para hacerlo en este momento o éstas se encuentran en otro lugar. El problema con el impulso de los bancos centrales es que puede no tener el efecto deseado en los puntos adecuados. No crea más inversión real. No crea más empleos. Sin embargo, genera más inflación y la subida descontrolada en los precios de los activos. También hace que sea muy difícil detener este impulso. Incluso si se detiene, los mercados saben que si las cosas van mal, la Reserva Federal (Fed) o el Banco Central Europeo (BCE) saldrán al rescate. Pero sí, existe el riesgo de que los bancos centrales no sean dueños de su propio destino. Creen que lo son porque aún no se han cumplido sus metas de inflación, pero puede que sus oportunidades se hayan agotado.

Bitcoin: "Cuando algo es una reserva de valor sólo porque la gente cree que tiene valor, se vuelve una burbuja"

¿Le preocupa la euforia de la bolsa y los precios de algunos activos?

La intención de los bancos centrales no es crear burbujas. Tampoco creo que sea obvio dónde están dichas burbujas. Siempre se pueden señalar algunos activos que parecen estar fuera de lugar, pero también otros que no se han visto tan afectados. Considero que la presión para buscar el rendimiento es enorme entre los fondos de pensiones, las compañías de seguros y básicamente cualquier inversor financiero. Esto, junto con el miedo a quedarse fuera, crea una presión por invertir en cualquier cosa que no se haya desarrollado a niveles extremos. En la actualidad abundan los vehículos de inversión conocidos como Compañías de Adquisición de Propósitos Especiales (SPAC, por sus siglas en inglés). Estos operan con la siguiente fórmula: "Denme dinero. No me pregunten para qué es, se lo diré cuando lo sepa". La gente está recaudando dinero de esta forma, lo que nos demuestra la gran facilidad para adquirir financiación que existe actualmente. Debemos ser conscientes de que hay cabida para el fraude. Si me preguntan por algo en específico, me preocupa que el Bitcoin no sirva para nada. De alguna manera, le encontraremos algún uso mágico. Pero cuando algo es una reserva de valor sólo porque la gente cree que tiene valor se convierte en una burbuja. Estas son cuestiones en las que tenemos que pensar.

¿Qué cicatrices ve como resultado de la crisis actual?

En algún momento, la ayuda tiene que llegar a su fin y esa es una de las razones por las que creo que no deberíamos tener apoyo de forma indefinida. No podemos apoyar a todos los restaurantes pequeños hasta que las cosas abran de nuevo. Puede que después no haya necesidad para que ese restaurante siga existiendo. Se puede mantener a los camareros, los cocineros y demás personal atrapados en una especie de congelador asumiendo que tendrán un negocio fantástico cuando los descongelen. Pero en algún momento tenemos que avanzar hacia una especie de reparación y reasignación. En el caso de las empresas altamente endeudadas pero que todavía tienen un negocio viable habrá que amortizar su deuda. En cuanto a las empresas que no tienen un negocio viable habrá que cerrarlas y reasignar sus activos en áreas más útiles. La clave es que no se puede mantener la economía congelada tal y como está, y esto es lo que intentan hacer muchos de los programas de compensación. Entiendo que, desde el punto de vista político, es difícil dejar estas medidas a un lado en medio de la pandemia y existe la tentación de continuar. La zombificación es un problema, en especial cuando las empresas enfermas dificultan la supervivencia de aquellas sanas. En algún momento debemos ser lo suficientemente fuertes desde el punto de vista político como para decir: "No hay más apoyo. Es hora de reparar".

Financiación: "Las SPAC están diciendo denme dinero. No pregunten para qué, se lo diré cuando lo sepa"

¿Cree que esta pandemia va a ser un catalizador para tratar de encontrar formas de hacer el capitalismo más sostenible de alguna manera?

Mi preocupación es que todas las respuestas al respecto son del siglo XX. Siempre volvemos al aquello del "necesitamos más socialismo, tengamos un ingreso básico universal, distribuyamos el dinero". Esa es una variante. La otra es más bien "necesitamos un gobierno fuerte, nacionalismo". Sin embargo no estamos pensando en lo que significa una verdadera solución para siglo XXI. Mi versión tiene un enfoque ascendente y se basa en que la tecnología es una de las causas del problema, pero también nos ofrece soluciones. No hay una panacea inmediata sino una oportunidad para usar la tecnología de manera que enriquezca nuestras vidas y haga que todo funcione mejor. No abogo por que se eliminen los acuerdos internacionales, sino que se intente potenciar más a nivel local. De este modo tendremos más oportunidades de disfrutar tanto la globalización como una fuerte democracia. Nos daría una sensación más fuerte de que podemos hacer lo necesario a nivel local para modificar nuestro destino. Al mismo tiempo, estaríamos más dispuestos a vivir en un mundo globalizado.

¿Le preocupa que la línea borrosa entre la política monetaria y los estímulos fiscales cuestione la independencia de los bancos centrales, especialmente de la Reserva Federal?

Janet Yellen ha estado en ambos lados. Es una política muy sensata, así que no me preocupa que presione a la Reserva Federal. Estoy seguro que ella y Jerome Powell tendrán una buena relación y sabrán mantener las distancias. Mi preocupación quizás es si la Reserva Federal es más bien prisionera del medio. Me explico. La Reserva Federal no puede actuar sin que la tasa de desempleo alcance niveles muy bajos. Sin embargo, durante ese proceso, otras cuestiones (más allá del ritmo de la actividad económica) cobran importancia, en particular, los temas de estabilidad financiera. En esta ocasión, los problemas de estabilidad financiera pueden estar más relacionados con el precio de los activos que con el apalancamiento financiero. No creo que debamos dejar de preocuparnos por ambos. Considero que, aunque la baja inflación y el bajo ritmo de la actividad económica dan a los bancos centrales margen para continuar con las políticas ultraacomodaticias, las preocupaciones sobre la estabilidad financiera pueden pasar a un primer plano antes de lo que pensamos.

comentariosforum6WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

forum Comentarios 6

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

VIO
A Favor
En Contra

El increíble aumento de liquidez mundial hace que las bolsas suban de manera incontrolada. Ahora bien, qué va a pasar a continuación y cómo va a terminar esta trampa de súper liquidez nadie lo conoce, ni siquiera un personaje de la categoría de R. Rajan. Parece que le falta una bolita de cristal para predecir el futuro, aunque de seguir así, va a ser cosa de recurrir a magos o videntes que seguramente estarán más acertados en sus previsiones. En esta entrevista Rajan opina que lo que será, será, y esperemos que al final haya buena suerte para todos. Lo que ocurra habrá que aceptarlo estoicamente. Cómo la vida misma. O sale el sol, o esta nublado, o llueve. En todo caso, llévate el paraguas encima por lo que pueda pasar. Sr. Rajan, así cualquiera es meteorólogo.

Puntuación 6
#1
maqui
A Favor
En Contra

Es evidente, si se gastan recursos en empresas que ya eran zombi antes de a pandemia se verá afectada la economía productiva y competitiva. Cuidado con "empresarios" oportunistas que quieren utilizar los recursos que envía la UE por la pandemia con el pretexto de querer reflotar empresas que ellos mismo hundieron antes de la pandemia por su falta de adaptación y mala gestión.

Puntuación 7
#2
Robespierre
A Favor
En Contra

Totalmente de acuerdo, no podemos estar manteniendo empresas que ya anteriormente no eran viables a través de sistemas benéficos al tiempo que condenamos a las viables a un calvario.

Hay que aprovechar la oportunidad para reconvertir sectores y empleados en empresas y trabajadores del siglo XXI.

Puntuación 10
#3
Usuario validado en elEconomista.es
manuel domingo
A Favor
En Contra

Da gusto leer comentarios sensatos antes tanta improvisación. Una de las claves a que apunta el economista Rajan es la relación entre el Tesoro de EEUU y la Reserva Federal. Ahí está una de las claves del desescalamiento de la pandemia, de forma que se pueda retomar la actividad económica de la mejor manera posible.

Puntuación 6
#4
AROUND THE WORLD
A Favor
En Contra

A ver si hacemos lo mismo con todos los políticos españoles.

No son viables. Hay que amortizarlos.

Puntuación 8
#5
otro economista
A Favor
En Contra

Interesante entrevista. En mi opinión no habría que olvidar los fundamentales. El desarrollo tecnológico y la globalización consiguiente, tiene un efecto depresivo sobre los costes de la oferta de tal manera que, ante un repunte de la demanda por abundancia de liquidez, los precios se mantienen excepto en activos rígidos (inmuebles, acciones, arte, etc) lo que motiva el aumento de su valor, pero no del resto de bienes fungibles que, incluso se deprecian, al primar el ahorro de costes sobre su demanda. Prueba de ello es el rápido avance del retail de bajo coste, bien explicado hoy en un artículo del FT. La abundante liquidez, en realidad, es riqueza del futuro que traemos al presente. Ahora bien, cuando la pandemia termine y se retome la confianza, sólo la hiper-globalización y las políticas de apoyo al crecimiento evitarán un repunte de precios y subida de tipos, que ocasionaría la quiebra de los endeudados. Los países reacios a reformas estructurales y ajustes presupuestarios, cosas distintas que a veces se confunden, se encontrarán, en ese momento, de bruces con la realidad.

Puntuación 7
#6