Bolsa, mercados y cotizaciones

Wirecard se derrumba un 63,74% en bolsa: su auditora le acusa de hacer "un fraude elaborado y sofisticado"

  • Sus acciones se hunden casi el 100% desde que el fraude salió a la luz
  • La 'fintech' alemana inició ayer los trámites para declararse insolvente
  • Un grupo de inversores ya ha demandado a la compañía
Logo de Ernst & Young (EY), auditora de Wirecard, en su sede de Madrid. Imagen: Getty.

El derrumbe en bolsa de la compañía de pagos Wirecard no parece tener fin. Sus acciones, cotizadas en el Dax 30, el principal selectivo de la bolsa alemana, se han hundido un 63,74% solo este viernes. La fintech vive una auténtica debacle en el parqué desde la semana pasada, cuando salió a la luz un 'agujero' de 1.900 millones de euros en sus cuentas de 2019. Su auditora, Ernst & Young (EY), que se negó a firmar el balance, le ha acusado hoy de llevar a cabo "un fraude elaborado y sofisticado", negando su responsabilidad ante la avalancha de demandas que se espera por la quiebra de la compañía.

Wirecard confirmó ayer jueves que inició los trámites para declararse insolvente, convirtiéndose así en la primera compañía que quiebra cotizando en el Dax 30 alemán.

El consejo de administración de la fintech alemana tomó esa decisión una semana después de que saliera a la luz un fraude contable por el que se 'evaporaron' 1.900 millones de euros de sus cuentas de 2019.

La compañía alemana debía haber presentado el día 18 el balance definitivo del año pasado, pero no lo hizo porque su auditora, Ernst & Young (EY), se negó a firmarlo por las dudas sobre la existencia de haberes bancarios en cuentas fiduciarias en Asia por valor de 1.900 millones de euros, sobre los que no había comprobaciones suficientes.

A principios de esta semana, Wirecard admitió que existe "una probabilidad predominante" de que tal cuantía de dinero realmente "no exista".

"Un fraude elaborado y sofisticado"

A mitad de semana, el ex consejero delegado de la compañía (que dimitió hace justo una semana por el fraude), Markus Braun, fue detenido por la Fiscalía de Munich y, posteriormente, puesto en libertad tras pagar una fianza de cinco millones de euros.

La justicia bávara acusa al directivo de haber inflado el volumen de negocios de Wirecard, simulando ingresos de la entidad y manipular así el mercado, con una información financiera más atractiva para inversores y clientes.

"Incluso los procedimientos de auditoría más sólidos y amplios pueden no descubrir una conspiración de fraude"

Este viernes, EY se ha defendido ante la previsible avalancha de demandas por la quiebra de la compañía germana. Ha acusado a esta de llevar a cabo "un fraude elaborado y sofisticado", basado en "confirmaciones y declaraciones falsas con respecto a las cuentas de depósito en garantía" en el balance del año pasado.

"Incluso los procedimientos de auditoría más sólidos y amplios pueden no descubrir una conspiración de fraude", ha argumentado.

Sin embargo, Neil Campling, analista de Mirabaud, no lo tiene tan claro. "Ernst & Young tiene la responsabilidad de esto", ha declarado a Bloomberg. "Fueron engañados, como todos los demás, pero, como auditores, deberían haberlo visto. Es sorprendente que firmaran las cuentas de 2018", ha insistido.

VEB, una asociación que representa a inversores europeos privados e institucionales, ha trasladado que está preparando medidas legales contra EY.

Investigación de la ESMA

Mientras tanto, la Comisión Europea ha pedido a la Autoridad Europea de Valores y Mercados (ESMA), el supervisor bursátil de la Unión Europea (UE), que inicie una investigación preliminar sobre la quiebra de la firma alemana.

Lo ha confirmado el vicepresidente económico del Ejecutivo comunitario, Valdis Dombrovskis, en un mensaje que ha compartido en la red social Twitter y en el que ha apuntado indirectamente a posibles fallos de supervisión por parte del regulador alemán, BaFin.

"Hemos pedido hoy a la ESMA que lleve a cabo una investigación preliminar para averiguar qué pasó con Wirecard. También les hemos pedido que establezcan los próximos pasos a seguir. Las empresas cotizadas deberían ser supervisadas con efectividad por las autoridades nacionales competentes", ha escrito el letón.

Hundimiento en bolsa

Ante este panorama, las acciones de Wirecard no paran de caer y caer. En la sesión de este viernes se hunden hasta un 70%, tocando un precio mínimo intradía en los 1,086 euros (frente a los 3,533 euros en los que acabaron la pasada jornada).

Desde el miércoles de la pasada semana (es decir, desde justo antes de que saliera a la luz el fraude contable), el hundimiento en bolsa alcanza el 99%. Entonces la compañía cotizaba por encima de los 104 euros.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.