Bolsa, mercados y cotizaciones

La letra pequeña de los regalos por traspasar su plan de pensiones

  • Los expertos aconsejan aportar periódicamente y no a fin de año

Rara es la entidad que no tiene activa una promoción para captar clientes para sus planes de pensiones. Las bonificaciones en metálico alcanzan el 5% para los traspasos más elevados, aunque hay alternativas para todos los bolsillos. Detrás de esos regalos en metálico hay una serie de cláusulas a aceptar que pueden restar atractivo a las ofertas.

Las bonificaciones por traspasar un plan de pensiones de una entidad a otra son todo un clásico que cada vez se adelanta más en el calendario. Fomentan lo que desaconseja una parte de la industria: que los partícipes concentren sus aportaciones en la recta final del año, como se ha demostrado que sucede, en vez de realizar aportaciones periódicas para maximizar las ganancias y minimizar los riesgos. Pero vuelven año tras año. Desde octubre, las entidades llenan sus oficinas con promociones para captar clientes para sus planes de pensiones. Las vajillas y los jamones de antaño han dejado paso a los regalos en metálico, con bonificaciones de hasta el 5% que, a priori, pueden parecer atractivas en un entorno de bajos tipos de interés. Conseguirlas implica, no obstante, aceptar condiciones que no siempre son la mejor opción.

Quién es el público de las ofertas

Lo primero de todo a tener en cuenta es que las bonificaciones más altas (las que alcanzan el 5%) van dirigidas a una minoría de los partícipes, ya que, en el mejor de los casos, se requieren importes mínimos de 4.000 euros para optar a ellas. Quizás no parezca una cantidad elevada, pero, según los últimos datos disponibles en la Dirección General de Seguros (DGS), de 2018, solo el 4,6% de los españoles con un plan de pensiones realiza aportaciones iguales o superiores a esa cifra. La realidad es que la inmensa mayoría (el 86,6%) aporta, como máximo, 900 euros al año, a pesar de que, según una encuesta de Finect, el 34,8% de los inversores en planes de pensiones aprovechará que este puede ser el último año en el que se aplicará una deducción fiscal de 8.000 euros para destinar a su plan entre 6.000 y 8.000 euros. El Gobierno tramita reducir la cantidad máxima deducible de los planes de pensiones individuales de 8.000 a 2.000 euros.

La única entidad que no condiciona hoy su bonificación al importe traspasado es ING, que ofrece a los clientes que lleven su plan de pensiones al banco un 1,5% de la cantidad traspasada, con un máximo de 600 euros para las órdenes recibidas hasta finales de diciembre. En el caso de CaixaBank tampoco fija una cantidad mínima para recibir la bonificación más baja de las que ofrece, del 1%. Pero si la intención es aspirar al máximo (que es un 4%), entonces sí que se marcan tramos, con una excepción: los partícipes de 60 años o más reciben directamente la máxima bonificación, del 4%.

Permanencia

La mayoría de las ofertas de las entidades comparten dos rasgos. Uno, que el premio es más alto a medida que el importe traspasado es más elevado. Y dos, el requisito de permanecer en la entidad un determinado número de años, que puede llegar a alcanzar los 8 en bancos como Sabadell o Santander -de nuevo, la oferta de ING es la única que no la exige-. Esta permanencia puede acarrear un coste de oportunidad importante a futuro en un entorno cambiante de mercado al no poder traspasar la inversión a otro plan que se adapte mejor al contexto y, sobre todo, anestesia una de las ventajas más apreciadas por los partícipes de estos vehículos como es que el traspaso entre ellos esté exento de tributación. Según una encuesta sobre planes de pensiones realizada por Inverco, la fiscalidad es el atributo mejor valorado por parte de los partícipes, por delante de la rentabilidad y la seguridad.

Las bonificaciones monetarias tampoco están exentas de pagar impuestos. Deben ser incluidas en la Declaración de la Renta como rendimientos del capital mobiliario. Lo que significa que tributan de la misma forma que otros productos financieros, como pueden ser los fondos, acciones, bonos o dividendos; a un tipo que va desde el 19% -hasta 6.000 euros- al 23% cuando las cantidades superen los 50.000 euros. Llevado a un ejemplo, alguien que traspase 10.000 euros a un producto de otra entidad, a cambio de una bonificación del 2% sobre el importe traspasado, obtendría 200 euros brutos. Este importe tendría que tributar al 19%, por lo que el premio neto se reduciría hasta los 162 euros.

Otro aspecto a tener en cuenta es que los planes de pensiones incluidos en las promociones no siempre se corresponden con los más rentables. Por ejemplo, en el caso de Ibercaja, que ofrece un amplio abanico de opciones para todos los bolsillos para conseguir una bonificación, la promoción excluye los traspasos y aportaciones realizadas a las categorías de renta fija y garantizados.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.